De­ma­sia­das pro­me­sas por cum­plir

El ga­na­dor de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les for­ma par­te de un fe­nó­meno glo­bal re­pre­sen­ta­do por el as­cen­so de po­pu­lis­tas

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Con­se­jo Edi­to­rial

Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien el pa­sa­do do­min­go fue ele­gi­do pa­ra ser el pró­xi­mo presidente de Mé­xi­co, es un pro­duc­to de la iz­quier­da po­lí­ti­ca; sin em­bar­go, su vic­to­ria es par­te del fe­nó­meno glo­bal que re­pre­sen­tan en la ac­tua­li­dad lí­de­res po­pu­lis­tas en as­cen­so.

Al igual que mu­chos de ellos, in­clui­do el presidente Trump, el se­ñor Ló­pez Obra­dor pro­me­te de­rro­car al es­ta­blish­ment; di­ce que só­lo él es ca­paz de cum­plir un con­jun­to de pro­me­sas que en reali­dad re­sul­tan ser des­ca­be­lla­das; critica a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a tribunales, a gru­pos de la so­cie­dad ci­vil y a to­dos aque­llos que se atre­van a cues­tio­nar­lo.

Al igual que otros po­pu­lis­tas, el nue­vo lí­der me­xi­cano tam­bién ha si­do va­go y en oca­sio­nes con­tra­dic­to­rio, al ma­ti­zar so­bre po­lí­ti­cas pú­bli­cas que in­ten­ta­rá im­ple­men­tar. Por ejem­plo, in­sis­te en que al lle­gar a la Pre­si­den­cia lle­va­rá a ca­bo una “trans­for­ma­ción”, com­pa­ra­ble a la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co.

En es­te te­ma se­gu­ra­men­te fra­ca­sa­rá. La pre­gun­ta es: ¿qué tan­to da­ño po­drá ha­cer­le al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que le per­mi­tió lle­gar a la Pre­si­den­cia?

Des­pués de ne­gar­se a acep­tar la de­rro­ta en la con­tien­da pre­si­den­cial del 2006, el se­ñor Ló­pez Obra­dor afir­mó, sin prue­bas, que las elec­cio­nes de es­te año se las po­drían ro­bar. Sin em­bar­go, la vo­ta­ción del pa­sa­do do­min­go fue li­bre y la con­tien­da equi­ta­ti­va y sus ri­va­les per­te­ne­cien­tes al es­ta­blish­ment acep­ta­ron rá­pi­da­men­te sus res­pec­ti­vas de­rro­tas.

De con­fir­mar­se los re­sul­ta­dos co­rres­pon­dien­tes al Se­na­do y Cá­ma­ra de Dipu­tados, el se­ñor Ló­pez Obra­dor ten­dría mu­cho más po­der que el que tu­vie­ron los go­bier­nos au­to­crá­ti­cos del si­glo pa­sa­do.

En reali­dad, la di­men­sión de la vic­to­ria del se­ñor Ló­pez Obra­dor se de­be mu­cho más al ma­si­vo re­cha­zo de los me­xi­ca­nos ha­cia los par­ti­dos tra­di­cio­na­les por su in­ca­pa­ci­dad de ter­mi­nar con la co­rrup­ción y la vio­len­cia que por el apo­yo a un po­lí­ti­co de 64 años de edad.

El se­ñor Ló­pez Obra­dor pro­me­tió “eli­mi­nar no re­du­cir” la co­rrup­ción, aun­que no ha di­cho la for­ma en que lo ha­rá. Sim­ple­men­te, él mis­mo se po­ne co­mo ejem­plo.

Go­bier­nos en Amé­ri­ca La­ti­na de­ben evi­tar to­mar me­di­das co­mo las que pro­me­te im­ple­men­tar el se­ñor Ló­pez Obra­dor, pues con ellas ero­sio­na­rían a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y las li­ber­ta­des de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

El se­ñor Ló­pez Obra­dor le ha he­cho una se­rie de pro­me­sas muy am­bi­cio­sas a los me­xi­ca­nos.

¿Qué ha­rá Ló­pez Obra­dor si no pue­de cum­plir sus pro­me­sas?

Foto: reuters

El ga­na­dor de las elec­cio­nes del pa­sa­do do­min­go se di­ri­ge a sus sim­pa­ti­zan­tes en el zó­ca­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.