Mes­si y Ro­nal­do, pa­pás campeones

La fa­mi­lia los ha he­cho cam­biar.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Graham Dun­bar

Gi­ne­bra. Cris­tiano Ro­nal­do y Lio­nel Mes­si han su­ma­do nú­me­ros im­pre­sio­nan­tes a lo lar­go de su vi­da pro­fe­sio­nal. Aho­ra es­tán a pun­to de ju­gar su cuar­ta Co­pa del mun­do.

Des­de el úl­ti­mo Mun­dial de fut­bol, ca­da uno ha ano­ta­do al me­nos 200 go­les, ga­na­do tí­tu­los de la Cham­pions y se han lle­va­do a ca­sa el Ba­lón.

Am­bos han cum­pli­do 30 años y han vis­to cre­cer a sus fa­mi­lias, con­vir­tién­do­se en ado­ra­bles pa­pás mien­tras si­guen sien­do los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do.

Ro­nal­do tie­ne 33 años y es pa­dre de cua­tro hi­jos. Mes­si cum­pli­rá 31 años du­ran­te la fa­se de gru­pos del Mun­dial de Ru­sia. Dos de sus tres hi­jos na­cie­ron des­de que Ar­gen­ti­na per­dió la fi­nal del Mun­dial del 2014.

La vi­da pa­ra am­bos es­tá cam­bian­do a pe­sar de que su vo­lun­tad de ga­nar y el ham­bre por al­can­zar ob­je­ti­vos si­guen sien­do los mis­mos.

“Em­pie­zas a ver las co­sas de otra ma­ne­ra”, di­jo Mes­si en una en­tre­vis­ta con el dia­rio de­por­ti­vo es­pa­ñol Mar­ca, “y la ver­dad es que ser pa­dre es lo más her­mo­so que ha su­ce­di­do en mi vi­da”.

La vi­da “me ha mos­tra­do co­sas so­bre el amor que nun­ca pen­sé que exis­tían”, di­jo el delantero del Real Ma­drid so­bre su fa­mi­lia. “Me ha sua­vi­za­do y me ha da­do una nue­va pers­pec­ti­va so­bre lo que es real­men­te im­por­tan­te en la vi­da”.

Mes­si ins­pi­ró al Bar­ce­lo­na pa­ra que su equi­po ga­na­ra la Li­ga y tra­ta­ra de bus­car lo in­vic­to ca­si has­ta el fi­nal de tem­po­ra­da (cuan­do fue de­rro­ta­do por el Le­van­te en la fe­cha 37, un par­ti­do an­tes del cie­rre de la tem­po­ra­da); ocu­rrió en mo­men­tos en los que mu­chos pen­sa­ban que la sa­li­da de Neymar del Bar­ce­lo­na les afec­ta­ría.

Ro­nal­do anotó en los pri­me­ros 10 jue­gos de la Cham­pions y con ellos ayu­dó a en­ca­mi­nar al Ma­drid ha­cia su cuar­ta fi­nal en cin­co años. La ju­ga­rá ma­ña­na sá­ba­do fren­te al Li­ver­pool.

En las re­des so­cia­les, Mes­si tie­ne 91 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Instagram, mien­tras que Ro­nal­do cuen­ta con 73 mi­llo­nes en Twit­ter.

Ro­nal­do mos­tró en no­viem­bre pa­sa­do una fo­to­gra­fía su­ya en la que apa­re­cen su hi­jo Cris­tiano, de sie­te años, y su com­pa­ñe­ra Geor­gi­na Ro­drí­guez jun­to a su hi­ja re­cién na­ci­da, Ala­na Mar­ti­na.

Mes­si, por su par­te, pu­bli­có una en la que apa­re­ce con su hi­jo Thia­go, un ni­ño de cin­co años, con un som­bre­ro de San­ta Claus.

Thia­go es uno de los ri­va­les más di­fí­ci­les de Mes­si, cla­ro, en la pan­ta­la de los vi­deo­jue­gos. “Me vuel­ve lo­co por­que quie­re ju­gar to­do el tiem­po”. Cris­tiano Ju­nior acom­pa­ña a su pa­pá a re­co­ger sus tro­feos.

Cris­tiano Ju­nior na­ció en Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la Co­pa mun­dial del 2010 en Su­dá­fri­ca, don­de Por­tu­gal per­dió con­tra Es­pa­ña en los die­ci­sei­sa­vos.

