Fas­cis­mo en In­ter­net

Vi­vir en lí­nea no ga­ran­ti­za ma­yor li­ber­tad; Trump sor­tea in­ter­me­dia­rios al usar Twit­ter.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ti­mothy Sny­der

Al­gu­nos es­ta­dou­ni­den­ses se pre­gun­tan: ¿Qué pa­sa con In­ter­net? ¿Pue­de re­gre­sar el fas­cis­mo? En efec­to, am­bas pre­gun­tas en nues­tra era son la mis­ma pre­gun­ta.

A pe­sar de la emo­ción que ge­ne­ra la co­ne­xión en­tre per­so­nas, In­ter­net no ha con­ta­gia­do de li­ber­tad a to­do el mun­do. Por el con­tra­rio, el mun­do es me­nos li­bre y, en gran me­di­da, de­bi­do a la web.

En el 2005, cuan­do al­re­de­dor de un cuar­to de la po­bla­ción mun­dial te­nía po­si­bi­li­dad de uti­li­zar In­ter­net, el sentido co­mún sos­te­nía que una ma­yor co­nec­ti­vi­dad sig­ni­fi­ca­ría más li­ber­tad. Sin em­bar­go, mien­tras Mark Zuc­ker­berg de­fi­nía a la co­nec­ti­vi­dad co­mo un derecho hu­mano bá­si­co , los de­re­chos más tra­di­cio­na­les es­ta­ban en de­cli­ve a me­di­da que avan­za­ba In­ter­net.

Se­gún Free­dom Hou­se, ca­da año des­de el 2005 se ha vis­to un re­tro­ce­so en la de­mo­cra­cia y un avan­ce en el au­to­ri­ta­ris­mo. El año 2017, cuan­do In­ter­net lo­gró al­can­zar a más de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial, Free­dom Hou­se se­ña­ló al año co­mo par­ti­cu­lar­men­te desas­tro­so.

Los jó­ve­nes que al­can­za­ron la ma­yo­ría de edad uti­li­zan­do In­ter­net se preo­cu­pan me­nos por la de­mo­cra­cia y son más com­pren­si­vos con el au­to­ri­ta­ris­mo que cual­quier otra ge­ne­ra­ción.

Tam­bién es cier­to que In­ter­net se ha con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to pa­ra aque­llos que desean pro­mo­ver el au­to­ri­ta­ris­mo.

El pre­si­den­te de Ru­sia sue­le ci­tar a Ivan Il­yin, un fi­ló­so­fo fas­cis­ta que pen­sa­ba que la ver­dad no te­nía sentido. En el 2016, bots ru­sos di­fun­die­ron men­sa­jes di­vi­si­vos en Twit­ter di­se­ña­dos pa­ra des­alen­tar a un seg­men­to de la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­se de vo­tar y/o in­cen­ti­var a otro seg­men­to de vo­tar por el can­di­da­to pre­si­den­cial pre­fe­ri­do de Ru­sia, Do­nald Trump.

La de­mo­cra­cia mo­der­na se ba­sa en la no­ción de un es­pa­cio pú­bli­co don­de, in­clu­so, si ya no po­de­mos ver a todos nues­tros con­ciu­da­da­nos y ve­ri­fi­car los he­chos en su con­jun­to, te­ne­mos ins­ti­tu­cio­nes co­mo la cien­cia y el pe­rio­dis­mo que pue­den pro­por­cio­nar re­fe­ren­cias con­jun­tas pa­ra la dis­cu­sión.

In­ter­net rom­pe la lí­nea en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do al alen­tar­nos a con­fun­dir nues­tros de­seos pri­va­dos con la reali­dad ex­ter­na.

Al asu­mir que In­ter­net nos ha­ría más o me­nos ra­cio­na­les, he­mos pa­sa­do por alto un pe­li­gro ob­vio: que aho­ra po­de­mos per­mi­tir que nues­tros na­ve­ga­do­res nos con­duz­can a un mun­do en el que to­do lo que nos gus­ta­ría creer es cier­to.

Cuan­do rea­li­za­mos una bús­que­da en In­ter­net, nos en­con­tra­mos con una em­pre­sa que ha eje­cu­ta­do al­go­rit­mos so­bre nues­tras pre­fe­ren­cias y, por lo tan­to, nos pre­sen­ta una ver­sión de la reali­dad que nos con­vie­ne.

Tra­di­cio­nal­men­te, he­mos pen­sa­do en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial co­mo una es­pe­cie de ri­val de nues­tra pro­pia in­te­li­gen­cia que corre

Los fas­cis­tas tra­di­cio­na­les que­rían con­quis­tar te­rri­to­rios y per­so­nas, In­ter­net se con­for­ma con tu al­ma”.

en pa­ra­le­lo. Lo que real­men­te es­tá su­ce­dien­do no es que ca­mi­nen am­bas in­te­li­gen­cias so­bre rie­les in­de­pen­dien­tes. Por el con­tra­rio, am­bas in­te­li­gen­cias in­ter­ac­túan. Al­go más, su in­ter­ac­ción nos pue­de con­ver­tir en se­res es­tú­pi­dos.

