Bo­da real, po­lé­mi­ca real

Tho­mas Mar­kle, acu­sa­do de pac­tar fo­to­gra­fías, no irá a la bo­da de su hi­ja pa­ra no ge­ne­rar­le pro­ble­mas; vi­ve en Mé­xi­co ase­dia­do por pe­rio­dis­tas del co­ra­zón

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Jill Law­less

Tho­mas Mar­kle desa­rro­lló una ca­rre­ra en Holly­wood, pe­ro na­da lo pre­pa­ró pa­ra es­to.

Se­gún dis­tin­tos me­dios, el pa­dre de la no­via real Meghan Mar­kle di­jo que no asis­ti­rá a la bo­da de su hi­ja con el prín­ci­pe En­ri­que tras su­frir, apa­ren­te­men­te, un ata­que car­dia­co en me­dio del in­ten­so in­te­rés de los me­dios en torno a la bo­da.

El di­rec­tor de fo­to­gra­fía re­ti­ra­do iba a acom­pa­ñar a su hi­ja has­ta el al­tar es­te sá­ba­do en la Ca­pi­lla de San Jorge del Castillo de Wind­sor. Pe­ro el ci­ber­si­tio de fa­rán­du­la TMZ re­por­tó el lu­nes que el se­ñor Mar­kle de­ci­dió man­te­ner­se le­jos an­te las crí­ti­cas por su de­ci­sión de po­sar pa­ra fo­tos mon­ta­das so­bre los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da, to­ma­das por una agen­cia.

El Pa­la­cio de Ken­sing­ton pi­dió en un co­mu­ni­ca­do de­mos­trar “com­pren­sión y respeto ha­cia el se­ñor Mar­kle en es­ta di­fí­cil si­tua­ción”. No di­jo, sin em­bar­go, si los pla­nes pa­ra la bo­da ha­bían su­fri­do al­gún cam­bio.

La me­dia her­ma­na de Meghan Mar­kle di­jo el mar­tes que su pa­dre, quien tie­ne po­co más de 70 años, su­fría un es­trés “in­creí­ble” de­bi­do a la in­tru­sión me­diá­ti­ca.

Sa­mant­ha Mar­kle di­jo al pro­gra­ma de TV Good Mor­ning Bri­tain que va­rios pe­rio­dis­tas, cua­tro o cin­co de ellos, “al­qui­la­ron la ca­sa jun­to a la su­ya en Mé­xi­co. No pue­de su­bir las per­sia­nas, no pue­de ir a nin­gún la­do sin que lo si­gan”.

Tho­mas Mar­kle no es la pri­me­ra per­so­na afec­ta­da por el cho­que de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, una re­la­ción pro­fun­da, com­ple­ja y a ve­ces tó­xi­ca.

“Es una re­la­ción sim­bió­ti­ca y pa­ra­si­ta­ria, lo que es no­ci­vo pa­ra am­bas par­tes”, di­jo Graham Smith, del gru­po an­ti­mo­nár­qui­co Re­pu­blic, de­ci­di­da­men­te im­pa­si­ble por la fie­bre por la bo­da real. “Cier­ta­men­te es da­ñi­na pa­ra el pú­bli­co bri­tá­ni­co por la ma­ne­ra co­mo se le ali­men­ta con tan­to bom­bo pu­bli­ci­ta­rio y bo­be­ría (...) y es cla­ra­men­te da­ñino pa­ra la fa­mi­lia”.

Por si­glos, los dra­mas de la reale­za bri­tá­ni­ca trans­cu­rrie­ron le­jos de la vis­ta del pú­bli­co, pues los me­dios de­fe­ren­tes pro­te­gían los se­cre­tos de la mo­nar­quía. En la dé­ca­da de 1930, el ro­man­ce en­tre el rey Eduar­do VIII y la es­ta­dou­ni­den­se di­vor­cia­da Wa­llis Sim­pson en­ca­be­zó ti­tu­la­res en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro ape­nas fue men­cio­na­do en Gran Bre­ta­ña has­ta que el rey ab­di­có, al ver­se obli­ga­do a ele­gir en­tre la co­ro­na y la mu­jer ama­da.

