Una nue­va es­tre­lla, en la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se

Con 28 años, na­ci­da en el Bronx, Oca­sio-Cor­tez ba­tió en las pri­ma­rias de Nue­va York a un pe­so pe­sa­do del Par­ti­do De­mó­cra­ta

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Step­hen Gro­ves

Ha­ce unos días, po­cas per­so­nas fue­ra del Queens y el Bronx sa­bían quién era Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez. Aho­ra le pre­gun­tan so­bre pos­tu­lar­se pa­ra pre­si­den­ta.

La de­mó­cra­ta de 28 años se aca­ba de con­ver­tir en es­tre­lla po­lí­ti­ca des­pués de ba­tir a uno de lí­de­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta en el Con­gre­so, Jo­seph Crow­ley (56), en las pri­ma­rias de Nue­va York. Quie­re jus­ti­cia so­cial, lu­char con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, de­re­chos pa­ra la co­mu­ni­dad de gais, les­bia­nas, bi­se­xua­les y tran­se­xua­les, se­gu­ro mé­di­co uni­ver­sal y edu­ca­ción al al­can­ce de los bol­si­llos de to­dos.

La de Oca­sio, re­cuer­da a la re­vo­lu­ción que vi­vió Es­ta­dos Uni­dos en el 2004 con el as­cen­so de Ba­rack Oba­ma. Oca­sio, del par­ti­do So­cia­lis­tas De­mo­crá­ti­cos de Amé­ri­ca (DSA), mez­cló la vie­ja es­tra­te­gia de ir puer­ta por puer­ta con el uso de Fa­ce­book, Twit­ter e Ins­ta­gram pa­ra ha­cer su cam­pa­ña.

“Te­ne­mos que pre­sen­tar un plan y una vi­sión en la cual la gen­te pue­da creer”, di­jo Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez en en­tre­vis­ta con la televisora MSNBC. “Y en­re­dar­se en pe­leas por Twit­ter con el presidente Trump no es pre­ci­sa­men­te la ma­ne­ra de pro­gre­sar co­mo na­ción”.

Sin ape­nas fi­nan­cia­ción y con to­do el apa­ra­to del par­ti­do en con­tra, Oca­sio-Cor­tez de­rro­tó a Crow­ley en un dis­tri­to que in­clu­ye par­tes de los ba­rrios neo­yor­qui­nos, de­rri­ban­do a un fa­vo­ri­to a su­ce­der a Nancy Pe­lo­si co­mo lí­der del par­ti­do en el Con­gre­so.

Has­ta ha­ce dos se­ma­nas, Oca­sio no te­nía pá­gi­na en Wi­ki­pe­dia. Hoy, su ca­ra no de­ja de apa­re­cer en te­le­vi­sión, In­ter­net y pren­sa. A sus 28 años, se­rá la le­gis­la­do­ra más jo­ven si ven­ce al re­pu­bli­cano Ant­hony Pap­pas en no­viem­bre. Can­di­da­ta de­bu­tan­te, a me­dia­dos del año pa­sa­do to­da­vía, tra­ba­ja­ba co­mo me­se­ra en un bar.

Ac­ti­vis­ta a fa­vor de los in­mi­gran­tes, Oca­sio-Cor­tez, na­ci­da en el Bronx, via­jó a Te­xas el do­min­go pa­sa­do pa­ra su­mar­se a las pro­tes­tas con­tra la po­lí­ti­ca re­pre­si­va de “to­le­ran­cia ce­ro” del go­bierno de Trump.

An­tes de la elec­ción pri­ma­ria, di­jo a la re­vis­ta New York que si bien la se­pa­ra­ción de fa­mi­lias es un ac­to es­pe­cial­men­te “bár­ba­ro”, el ICE tie­ne una “his­to­ria do­cu­men­ta­da de abu­so se­xual, muer­tes injustificadas y prác­ti­cas con­tra­rias a la éti­ca”.

Oca­sio-Cor­tez tie­ne un tí­tu­lo en Eco­no­mía y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton. En su épo­ca de es­tu­dian­te, co­la­bo­ró con el se­na­dor Ed­ward Ken­nedy en asun­tos de in­mi­gra­ción.

Hi­ja de puer­to­rri­que­ños, su pa­dre mu­rió cuan­do ella es­ta­ba en la uni­ver­si­dad, y em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo me­se­ra des­pués de su gra­dua­ción pa­ra com­ple­men­tar los in­gre­sos de su ma­dre, tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca y con­duc­to­ra de au­to­bús.

Oca­sio, quien hi­zo cam­pa­ña por Ber­nie San­ders en el 2016, di­jo a CNN el pa­sa­do miér­co­les que apo­ya­rá al candidato pre­si­den­cial de­mó­cra­ta en el 2020, quien­quie­ra que sea. “Creo que es­ta­mos en un mo­men­to en el que de­be­mos apo­yar ab­so­lu­ta­men­te al candidato de­mó­cra­ta con­tra el presidente Trump, ab­so­lu­ta­men­te, sin cues­tio­na­mien­tos”.

La mu­je­res co­mo yo se su­po­ne que no nos pre­sen­ta­mos a elec­cio­nes; no ven­go de una fa­mi­lia ri­ca ni po­de­ro­sa”.

Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez, re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta por Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.