Las re­des so­cia­les no son vir­tua­les

Mi­les de per­so­nas con­fron­tan a fun­cio­na­rios de Trump.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Dan Zak

Su pa­dre me­xi­cano la ha­bía cria­do pa­ra cum­plir con la ley. Su ma­dre gua­te­mal­te­ca le di­jo que es­ta­ba loca por ir a Es­ta­dos Uni­dos. Ma­rit­za So­lano, sen­ta­da so­bre el sue­lo de már­mol frío, de las ofi­ci­nas Hart Se­na­te, per­ma­ne­ce en­vuel­ta con una man­ta de alu­mi­nio en so­li­da­ri­dad con los ni­ños in­mi­gran­tes de­te­ni­dos. Al­go más, Ma­rit­za es­tá a pun­to de ser de­te­ni­da por ma­ni­fes­tar­se jun­to a unas 500 mu­je­res.

So­lano, una ex­pro­fe­so­ra de Sil­ver Spring, nun­ca se ha­bía arries­ga­do a ser arres­ta­da co­mo ac­ti­vis­ta, pe­ro el mes pa­sa­do, ho­rro­ri­za­da por las his­to­rias y las imá­ge­nes de la fron­te­ra, se sin­tió es­pe­cial­men­te enoja­da e im­po­ten­te. El mo­men­to, se dio cuen­ta, re­que­ría una res­pues­ta con­tun­den­te.

Así co­men­zó un ve­rano es­ta­dou­ni­den­se lo­co en la ca­pi­tal del país. Con un presidente que vio­la la ley; ni­ños in­mi­gran­tes que llo­ran por sus ma­dres; un asien­to de la Cor­te Su­pre­ma, abier­to co­mo una he­ri­da; una elec­ción de mi­tad de pe­rio­do pre­ci­pi­tán­do­se co­mo un án­gel ven­ga­dor o un as­te­roi­de ase­sino. La re­sis­ten­cia se pre­pa­ra pa­ra la gue­rra.

TO­DOS A PRO­TES­TAR EN LAS CA­LLES

Los es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ha­cien­do co­sas que nor­mal­men­te no ha­rían.

“He lle­ga­do al pun­to de la de­ses­pe­ra­ción”, di­ce la es­tra­te­ga de cam­pa­ña Aman­da Werner, re­si­den­te de DC. “He­mos si­do cí­vi­cos y he­mos te­ni­do de­ba­tes in­ter­mi­na­bles y to­do lo que he­mos vis­to es la des­truc­ción de to­do lo que nos im­por­ta”.

Ha­ce dos se­ma­nas, Werner re­ci­bió un men­sa­je de tex­to mien­tras se di­ri­gía a una reunión de un club de lec­tu­ra en Du­pont Cir­cle: “La se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Niel­sen, es­tá ce­nan­do en el res­tau­ran­te MXDC. ¿Pue­des tui­tear en tu cuen­ta? Con­si­gue ac­ti­vis­tas y lle­va­los ahí”.

En un mo­men­to que fue cap­ta­do por un video que se vol­vió vi­ral, Werner y una do­ce­na de ac­ti­vis­tas in­te­rrum­pie­ron a la se­cre­ta­ria Kirst­jen Niel­sen en el lu­jo­so res­tau­ran­te me­xi­cano ubi­ca­do a 300 me­tros de la Ca­sa Blanca. En el video se po­día es­cu­char a ni­ños in­mi­gran­tes que llo­ra­ban mien­tras los co­men­sa­les tra­ta­ban de dis­fru­tar de sus pla­ti­llos. La ge­ren­cia les pi­dió que se re­ti­ra­ran y lla­mó a la po­li­cía. Un miem­bro de los me­se­ros, una mu­jer his­pa­na, se me­tió en la co­ci­na du­ran­te 15 mi­nu­tos por­que la es­ce­na era de­ma­sia­do in­có­mo­da pa­ra so­por­tar­la.

“Creo que aho­ra es el mo­men­to de empezar a bus­car­los e in­va­dir sus es­pa­cios”, di­jo Werner so­bre los fun­cio­na­rios del go­bierno, “tie­nen que li­diar con lo que es­tán ha­cien­do”.

Las se­ña­les de ad­ver­ten­cia se han con­ver­ti­do en alar­mas y se ha abier­to un de­ba­te de con­fron­ta­ción

di­rec­ta con fun­cio­na­rios..

El miér­co­les, el hi­jo del cons­pi­ra­dor de Wa­ter­ga­te, Jeb Ma­gru­der, lla­mó al pro­gra­ma de ra­dio WAMU 1A pa­ra ha­blar so­bre có­mo, des­pués del es­cán­da­lo, su fa­mi­lia fue agre­di­da fí­si­ca y ver­bal­men­te en la es­cue­la, res­tau­ran­tes y even­tos de­por­ti­vos.

El pú­bli­co fue “in­vi­tan­do a creer que esas ac­cio­nes eran apro­pia­das”, di­jo Jus­tin Ma­gru­der a los oyen­tes. “To­do lo que pro­vo­có fue que en­du­re­cié­ra­mos nues­tras pos­tu­ras. Es­pe­ro que la gen­te apren­da de los erro­res del pa­sa­do”.

