La es­pe­ran­za in­fan­til no fue aba­ti­da gra­cias a Eka­pol

Có­mo un ex­mon­je de 25 años man­tu­vo con vi­da a un equi­po de fut­bol tai­lan­dés

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Shi­ba­ni Mah­ta­ni

EL ENTRENADOR de un equi­po de fut­bol tai­lan­dés pa­só la ma­ña­na del 23 de ju­nio dan­do ins­truc­cio­nes a su jo­ven asis­ten­te pa­ra cum­plir con una ta­rea muy importante: cui­dar a los chi­cos.

Esa ma­ña­na, Nop­pa­rat Khant­ha­vong, el di­rec­tor téc­ni­co de 37 años del equi­po de fut­bol Moo Pa (Ja­ba­líes), te­nía una ci­ta. Eka­pol Chant­ha­wong, su asis­ten­te, lle­va­ría a los chi­cos a una can­cha de fut­bol en­cla­va­da jun­to a la ca­de­na mon­ta­ño­sa Doi Nang Non, una for­ma­ción con va­rios sal­tos de agua y cuevas que se ex­tien­de en la fron­te­ra en­tre Tai­lan­dia y Myan­mar.

“Cuan­do sal­gan a re­co­rrer el lu­gar, ase­gú­ra­te de an­dar en bi­ci­cle­ta de­trás de ellos, pa­ra po­der se­guir­los con aten­ción”, es­cri­bió en un men­sa­je de Fa­ce­book que com­par­tió con The Was­hing­ton Post.

Eka­pol en­tre­na a los chi­cos más jó­ve­nes, por lo que Nop­pa­rat le di­jo que lle­va­ra a al­gu­nos de los chi­cos del equi­po más ve­te­ra­nos pa­ra que le ayu­dar a vi­gi­lar.

“Cuí­da­te”, es­cri­bió en otro men­sa­je.

Las ho­ras que si­guie­ron las co­no­ce to­do el mundo: una dra­má­ti­ca bús­que­da que tar­dó nue­ve días y que con­clu­yó de ma­ne­ra exi­to­sa y fe­liz. La mis­ma can­ti­dad de días en los que los ni­ños per­ma­ne­cie­ron ha­ci­na­dos en una pe­que­ña ele­va­ción de tie­rra en­lo­da­da y ro­dea­da por la cre­ci­da de agua que ter­mi­nó por inun­dar la cue­va Tham Luang. El úni­co adul­to atra­pa­do con los me­no­res, el ex mon­je no­vi­cio Eka­pol, de 25 años, fue un per­so­na­je cen­tral en la his­to­ria dra­má­ti­ca.

Los es­fuer­zos pa­ra res­ca­tar a los ni­ños in­vo­lu­cra­ron a un equi­po que fue cre­cien­do con­for­me pa­sa­ban las ho­ras, y fue in­te­gra­do por bu­cea­do­res, in­ge­nie­ros, per­so­nal mi­li­tar y vo­lun­ta­rios de to­do el mundo, in­clu­yen­do al fun­da­dor de Tes­la y Spa­ceX, Elon Musk.

Hay dis­tin­tas opiniones so­bre la de­ci­sión que to­mó Eka­pol, que in­gre­só el 30 de ju­nio a la cue­va con los ni­ños.

Al­gu­nos lo res­pon­sa­bi­li­zan por ha­ber he­cho in­gre­sar a los ni­ños a la cue­va, en una épo­ca del año po­co re­co­men­da­ble. In­clu­so, un le­tre­ro a la en­tra­da de la mis­ma, lo ad­vier­te. Es­tos crí­ti­co con­clu­yen que Eka­pol de­be­ría ha­ber­lo sa­bi­do.

DU­DAS SO­BRE EL COM­POR­TA­MIEN­TO DE EKA­POL

Pe­ro pa­ra mu­chas per­so­nas de Tai­lan­dia, Eka­pol, que aban­do­nó su vi­da mo­nás­ti­ca ha­ce tres años y po­co tiem­po des­pués se in­cor­po­ró a los Ja­ba­líes co­mo asis­ten­te del cuer­po téc­ni­co, es ca­si una fuer­za di­vi­na que fue en­via­da pa­ra pro­te­ger a los ni­ños du­ran­te el cal­va­rio que vi­vie­ron.

En una fo­to­gra­fía que se vi­ra­li­zó, pue­de ver­se a Eka­pol sen­ta­do en po­si­ción de lo­to, co­mo ha­cen los mon­jes cuan­do me­di­tan, con 12 pe­que­ños ja­ba­líes en sus bra­zos.

Se­gún los ofi­cia­les del rescate, Eka­pol era uno de los más dé­bi­les del gru­po, en par­te, por­que en los pri­me­ros días les dio a los chi­cos la ra­ción de co­mi­da y de agua que lle­va­ba con­si­go. Tam­bién les en­se­ñó a los chi­cos a me­di­tar y a con­ser­var la ma­yor can­ti­dad de ener­gía has­ta que los en­con­tra­ran.