Ro­nal­do, ca­pi­ta­nean­do a su país, anotó só­lo una vez en cua­tro par­ti­dos. Lo hi­zo de ma­ne­ra tar­día en con­tra de Co­rea del Nor­te.

Du­ran­te la Eu­ro­co­pa 2016, Ro­nal­do fue sor­pren­di­do por su hi­jo que al vi­si­tar­lo en la zo­na de en­tre­na­mien­to de la se­lec­ción muy cer­ca de Pa­rís. Lo hi­zo pa­ra fes­te­jar su sex­to cum­plea­ños. Las imá­ge­nes del mo­men­to mues­tran la ter­nu­ra en­tre ellos.

Ro­nal­do en­ca­be­zó a los campeones de Eu­ro­pa en la Con­fe­de­ra­cio­nes de Ru­sia en ju­nio pa­sa­do y fue, sin que mu­chos lo su­pie­ran, un mo­men­to emo­cio­nal­men­te com­ple­jo pa­ra él, ya que na­cie­ron du­ran­te esos días sus hi­jos Ma­teo y Eva.

Un día des­pués de que el tor­neo fi­na­li­za­ra, Mes­si se ca­só en Ro­sa­rio, Ar­gen­ti­na, con la pa­re­ja de su vi­da, An­to­ne­lla Roc­cuz­zo. Su ter­cer hi­jo, Ci­ro, na­ció en marzo pa­sa­do.

Mes­si se per­dió un par­ti­do del Bar­ce­lo­na des­pués del na­ci­mien­to de Ci­ro y vol­vió a po­ner en pri­mer plano a su fa­mi­lia al per­der­se la con­fe­ren­cia de pren­sa en la que su com­pa­ñe­ro de equi­po, An­drés Inies­ta, con­fir­mó que se iría del club. ¿La ra­zón de Mes­si? Es­ta­ba re­co­gien­do los pa­sa­por­tes de sus hi­jos.

Am­bos se re­par­ten de ma­ne­ra equi­ta­ti­va los ba­lo­nes de oro, el má­xi­mo tro­feo pa­ra los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do.

Sin em­bar­go, hay al­go que les fal­ta a Mes­si y a Ro­nal­do: ga­nar el Mun­dial de fut­bol.

En el 2006, Por­tu­gal per­dió an­te Fran­cia en las se­mi­fi­na­les. En el úl­ti­mo Mun­dial, Por­tu­gal que­dó en ter­cer lu­gar en un gru­po en el que avan­za­ron Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos.

Por su par­te, Ar­gen­ti­na fue eli­mi­na­da por Ale­ma­nia en dos cuar­tos de fi­nal, y en el pa­sa­do Mun­dial, per­dió la fi­nal pre­ci­sa­men­te fren­te a los ger­ma­nos.

En el Mun­dial de Ru­sia, las se­lec­cio­nes de Mes­si y Ro­nal­do es­tán en gru­pos com­pli­ca­dos: Por­tu­gal jue­ga con­tra Es­pa­ña, Ma­rrue­cos e Irán. Ar­gen­ti­na ten­drá que en­fren­tar a Is­lan­dia, Croa­cia y Ni­ge­ria.

Si la Co­pa del mun­do elu­de a Mes­si, pre­exis­ti­rá un im­por­tan­te ob­je­ti­vo fu­tu­ro pa­ra él y An­to­ne­lla: quie­ren una niña.

“Es­ta­mos te­nien­do pro­ble­mas, pe­ro es­ta­mos fe­li­ces”, di­jo Mes­si a Fox Sports en una en­tre­vis­ta re­cien­te. “Des­pués de la Co­pa del mun­do, o en al­gún mo­men­to en el fu­tu­ro, lo in­ten­ta­re­mos de nuevo”.

So­mos tes­ti­gos pri­vi­le­gia­dos de ver a dos gran­des del fut­bol. Y qué me­jor que ver­los en el pró­xi­mo Mun­dial de Ru­sia.

Fal­tan po­cos días pa­ra la ba­ta­lla de los dos gran­des. ¿Se­rá?

Fo­to: as­so­cia­ted press

El 23 de oc­tu­bre pa­sa­do en la en­tre­ga de pre­mios de la FIFA en el Thea­tre of Lon­don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.