Las no­ti­cias fal­sas asal­tan What­sApp

Pro­li­fe­ran en la In­dia men­sa­jes de odio.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - An­nie Go­wen y Eli­za­beth Dwos­kin

MANGALORE, IN­DIA. Ol­ví­den­se de los de­ba­tes en­tre can­di­da­tos y de los mí­ti­nes elec­to­ra­les. Las elec­cio­nes en In­dia aho­ra se es­ce­ni­fi­can y se ga­nan des­de What­sApp, la apli­ca­ción de men­sa­je­ría pro­pie­dad de Fa­ce­book que mi­llo­nes de per­so­nas uti­li­zan en es­te país pa­ra ha­cer lla­ma­das, cha­tear y com­par­tir in­for­ma­ción.

El ser­vi­cio de co­mu­ni­ca­ción tam­bién se es­tá con­vir­tien­do en una pla­ta­for­ma que dis­tri­bu­ye no­ti­cias fal­sas y men­sa­jes de odio re­li­gio­so, ase­gu­ran ac­ti­vis­tas y ob­ser­va­do­res.

En una elec­ción es­ta­tal muy im­por­tan­te que ocu­rri­rá es­te mes, vis­ta co­mo un ade­lan­to de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­rán en ma­yo del pró­xi­mo año, los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos del país afir­man que ama­sa­ron más de 20,000 gru­pos de What­sApp, pre­su­mien­do que ca­da uno po­dría lle­gar a más de 1.5 mi­llo­nes de par­ti­da­rios en cues­tión de mi­nu­tos. Sin em­bar­go, al­gu­nos de esos men­sa­jes han si­do fal­sos e in­cen­dia­rios, tor­cien­do las pa­la­bras de los opo­si­to­res po­lí­ti­cos y au­men­tan­do las ten­sio­nes en­tre los na­cio­na­lis­tas hin­dúes y la mi­no­ría mu­sul­ma­na del país.

La elec­ción de What­sApp First de In­dia, co­mo se la ha bau­ti­za­do, se pro­du­ce en un mo­men­to en que la em­pre­sa ma­triz Fa­ce­book ha si­do acu­sa­da de so­ca­var la de­mo­cra­cia al no con­tro­lar el dis­cur­so de odio, la des­in­for­ma­ción ru­sa y las no­ti­cias inexac­tas. En paí­ses en desa­rro­llo co­mo Bir­ma­nia y Sri Lan­ka, las historias fal­sas en Fa­ce­book han pro­vo­ca­do dis­tur­bios, lin­cha­mien­tos y vio­len­cia re­li­gio­sa. En los Es­ta­dos Uni­dos, las cuen­tas ma­ne­ja­das por agen­tes ru­sos dis­tri­bu­ye­ron des­in­for­ma­ción y men­sa­jes di­vi­si­vos has­ta 126 mi­llo­nes de per­so­nas.

Ac­ti­vis­tas de mu­chas par­tes del mun­do di­cen que What­sApp, uti­li­za­do por 1,500 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do y re­co­no­ci­do por sus men­sa­jes en­crip­ta­dos, que in­clu­so los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía no pue­den leer, pre­sen­ta un desafío muy gran­de pa­ra la de­mo­cra­cia.

La pla­ta­for­ma tie­ne una na­tu­ra­le­za ap­ta pa­ra el abu­so, ya que mu­chos de sus usua­rios son nue­vos en In­ter­net y no sa­ben leer ni es­cri­bir di­gi­tal­men­te, ase­gu­ran ac­ti­vis­tas. De­bi­do a que las con­ver­sa­cio­nes ocu­rren den­tro de gru­pos pri­va­dos, pue­de ser di­fí­cil pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral co­rre­gir la in­for­ma­ción fal­sa.