Sin em­bar­go, pa­ra los miem­bros de esa re­sis­ten­cia, los erro­res del pa­sa­do son los que se in­ten­tan no re­pe­tir. Una ur­gen­cia mo­ral es op­tar por una agu­di­za­ción de las tác­ti­cas de ac­ti­vis­mo, pa­ra des­ple­gar el es­lo­gan “nun­ca más”.

FIE­BRE CRE­CIEN­TE

Ins­pi­ra­da en la con­fron­ta­ción de MXDC, Jes­se Ra­bi­no­witz ayu­dó a or­ga­ni­zar una pe­que­ña ma­ni­fes­ta­ción la se­ma­na pa­sa­da fren­te a la cons­truc­ción de con­do­mi­nios en DC que en­ca­be­za Step­hen Mi­ller, ase­sor de Trump de­trás de las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción de lí­nea du­ra. Sa­bían que Mi­ller es­ta­ba en Ca­ro­li­na del Sur con el presidente. No im­por­ta­ba, Ra­bi­no­witz que­ría re­cor­dar­les a los ve­ci­nos de Mi­ller que es­tán vi­vien­do al la­do de “un hom­bre pe­li­gro­so” y que te­nían una “obli­ga­ción mo­ral” pa­ra con­fron­tar­lo.

Al lle­gar a ca­sa des­pués del su­per­mer­ca­do, Va­le­rie Ploum­pis es­ta­ba fe­liz por lo que veía afue­ra de su ca­sa: enojo y har­taz­go.

“Ten­go 56 años, soy una per­so­na edu­ca­da, soy una per­so­na de DC, ten­go opi­nio­nes po­lí­ti­cas muy fuer­tes y soy un de­mó­cra­ta pro­gre­sis­ta, pe­ro nun­ca an­tes ha­bía con­fron­ta­do a fun­cio­na­rios”, re­la­ta Ploum­pis, di­rec­to­ra de Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de Equa­lity Ca­li­for­nia, una or­ga­ni­za­ción de de­re­chos LGBT. “Sim­ple­men­te creo que es­ta ad­mi­nis­tra­ción li­te­ral­men­te es­tá des­man­te­lan­do nues­tras ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. No creo que sea apro­pia­do ver­lo guar­dar si­len­cio”.

Ploum­pis to­mó al­gu­nos de los vo­lan­tes de los ac­ti­vis­tas, in­clui­do un pós­ter que di­ce: “Se bus­ca”, jun­to a una foto de Mi­ller y con la le­yen­da: “na­cio­na­lis­ta blan­co”. Mis­mo que pe­gó en un ele­va­dor. Cuan­do fue­ron eli­mi­na­dos, ella pe­gó más.

El ca­pí­tu­lo en DC de los so­cia­lis­tas de­mo­crá­ti­cos se ha in­ten­si­fi­ca­do afue­ra de las ca­sas pri­va­das de per­so­na­jes par­ti­da­rios de la po­lí­ti­ca de to­le­ran­cia ce­ro im­pues­ta por el go­bierno de Do­nald Trump y la se­pa­ra­ción de pa­dres de sus ni­ños en la fron­te­ra sur. El do­min­go, do­ce­nas de ma­ni­fes­tan­tes gri­ta­ron: “No ICE, No KKK, No fas­cis­mo!”, afue­ra de la re­si­den­cia en Vir­gi­nia del re­cién re­ti­ra­do director del Ser­vi­cio de In­mi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas (ICE), Tho­mas Ho­man.

Ma­dres han es­ta­do ocu­pan­do las ofi­ci­nas de ICE y los cen­tros de de­ten­ción de Portland a Nue­va York. El sá­ba­do, la jor­na­da de mo­vi­li­za­ción “Man­ten­gan a las Fa­mi­lias Uni­da”s su­mó más de 700 pro­tes­tas en to­do el país.

Des­de Los Án­ge­les y Nue­va York a McA­llen, en Te­xas, de­ce­nas de mi­les sa­lie­ron en re­cha­zo a las po­lí­ti­cas de mano du­ra del go­bierno del presidente Do­nald Trump. Mu­chos iban ves­ti­dos de blan­co y por­ta­ban pan­car­tas en las que se leía “Las fa­mi­lias me­re­cen es­tar uni­das” y “¿Dón­de es­tán los ni­ños?”.

Mien­tras mi­les ma­ni­fes­ta­ban en la ca­pi­tal, el presidente se en­con­tra­ba en su re­sort de golf en Bed­mins­ter, Nue­va Jer­sey.

Las re­des so­cia­les son hu­ma­nas.

Foto: twp

Asis­ten­tes a la mar­cha Man­ten­gan a las Fa­mi­lias Uni­das el sá­ba­do pa­sa­do, en Was­hing­ton.

Foto: twp

Ma­ni­fes­tan­tes con­tra la se­pa­ra­ción fa­mi­liar en La­fa­yet­te Squa­re, el sá­ba­do pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.