Trump se ins­ta­la en Je­ru­sa­lén

80 ki­ló­me­tros se­pa­ra­ron la fies­ta de Kush­ner de la muer­te de pa­les­ti­nos.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Lo­ve­day Mo­rris y Da­na Mil­bank

Zei­toun, Fran­ja de Ga­za. Fuer­zas de se­gu­ri­dad is­rae­líes ma­ta­ron el pa­sa­do lu­nes a 58 pa­les­ti­nos en la cer­ca fron­te­ri­za con Ga­za, un ni­vel de de­rra­ma­mien­to de san­gre no vis­to des­de los días más vio­len­tos de la gue­rra de Israel en el 2014.

El nú­me­ro de muer­tos du­pli­có al que hu­bo du­ran­te las seis se­ma­nas an­te­rio­res en las que hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes co­no­ci­das co­mo la Mar­cha del Re­torno, y se pro­du­jo el mis­mo día en que Es­ta­dos Uni­dos abrió su Em­ba­ja­da en Je­ru­sa­lén.

A 80 ki­ló­me­tros don­de ocu­rría la ma­tan­za, fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción Trump ce­le­bra­ban con is­rae­líes la aper­tu­ra de la Em­ba­ja­da. En los dis­cur­sos se es­cu­cha­ron elo­gios ha­cia la paz.

“Mo­ver la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos”, de­cla­ró el sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do, John Su­lli­van , es “un pa­so ha­cia el avan­ce de la paz”.

El pro­pio pre­si­den­te Trump, en un men­sa­je vi­deo­gra­ba­do, se com­pro­me­tió a lo­grar un “acuer­do de paz du­ra­de­ro”.

Quien tam­bién pro­nun­ció la pa­la­bra “paz” fue el yerno del pre­si­den­te y uno de los más in­tere­sa­dos por la aper­tu­ra de la Em­ba­ja­da. “La paz es­tá a nues­tro al­can­ce”, men­cio­nó Ja­red Kush­ner.

Por su par­te, el pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­min Ne­tan­yahu no po­día no men­cio­nar al­go si­mi­lar. Hoy “es un gran día pa­ra la paz”.

La pa­la­bra “paz” no di­ce na­da cuan­do hay 58 pa­les­ti­nos ase­si­na­dos, 2,700 he­ri­dos, re­no­va­das hos­ti­li­da­des en­tre Irán e Israel, to­da la re­gión en lla­mas y los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos tam­ba­leán­do­se.

Kush­ner re­cor­dó a los pre­sen­tes que él desem­pe­ña la im­por­tan­te ta­rea de lle­var a ca­bo “los es­fuer­zos pa­ra traer la paz”.

Sin em­bar­go, no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra cri­ti­car a los pa­les­ti­nos: “Co­mo he­mos vis­to en las pro­tes­tas del úl­ti­mo mes e in­clu­so hoy, los que pro­vo­can la vio­len­cia son par­te del pro­ble­ma y no par­te de la so­lu­ción”.

Pa­ra re­for­zar lo di­cho por Kush­ner, “la res­pon­sa­bi­li­dad de es­tas muer­tes trá­gi­cas re­cae di­rec­ta­men­te so­bre Ha­más”, di­jo a pe­rio­dis­tas el sub­se­cre­ta­rio de pren­sa de la Ca­sa Blan­ca, Raj Shah. “Israel tie­ne de­re­cho a de­fen­der­se”.

En Ga­za, Ha­más ha da­do su res­pal­do a las ma­ni­fes­ta­cio­nes que han gal­va­ni­za­do a la gen­te en torno a un lla­ma­do pa­ra pro­tes­tar por la pér­di­da de ho­ga­res y al­deas pa­les­ti­nas cuan­do se for­mó Israel, en 1948.

La mu­dan­za de la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos a Je­ru­sa­lén des­de Tel Aviv po­dría ha­ber si­do un mo­men­to de uni­dad y her­man-

dad. En cam­bio, co­mo con ca­si to­do lo que to­ca Trump, se con­vir­tió en un sím­bo­lo de di­vi­sión y amar­gu­ra. Po­dría ha­ber si­do la cul­mi­na­ción de un acuer­do de paz, co­mo las ad­mi­nis­tra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas y de­mó­cra­tas ha­bían es­pe­ra­do. En su lu­gar, prác­ti­ca­men­te des­va­ne­ció la es­pe­ran­za de una so­lu­ción de dos es­ta­dos.

EU­RO­PA SE AUSENTA DE LA FIES­TA, Y LOS IN­VI­TA­DOS “DE LU­JO”

La ma­yo­ría de los alia­dos eu­ro­peos no asis­tie­ron al even­to de la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se. Y só­lo 14 miem­bros del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se es­tu­vie­ron pre­sen­tes du­ran­te la ce­le­bra­ción, to­dos ellos re­pu­bli­ca­nos.