“Se les es­tá yen­do de las ma­nos y What­sApp no sa­be qué ha­cer al res­pec­to”, di­jo Nik­hil Pah­wa, un ac­ti­vis­ta de los de­re­chos di­gi­ta­les. “La di­fi­cul­tad con What­sApp es que es im­po­si­ble sa­ber có­mo se es­tá ex­ten­dien­do es­ta in­for­ma­ción. Es muy fá­cil pa­ra un par­ti­do po­lí­ti­co di­fun­dir in­for­ma­ción erró­nea, ya que na­die pue­de ras­trear­la”.

What­sApp no es uti­li­za­do am­plia­men­te en Es­ta­dos Uni­dos y, cuan­do Fa­ce­book lo com­pró en el 2014, los ana­lis­tas se sor­pren­die­ron por su pre­cio: 19,000 mi­llo­nes de dó­la­res. Sin em­bar­go, el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo Mark Zuc­ker­berg desea­ba ad­qui­rir What­sApp de­bi­do a su al­can­ce glo­bal: tie­ne una ma­yor pe­ne­tra­ción que Fa­ce­book en al­gu­nas par­tes del mun­do.

USUA­RIOS OBSESIVOS

En paí­ses co­mo Mé­xi­co y Bra­sil, la apli­ca­ción de What­sApp es el ser­vi­cio más co­mún no só­lo pa­ra co­mu­ni­car men­sa­jes de tex­to y lla­ma­das en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res, sino tam­bién pa­ra em­pre­sas que lo uti­li­zan pa­ra co­mu­ni­car­se con los clien­tes; des­de mé­di­cos has­ta pe­lu­que­rías, pa­san­do por or­ga­ni­za­cio­nes de no­ti­cias.

El ma­yor mer­ca­do de What­sApp es In­dia, don­de tie­ne más de 200 mi­llo­nes de usua­rios. Los in­dios se en­via­ron más de 20,000 mi­llo­nes de sa­lu­dos en la vís­pe­ra de Año Nue­vo. What­sApp es­tá pro­ban­do un ser­vi­cio de pa­gos pa­ra ex­pan­dir su al­can­ce.

Ca­si des­de el ori­gen de What­sApp, el sis­te­ma se ha uti­li­za­do en In­dia pa­ra in­ci­tar a la vio­len­cia por par­te de gru­pos ma­fio­sos. Los ru- mo­res que fue­ron dis­tri­bui­dos en What­sApp du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas so­bre el se­cues­tro de ni­ños pro­vo­ca­ron el ase­si­na­to de tres per­so­nas en el es­ta­do de Ta­mil Na­du.

En las elec­cio­nes que se lle­va­rán a ca­bo en la In­dia, Fa­ce­book se aso­ció con el si­tio web de ve­ri­fi­ca­ción de da­tos Boom, con el ob­je­ti­vo de re­vi­sar y cer­ti­fi­car el con­te­ni­do de los men­sa­jes. Sin em­bar­go, po­co se ha he­cho pa­ra com­ba­tir los con­te­ni­dos in­cen­dia­rios que sue­len ser dis­tri­bui­dos en What­sApp.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra dar a las per­so­nas un ma­yor con­trol so­bre los gru­pos a los que per­te­ne­cen y es­ta­mos cons­tan­te­men­te desa­rro­llan­do he­rra­mien­tas pa­ra blo­quear el con­te­ni­do au­to­ma­ti­za­do”, ase­gu­ra el cor­po­ra­ti­vo de What­sApp a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do. El mis­mo se­ña­la que los usua­rios ya pue­den blo­quear nú­me­ros de te­lé­fono con tan só­lo un to­que.

“En el pe­rio­do pre­vio a las elec­cio­nes del pró­xi­mo año en In­dia, es­ta­mos in­ten­si­fi­can­do nues­tros es­fuer­zos de edu­ca­ción pa­ra que las per­so­nas co­noz­can nues­tras ca­rac­te­rís­ti­cas de se­gu­ri­dad así co­mo tam­bién la for­ma de de­tec­tar no­ti­cias fal­sas”, in­di­có.