Eso ha­bía cam­bia­do cuan­do el prín­ci­pe Car­los se ca­só con la jo­ven de 20 años lady Diana Spen­cer en 1981 en una ce­re­mo­nia vis­ta por cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do. Los me­dios gra­fi­ca­ron ca­da epi­so­dio de la sa­ga: los na­ci­mien­tos de sus hi­jos Gui­ller­mo y En­ri­que, el glamour y el tra­ba­jo ca­ri­ta­ti­vo de Diana, y su evi­den­te in­fe­li­ci­dad en el ma­tri­mo­nio. Car­los y Diana usa­ron a los me­dios co­mo ar­ma mien­tras su ma­tri­mo­nio se iba a pi­que, dan­do en­tre­vis­tas te­le­vi­sa­das pa­ra pre­sen­ta­re a sí mis­mos ba­jo una luz fa­vo­ra­ble. Era oro en tér­mi­nos de te­le­au­dien­cias.

Diana se con­vir­tió en la mu­jer más fa­mo­sa so­bre la faz de la Tie­rra, per­se­gui­da por pa­pa­raz­zis a los lu­ga­res a los que fue­ra, in­clu­yen­do su muer­te. Fa­lle­ció en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en Pa­rís en 1997 mien­tras era per­se­gui­da por fo­tó­gra­fos.

En los años que si­guie­ron, el pa­la­cio y la pren­sa lle­ga­ron a una in­có­mo­da tre­gua. La fa­mi­lia real hi­zo con­ce­sio­nes a in­tere­ses po­pu­la­res que in­clu­ye­ron en­tre­vis­tas y se­sio­nes de fo­tos cui­da­do­sa­men­te mon­ta­das con Gui­ller­mo y En­ri­que mien­tras és­tos cre­cían. Esa prác­ti­ca ha con­ti­nua­do con los tres hi­jos pe­que­ños de Gui­ller­mo y su es­po­sa, Ka­te. Pe­ro los hi­jos de Diana guar­dan una des­con­fian­za pro­fun­da­men­te arrai­ga­da ha­cia los me­dios.

“La ac­ti­tud de En­ri­que ha­cia la pren­sa es que no le gus­ta la pren­sa”, di­jo el exe­di­tor de reale­za del pe­rió­di­co The Sun, Dun­can Lar­com­be. “En la men­te de En­ri­que, fue la pren­sa la que ma­tó a su ma­dre”.

Cuan­do En­ri­que y Mar­kle de­ci­die­ron ha­cer pú­bli­ca su re­la­ción, el prín­ci­pe lan­zó un exa­brup­to a los me­dios di­cien­do que Mar­kle, de pa­dre blan­co y ma­dre ne­gra, ha­bía en­fren­ta­do “una ola de abu­so y aco­so” que in­clu­yó men­sa­jes con “tras­fon­do ra­cial”.

“Es­to no es un jue­go; es su vi­da y la de él”, di­jo el co­mu­ni­ca­do emi­ti­do por el se­cre­ta­rio de Pren­sa de En­ri­que.

Se es­pe­ra que la bo­da del sá­ba­do trai­ga a Wind­sor a más de 5,000 em­plea­dos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción y 79 ca­na­les de TV de to­do el mun­do. Ca­de­nas es­ta­dou­ni­den­ses e in­ter­na­cio­na­les pla­nean ho­ras de co­ber­tu­ra en vi­vo.

“No creo que na­da pue­da real­men­te pre­pa­rar­la”, di­jo Cash­mo­re, aun­que co­mo “una mu­jer in­de­pen­dien­te que re­bo­sa se­gu­ri­dad”, Mar­kle es­tá bien en­tre­na­da pa­ra li­diar el in­ten­so in­te­rés me­diá­ti­co y no pa­re­ce que se des­va­ne­ce­rá.

“Los me­dios son los de­le­ga­dos del pú­bli­co”, di­jo Cash­mo­re. “La ra­zón por la que van tras es­tas historias aún más en­tro­me­ti­das es que no­so­tros las que­re­mos”.

Ve­re­mos el cuen­to de ha­das.

fo­to: ap

El prín­ci­pe En­ri­que y Meghan Mar­kel en el pri­mer po­sa­do ofi­cial, en el que anun­cian su com­pro­mi­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.