En la fa­mo­sa prue­ba de Tu­ring, di­se­ña­da pa­ra de­ter­mi­nar si un pro­gra­ma de compu­tado­ra pue­de con­ven­cer a un ser hu­mano de que tam­bién es un hu­mano, las per­so­nas es­cép­ti­cas ar­ti­cu­lan pre­gun­tas di­fí­ci­les pa­ra im­po­si­bi­li­tar una res­pues­ta afir­ma­ti­va.

En lu­gar de pro­bar la exis­ten­cia de la ra­cio­na­li­dad en los pro­gra­mas de compu­tado­ra, re­co­no­ce­mos an­tes que na­da a nues­tra ra­cio­na­li­dad co­mo prin­ci­pio bá­si­co pa­ra sen­tir­nos bien con no­so­tros mis­mos.

SA­BER MEN­TIR

La de­mo­cra­cia de­pen­de de una de­ter­mi­na­da idea so­bre la ver­dad: no una con­fu­sión o des­or­den de nues­tros im­pul­sos, sino una reali­dad in­de­pen­dien­te vi­si­ble pa­ra todos los ciu­da­da­nos.

El au­to­ri­ta­ris­mo sur­ge cuan­do las per­so­nas com­bi­nan la ver­dad in­de­pen­dien­te con lo que quie­ren es­cu­char.

Así inicia la po­lí­ti­ca de es­pec­tácu­lo, don­de ga­nan los que mien­ten me­jor.

Trump entiende es­to muy bien. Co­mo em­pre­sa­rio fra­ca­só, pe­ro co­mo po­lí­ti­co es exi­to­so por­que en­ten­dió la for­ma en que pue­de se­du­cir. Al di­fun­dir de­li­be­ra­da­men­te la irrea­li­dad a tra­vés de la tec­no­lo­gía mo­der­na, sus tuits dia­rios re­fle­jan su des­pre­cio ha­cia al­gu­nos de sus ri­va­les ero­sio­nan­do la no­ción de he­chos co­mu­nes.

En el fas­cis­mo, el sen­ti­mien­to es lo pri­me­ro. Los fas­cis­tas de los años 20 y 30 que­rían echar aba­jo los prin­ci­pios de la Ilus­tra­ción pa­ra con­ver­tir a las per­so­nas co­mo

miem­bros de una tri­bu.

Lo que im­por­ta­ba era crear una his­to­ria de no­so­tros en con­tra de ellos pa­ra de­to­nar una po­lí­ti­ca de con­fron­ta­ción. Los fas­cis­tas pro­pu­sie­ron la idea de que el mun­do es di­ri­gi­do por cons­pi­ra­do­res cu­ya mis­te­rio­sa in­fluen­cia de­bía rom­per­se me­dian­te la vio­len­cia.

Es­to po­dría ser lo­gra­do a tra­vés de un lí­der (Füh­rer, Du­ce) que le ha­bló di­rec­ta­men­te a la gen­te, sin ne­ce­si­dad de le­yes e ins­ti­tu­cio­nes. El to­ta­li­ta­ris­mo sig­ni­fi­ca­ba la do­mi­na­ción de to­do, sin res­pe­to por lo pri­va­do y lo pú­bli­co.

In­ter­net ha re­vi­vi­do los há­bi­tos men­ta­les fas­cis­tas. Los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y las no­ti­cias es­truc­tu­ran la aten­ción pa­ra que no po­da­mos pensar con cla­ri­dad.

Sus pro­gra­ma­do­res re­cu­rren de­li­be­ra­da­men­te a tác­ti­cas psi­co­ló­gi­cas pa­ra man­te­ner­nos en lí­nea en lu­gar de pensar. ¿Sa­car tu te­lé­fono 80 ve­ces al día es real­men­te una elec­ción li­bre?

In­ves­ti­ga­do­res re­ve­lan que usua­rios de In­ter­net creen que sa­ben más; sin em­bar­go, son me­nos ca­pa­ces de re­cor­dar lo que creen sa­ber.

La psi­co­lo­gía fas­cis­ta de In­ter­net es evi­den­te. En Fa­ce­book apa­re­cie­ron no­ti­cias fal­sas que fue­ron asi­mi­la­das por elec­to­res es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra orien­tar su vo­to.

Trump uti­li­za Twit­ter pa­ra emo­cio­nar a sus se­gui­do­res sin me­dia­ción.

Co­mo con­clu­sión, el fas­cis­mo 2.0 di­fie­re del ori­gi­nal. Los fas­cis­tas tra­di­cio­na­les que­rían con­quis­tar te­rri­to­rios y per­so­nas; In­ter­net se con­for­ma con tu al­ma. Las oli­gar­quías ra­cis­tas que es­tán sur­gien­do de­trás de In­ter­net te quie­ren en el so­fá, in­dig­na­do o eu­fó­ri­co, no im­por­ta cuál.

Quie­ren que la so­cie­dad se po­la­ri­ce.

Fo­to: reuters

Las pro­me­sas de los gi­gan­tes de Si­li­con Va­lley no se ha­cen reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.