El pri­mer mi­nis­tro in­dio Na­ren­dra Mo­di, quien lo­gró su vic­to­ria en el 2014 res­pal­da­do por una ope­ra­ción de re­des so­cia­les sin pre­ce­den­tes, tie­ne mi­les de gue­rre­ros en What­sApp.

“Lle­gar a ca­da ho­gar y pro­mo­ver el ma­ni­fies­to de uno es más fá­cil y más rá­pi­do que nun­ca”, di­jo Vi­kas Put­tur, vo­ce­ro del par­ti­do al que per­te­ne­ce Mo­di, Bha­ra­ti­ya Ja­na­ta.

Mangalore es una ciu­dad or­de­na­da con pal­me­ras y ca­sas con te­cho de te­rra­co­ta de apro­xi­ma­da­men­te 625,000 ha­bi­tan­tes en el es­ta­do de Kar­na­ta­ka. Pe­ro su re­la­ja­da at­mós­fe­ra cos­te­ra se di­si­pa por las ten­sio­nes exis­ten­tes en­tre la ma­yo­ría de los hin­dúes y una mi­no­ría mu­sul­ma­na que se ha en­tre­ga­do a una for­ma más es­tric­ta del Is­lam fo­men­ta­da por los víncu­los con el gol­fo Pér­si­co.

Put­tur, de 32 años, es un jo­ven que cuen­ta con una maes­tría en ne­go­cios y sus raí­ces ideo­ló­gi­cas se vin­cu­lan con el par­ti­do na­cio­na­lis­ta hin­dú Rash­tri­ya Swa­yam­se­vak Sangh. Él nie­ga que el par­ti­do di­fun­da ma­te­rial falso o re­li­gio­so, pe­ro di­jo que su prin­ci­pal opo­nen­te, el par­ti­do del Con­gre­so, sí.

El Con­gre­so lo nie­ga, pe­ro sus par­ti­da­rios han dis­tri­bui­do no­ti­cias fal­sas so­bre un tra­ba­ja­dor del par­ti­do BJP, arres­ta­do y mul­ta­do con mi­llo­nes de dó­la­res, por ha­ber rea­li­za­do pa­gos a vo­tan­tes, en­tre otras fal­se­da­des.

¿CE­RRAR IN­TER­NET?

Fun­cio­na­rios in­dios, sin­tién­do­se im­po­ten­tes pa­ra de­te­ner la di­fu­sión de con­te­ni­do falso y de odio a tra­vés de What­sApp, han op­ta­do por ce­rrar In­ter­net en lu­ga­res de ele­va­da ten­sión.

Bra­sil tam­bién ha ce­rra­do el ser­vi­cio de ma­ne­ra tem­po­ral, lue­go de que los eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa se ne­ga­ran a en­tre­gar da­tos so­li­ci­ta­dos por las autoridades.

En Co­lom­bia, el año pa­sa­do, un si­tio web de no­ti­cias lla­ma­do La Si­lla Va­cía lan­zó un “de­tec­tor de What­sApp”, per­mi­tien­do a los usua­rios en­viar men­sa­jes de esa pla­ta­for­ma pa­ra ve­ri­fi­car los da­tos. Es­te mo­de­lo se ha re­pli­ca­do en paí­ses co­mo Mé­xi­co y Egip­to.

La di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas en­cuen­tra en pla­ta­for­mas ti­po What­sApp, un no­do má­gi­co con el que se pue­de dis­tri­buir men­sa­jes a mi­llo­nes de per­so­nas en cues­tión de se­gun­dos.

What­sApp first.

Fo­to: the washington post

Miem­bros del Par­ti­do Bha­ra­ti­ya Ja­na­ta.

Un ofi­cial de po­li­cía mon­ta guar­dia mien­tras par­ti­da­rios del par­ti­do Bha­ra­ti­ya Ja­na­ta sos­tie­nen sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res du­ran­te un ac­to a fa­vor de Na­ren­dra Mo­di.

Fo­to: ap

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.