Los re­pu­bli­ca­nos re­ga­ña­ron a los de­mó­cra­tas por su au­sen­cia; los de­mó­cra­tas di­je­ron que no fue­ron in­vi­ta­dos. “Me hu­bie­ra en­can­ta­do ha­ber par­ti­ci­pa­do en es­ta his­tó­ri­ca y con­mo­ve­do­ra de­di­ca­ción de la Em­ba­ja­da”, di­jo en un co­mu­ni­ca­do el re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta Ted Deutch, quien apo­yó la me­di­da de Trump.

Ro­bert Jef­fress, el pas­tor que pro­nun­ció la ora­ción du­ran­te la aper­tu­ra de la Em­ba­ja­da, di­jo ha­ce ocho años en una en­tre­vis­ta que tan­to el Is­lam co­mo los mor­mo­nes son “he­re­jes del in­fierno” y que los ju­díos es­tán des­ti­na­dos a ese mis­mo des­tino. “No se pue­de sal­var sien­do ju­dío”.

John Ha­gee es un lí­der cris­tiano evan­gé­li­co que se en­car­gó de la ora­ción fi­nal. Es co­no­ci­do, en­tre otras co­sas, por ha­ber di­cho una fra­se que que­da­rá gra­ba­da en la his­to­ria: Dios per­mi­tió que ocu­rrie­ra el Ho­lo­caus­to (en el que mu­rie­ron 6 mi­llo­nes de ju­díos), “por­que Dios di­jo que su prin­ci­pal prio­ri­dad pa­ra el pue­blo ju­dío es ha­cer que vuel­van a la tie­rra de Israel”.

Quien tam­bién es­tu­vo pre­sen­te fue el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Steven Mnu­chin. El año pa­sa­do hi­zo pú­bli­co su apo­yo a Trump fren­te al ca­so de Char­lot­tes­vi­lle, cuan­do el pre­si­den­te di­jo que ha­bía “gen­te muy bue­na” en­tre los neo­na­zis que mar­cha­ban.

El ra­bino Yitz­hak Yo­sef ben­di­jo a Kush­ner e Ivan­ka du­ran­te la re­cep­ción. Ha­ce po­co, el ra­bino com­pa­ró a los ne­gros con los mo­nos y pro­pu­so ben­de­cir só­lo a “una per­so­na con un pa­dre y una ma­dre blan­cos”.

El even­to tu­vo tintes de una cam­pa­ña elec­to­ral y no tan­to de di­plo­ma­cia. Da­vid Fried­man, em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Israel, elo­gió “la vi­sión, el co­ra­je y la ca­li­dad moral de una per­so­na a la que de­be­mos una enor­me y eter­na deu­da de gra­ti­tud, el pre­si­den­te Do­nald J. Trump”.

¡Ca­li­dad moral! Y eso no es to­do. Tam­bién di­jo: “Creo que el pre­si­den­te Lin­coln es­ta­rá son­rien­do el día de hoy cuan­do otro gran re­pu­bli­cano, Do­nald J. Trump, abre nues­tra Em­ba­ja­da”.

Kush­ner re­ci­bió aplau­sos al re­cor­dar a la mul­ti­tud con­gre­ga­da la de­ci­sión de Trump de “sa­lir del pe­li­gro­so, de­fec­tuo­so y uni­la­te­ral acuer­do con Irán”.

Fue­ron 800 los in­vi­ta­dos a la fies­ta de aper­tu­ra de la Em­ba­ja­da en Je­ru­sa­lén. To­do era fe­li­ci­dad, to­dos los men­sa­jes eran op­ti­mis­tas ha­cia una paz; sin em­bar­go, la reali­dad es otra. Los ca­si 60 muer­tos im­po­si­bi­li­tan des­cri­bir al en­torno co­mo una zo­na en la que ha­brá paz gra­cias a la me­dia­ción de Ja­red Kush­ner.

No, así no se­rá po­si­ble. Do­nald Trump es­tá tras­to­can­do una de las zo­nas de ma­yor con­flic­to des­de ha­ce 70 años.

En Eu­ro­pa, só­lo el pre­si­den­te Ma­cron fue crí­ti­co en la ac­tua­ción de las fuer­zas de se­gu­ri­dad is­rae­líes. Pe­ro Eu­ro­pa es­tá di­vi­di­da. Ve­re­mos qué su­ce­de­rá.

Fo­to: the washington post

Un gru­po de pa­les­ti­nos re­ci­be ata­ques de las fuer­zas is­rae­líes el pa­sa­do mar­tes.

Fo­to: the washington post

Ma­pa di­vi­so­rio en Je­ru­sa­lén. La par­te es­te es ha­bi­ta­da por pa­les­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.