El Mun­dial del amor

Li­gues en la fies­ta del fut­bol.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Amie Fe­rris-Rot­man

Pa­ra Kat­ya, una es­tu­dian­te ru­sa de 20 años, el Mun­dial ha re­sul­ta­do muy atrac­ti­vo por­que ha po­di­do co­no­cer a tu­ris­tas de va­rias par­tes del mundo. Uno de ellos es un jo­ven in­ge­nie­ro me­xi­cano lla­ma­do Axel.

La pa­re­ja se co­no­ció en un con­cu­rri­do bar de Mos­cú a mi­tad de la Co­pa del Mundo, cuan­do el equi­po na­cio­nal de Axel, Mé­xi­co, to­da­vía te­nía una opor­tu­ni­dad de se­guir avan­zan­do. “Lo pri­me­ro que no­té fue que él se veía di­fe­ren­te”, di­ce Kat­ya.

Axel, de 25 años, nun­ca ha­bía es­ta­do en Ru­sia. “Te­nía mie­do de que mi piel os­cu­ra me me­tie­ra en pro­ble­mas”, di­jo di­ri­gien­do su mi­ra­da ha­cia su nue­va no­via. “Pe­ro ha si­do ge­nial. No sien­to que es­té en Ru­sia”.

“Los ex­tran­je­ros son ama­bles”, di­ce Kat­ya. “No co­mo nuestros hom­bres”.

De ma­ne­ra ju­gue­to­na, Axel em­pu­ja a la es­tu­dian­te de Eco­no­mía de sus cos­ti­llas. “Es cier­to”, di­ce Kat­ya, gi­ran­do sua­ve­men­te su ca­be­llo ru­bio con un de­do. “Los hom­bres ru­sos no tra­tan bien a las chicas ru­sas. Cuan­do se acer­can a mí, les in­si­núo un ¡adiós!”.

Los dos se co­mu­ni­can con un in­glés po­co flui­do, aun­que Axel lo ha­bla me­jor. Des­pués de co­no­cer­se, Kat­ya quie­re apren­der es­pa­ñol. Los tor­to­li­tos pla­nean un via­je al ex­tran­je­ro des­pués de que Axel re­gre­se a ca­sa en una se­ma­na.

La pa­re­ja es una más de las que se han for­ma­do du­ran­te el even­to de­por­ti­vo más gran­de del mundo. A Ru­sia han lle­ga­do apro­xi­ma­da­men­te 3 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les.

Des­de que ini­ció el Mun­dial, las ope­ra­do­ras de em­pre­sas de te­le­fo­nía ce­lu­lar ru­sas han de­tec­ta­do un in­cre­men­to de 11 ve­ces en el uso de la apli­ca­ción de ci­tas Tin­der, y al­gu­nas em­ba­ja­das, es­pe­cial­men­te la de Tú­nez, es­tán re­ci­bien­do una importante can­ti­dad de so­li­ci­tu­des de ma­tri­mo­nio, lo mis­mo de sus pro­pios ciu­da­da­nos co­mo de mu­je­res ru­sas.

Gru­pos de fa­ná­ti­cos del fut­bol ét­ni­ca­men­te di­ver­sos han traí­do a las ca­lles de Mos­cú nue­vos idio­mas, mú­si­ca y bai­les, pro­vo­can­do de ma­ne­ra es­pon­tá­nea fies­tas al ai­re li­bre que no se veían en la ca­pi­tal de Ru­sia, in­yec­tan­do al ai­re ca­lien­te una bue­na do­sis de euforia. Los ru­sos no es­tán acos­tum­bra­dos a ver a tan­tos ex­tran­je­ros de tan­tos lu­ga­res, es­pe­cial­men­te en su pro­pio país.

RU­SIA ABRA­ZA AL MUNDO

Pe­ro más allá de una fre­né­ti­ca mez­cla de hor­mo­nas y al­cohol, hay una in­ten­sa cu­rio­si­dad en el mundo ex­te­rior por lo que ocu­rre en la política ru­sa.

Los úl­ti­mos cua­tro años han si­do ca­rac­te­rís­ti­cos de un ais­la­mien­to po­lí­ti­co ya que los la­zos en­tre Ru­sia y Oc­ci­den­te se hun­die­ron en los ni­ve­les más ba­jos des­de la Gue­rra Fría, de­bi­do a los ca­sos de Ucra­nia y Siria.

No es ex­tra­ño es­cu­char en­tre ru­sos ha­cer una com­pa­ra­ción en­tre la Co­pa Mun­dial de Ru­sia con el Fes­ti­val de la Ju­ven­tud de Mos­cú de 1957, cuan­do la Unión So­vié­ti­ca re­ci­bió, por pri­me­ra vez, a una enor­me can­ti­dad de ex­tran­je­ros. La fies­ta, par­te del des­hie­lo de Ni­ki­ta Kh­rush­chev des­pués de años de re­pre­sión es­ta­li­nis­ta, fue un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria so­vié­ti­ca.

“En­ton­ces, co­mo aho­ra, era ne­ce­sa­rio abrir el país al mundo”, co­men­ta la le­gis­la­do­ra Svetla­na Zhu­ro­va, quien es la vicepresidenta del co­mi­té par­la­men­ta­rio so­bre asun­tos in­ter­na­cio­na­les.

Los re­la­tos del fes­ti­val de 1957 guar­dan un sor­pren­den­te pa­re­ci­do con la Co­pa del Mundo, por ejem­plo, la ins­ta­la­ción de fa­ro­las en áreas pea­to­na­les pa­ra ilu­mi­nar me­jor las ca­ras de los juer­guis­tas. Des­pués de que ter­mi­nó el fes­ti­val mu­si­cal, en las ca­lles se veían ni­ños bi­rra­cia­les a los que se les lla­mó los “ni­ños del fes­ti­val”.

“Tal vez ve­re­mos ese ti­po de sor­pre­sas des­pués de es­te cam­peo­na­to”, di­jo Zhu­ro­va, son­rien­do. “Las re­la­cio­nes ro­mán­ti­cas, las amis­ta­des, to­do es­to es po­si­ti­vo. (Los ex­tran­je­ros) es­tán aquí por muy po­co tiem­po, pe­ro el im­pac­to es enor­me”.

Ve­re­mos si Axel y Kat­ya tie­nen un “ni­ño del Mun­dial”.

Te­nía mie­do de que mi piel os­cu­ra me me­tie­ra en pro­ble­mas pe­ro ha si­do ge­nial. No sien­to que es­té en Ru­sia”.

Axel,

tu­ris­ta me­xi­cano

Fo­to: ap

Una pa­re­ja be­sán­do­se en la ori­lla del río In­sar, en la ciu­dad Saransk.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.