Ma­nual de au­to­ayu­da en tiem­pos ca­na­llas

El 22 de ma­yo, el se­na­dor que su­fre un cáncer ter­mi­nal lan­za­rá su li­bro

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Fred Hiatt

En lo que po­dría ser su úl­ti­mo ac­to pú­bli­co, John McCain lan­za­rá su li­bro es­te mes.

Jun­to a su co­la­bo­ra­dor de mu­chos años, Mark Sal­ter, el se­na­dor por Ari­zo­na lo ha es­cri­to en los mo­men­tos en los que ba­ta­lla con­tra un agre­si­vo tu­mor ce­re­bral.

McCain no sa­be si vi­vi­rá el día del lan­za­mien­to, 22 de ma­yo.

El li­bro no contiene lec­cio­nes apren­di­das a lo lar­go de su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca ni tam­po­co en­tra a la ca­te­go­ría clá­si­ca de un po­lí­ti­co en re­ti­ro, las me­mo­rias. McCain es­cri­be que el ad­je­ti­vo que me­jor lo ha de­fi­ni­do en su vi­da es: “in­quie­to”.

Lo que sí de­fien­de McCain en su li­bro, y ade­más es im­por­tan­te re­sal­tar­lo en la épo­ca que vi­ve Es­ta­dos Uni­dos, son los va­lo­res y prin­ci­pios que nues­tra na­ción ha de­fen­di­do du­ran­te mu­cho tiem­po. Sin pre­di­car, y en lu­gar de con­tar his­to­rias de ba­ta­llas ga­na­das y (a me­nu­do) per­di­das, McCain pu­bli­ca al­go pa­re­ci­do a un ma­nual de au­to­ayu­da pa­ra un país que, al me­nos por el mo­men­to, ha per­di­do el rum­bo.

“Te­mer al mun­do que he­mos or­ga­ni­za­do y li­de­ra­do du­ran­te tres cuar­tos de si­glo, aban­do­nar los idea­les que he­mos pro­mo­vi­do en to­do el mun­do, re­cha­zar las obli­ga­cio­nes del li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal por un na­cio­na­lis­mo es­pu­rio no es pa­trió­ti­co”, es­cri­be McCain.

McCain trans­mi­te su men­sa­je sin ob­se­sio­nar­se con el ac­tual ti­tu­lar de la Ca­sa Blan­ca. A Trump le de­di­ca me­nos lí­neas en el ín­di­ce del li­bro que el te­ma de la tor­tu­ra.

McCain tam­po­co ofre­ce una pro­fun­da re­fle­xión de lo que se­gu­ra­men­te al­gu­nos lec­to­res que­rrían leer so­bre la de­gra­da­ción de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

El es­pec­tro te­má­ti­co que abor­da McCain es am­plio: de la cam­pa­ña pre­si­den­cial del 2008 a la ba­ta­lla por la re­for­ma mi­gra­to­ria, pa­san­do por la lu­cha con­tra la tor­tu­ra po­lí­ti­ca de Geor­ge W. Bush y las con­tro­ver­sias so­bre Af­ga­nis­tán e Irak.

A par­tir de las his­to­rias, des­ti­la prin­ci­pios, prin­ci­pios que, en otros mo­men­tos, pue­den pa­re­cer po­co des­ta­ca­bles. Por ejem­plo: “Creo en la se­pa­ra­ción de po­de­res, una pren­sa li­bre pa­ra in­for­mar sin mie­do y li­bre pa­ra en­fu­re­cer a los po­lí­ti­cos, in­clu­yén­do­me a mí”.

McCain es­cri­be so­bre la in­mi­gra­ción, uno de los te­mas que más en­fu­re­cen a Trump. “La gran ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes sin pa­pe­les han ve­ni­do a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra en­con­trar tra­ba­jo y criar a sus fa­mi­lias, co­mo la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes que cons­tru­ye­ron nues­tro país. No son vio­la­do­res, ase­si­nos y tra­fi­can­tes de dro­gas, co­mo lo ima­gi­na la fe­bril de­re­cha, son per­so­nas de­cen­tes que tra­ba­jan du­ro pa­ra me­jo­rar sus vi­das”.

McCain es­ta­rá siem­pre en­tre no­so­tros.

Fo­to: the was­hing­ton post

McCain du­ran­te un even­to de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, en el 2008 en Ohio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.