La ne­go­cia­ción ama­teur de Do­nald Trump

Las es­tra­te­gias no son cla­ras por­que el ob­je­ti­vo es erró­neo; con el país asiá­ti­co el ver­da­de­ro pro­ble­ma no es el dé­fi­cit co­mer­cial, es la pro­pie­dad in­te­lec­tual, en­tre otros te­mas

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Cat­he­ri­ne Ram­pell

Se su­po­ne que la ad­mi­nis­tra­ción Trump es­tá ne­go­cian­do con Chi­na, pe­ro en reali­dad pa­re­ce que es­tá ne­go­cian­do con­si­go mis­mo.

Chi­na sa­be lo que quie­re de es­tas ne­go­cia­cio­nes bi­la­te­ra­les; la Ca­sa Blan­ca no ne­ce­sa­ria­men­te lo tie­ne muy cla­ro. Los fun­cio­na­rios de Trump han mo­di­fi­ca­do sus pe­ti­cio­nes, por lo que sus ob­je­ti­vos no son cla­ros. Al­go más, pa­re­cen con­tra­dic­to­rios.

En re­su­men: el equi­po USA ha si­do ama­teur du­ran­te la ne­go­cia­ción con Chi­na por­que ha re­ve­la­do la lu­cha in­ter­na de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, las guerras de te­rri­to­rio pú­bli­co y los erro­res tor­pes.

El pa­sa­do vier­nes, por ejem­plo, el di­rec­tor del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Na­cio­nal, Larry Kud­low, di­jo a pe­rio­dis­tas que Chi­na ha­bía ofre­ci­do re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos en “al me­nos” 200,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Se tra­ta de una ci­fra po­co creí­ble sim­ple­men­te por­que re­pre­sen­ta más de la mi­tad de to­do nues­tro dé­fi­cit con Chi­na.

No sor­pren­de que el vo­ce­ro del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na ne­ga­ra ro­tun­da­men­te que el go­bierno ofre­cie­ra esa ci­fra.

En efec­to, al día si­guien­te, cuan­do la Ca­sa Blan­ca dio a co­no­cer un co­mu­ni­ca­do con­jun­to con Chi­na so­bre las ne­go­cia­cio­nes, la de­cla­ra­ción men­cio­na­ba só­lo “un con­sen­so so­bre la adop­ción de medidas efec­ti­vas pa­ra re­du­cir sus­tan­cial­men­te el dé­fi­cit co­mer­cial de Es­ta­dos Uni­dos en bie­nes con Chi­na”.

¿Có­mo res­pon­dió Kud­low cuan­do se en­fren­tó a la con­tra­dic­ción?

En This Week de ABC, ne­gó ha­ber pro­mo­cio­na­do un acuer­do so­bre la ci­fra de 200,000 mi­llo­nes de dó­la­res, di­cien­do que era só­lo “un nú­me­ro que le in­tere­sa­ba mu­cho al pre­si­den­te”.

LOS DE­SEOS DE TRUMP

En lu­gar de to­mar­se el tiem­po de co­no­cer nues­tras que­jas so­bre la po­lí­ti­ca co­mer­cial de Chi­na (prin­ci­pal­men­te, el ro­bo de pro­pie­dad in­te­lec­tual) o có­mo po­de­mos en­fren­tar­las (a tra­vés de la pre­sión mul­ti­la­te­ral, co­mo el TPP que Trump ma­tó), Trump se ob­se­sio­nó con los dé­fi­cits. La par­te de la his­to­ria que le ven­dió a su pú­bli­co.

Mien­tras tan­to, las per­so­nas a car­go de eje­cu­tar la po­lí­ti­ca co­mer­cial de Trump se con­vir­tie­ron en pri­sio­ne­ros del cuen­to de ha­das del pre­si­den­te.

Es de­cir, las so­lu­cio­nes que plan­tea el equi­po del pre­si­den­te re­suel­ven pro­ble­mas inexis­ten­tes. Lo peor es que los pro­ble­mas reales no son abor­da­dos du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes que lle­van a ca­bo la gen­te de Trump.

Pe­ro no im­por­ta. Bueno, eso es lo que pa­re­ce al ver la ac­ti­tud de Trump.

Fo­to: the washington post

Larry Kud­low, con­se­je­ro eco­nó­mi­co na­cio­nal de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.