“Si Eka­pol no hu­bie­ra ido con ellos, ¿qué le ha­bría pa­sa­do a mi hi­jo?”, di­jo en una en­tre­vis­ta con un ca­nal de te­le­vi­sión tai­lan­dés la ma­dre de Porn­chai Kham­luang, uno de los ni­ños que per­ma­ne­ció atra­pa­do en la cue­va. “Cuan­do sal­ga, ten­dre­mos que ayu­dar­lo a sa­nar su co­ra­zón. Que­ri­do Ek, yo nun­ca te cul­pa­ría”.

Se­gún sus ami­gos, Eka­pol es un huér­fano que per­dió a sus pa­dres cuan­do te­nía 10 años. Des­pués se ini­ció pa­ra ser mon­je, pe­ro de­jó el mo­nas­te­rio pa­ra cui­dar a su abue­la en­fer­ma en Mae Sai, al nor­te de Tai­lan­dia. Allí di­vi­dió su tiem­po tra­ba­jan­do co­mo asis­ten­te en el tem­plo del mo­nas­te­rio y en­tre­nan­do al equi­po Moo Pa, que ha­bía si­do re­cien­te­men­te con­for­ma­do. Eka­pol lo­gró cons­truir una fuer­te afi­ni­dad con los ni­ños, mu­chos de los cua­les na­cie­ron po­bres o per­te­ne­cen a mi­no­rías ét­ni­cas sin Es­ta­do, fre­cuen­tes en esa zo­na fron­te­ri­za en­tre Myan­mar y Tai­lan­dia.

“Los ama­ba más que a sí mis­mo”, di­ce Joy Kham­pai, un ami­go de lar­ga da­ta de Eka­pol que tra­ba­ja en un stand de ca­fé en el mo­nas­te­rio de Mae Sai. “No to­ma, no fu­ma. Es una per­so­na que se cui­da y que les en­se­ña a los chi­cos a ha­cer lo mis­mo”.

EL FUT­BOL CO­MO IN­CEN­TI­VO

Eka­pol ayu­dó a Nop­pa­rat, el di­rec­tor téc­ni­co, a di­se­ñar un sis­te­ma en el que la pa­sión de los chi­cos por el fut­bol pu­die­ra mo­ti­var­los a des­ta­car­se en sus es­tu­dios. Si ob­te­nían ca­li­fi­ca­cio­nes no­ta­bles en la es­cue­la, les re­ga­la­ban pro­duc­tos re­la­cio­na­dos con el fut­bol, co­mo por ejem­plo, ta­cho­nes pa­ra sus za­pa­tos o pan­ta­lo­nes cor­tos.

Am­bos per­so­na­jes han pa­sa­do mu­cho tiem­po bus­can­do pa­tro­ci­na­do­res y han uti­li­za­do al equi­po Moo Pa pa­ra de­mos­trar­les a los ni­ños que podían con­ver­tir­se per­so­na­jes re­co­no­ci­dos en la ciu­dad y que, in­clu­so, al­gún día po­drán con­ver­tir­se en ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les.

“Les dio mu­cho de sí a ellos”, di­ce Nop­pa­rat. Cuan­do los pa­dres no podían, pa­sa­ba a bus­car a los chi­cos y los lle­va­ba de vuel­ta a sus ca­sas, y se ha­cía res­pon­sa­ble de ellos co­mo si fue­ran su pro­pia fa­mi­lia.

El tris­te sá­ba­do de ha­ce dos se­ma­nas, Nop­pa­rat no sa­bía a dón­de iría Eka­pol con el equi­po de fut­bol, pe­ro pen­só que de­jar­lo li­de­rar so­lo a los ni­ños re­pre­sen­ta­ría to­do un apren­di­za­je pa­ra el ex­mon­je.

Co­mo el equi­po de ma­yo­res de los Ja­ba­líes te­nía un par­ti­do esa no­che, Nop­pa­rat no es­tu­vo pen­dien­te de su te­lé­fono ce­lu­lar. Lo ha­bía re­vi­sa­do a las 7 de la no­che, y des­cu­brió que te­nía al me­nos 20 lla­ma­das de los pa­dres, que es­ta­ban preo­cu­pa­dos por­que los ni­ños no ha­bían re­gre­sa­do a sus ca­sas. En­ton­ces lla­mó de­ses­pe­ra­da­men­te a Eka­pol y a va­rios de los ni­ños, pe­ro só­lo pu­do ha­blar con Song­pol Kant­ha­wong, uno de los ju­ga­do­res, de 13 años, cu­ya ma­dre lo ha­bía ido a bus­car des­pués del en­tre­na­mien­to. El chi­co le di­jo a Nop­pa­rat que el equi­po se ha­bía ido a ex­plo­rar las cuevas de Tham Luang. El entrenador se di­ri­gió en­se­gui­da al lu­gar, y so­lo en­con­tró bi­ci­cle­tas y mo­chi­las aban­do­na­das en la en­tra­da, y vio que el agua se fil­tra­ba por el ca­mino en­lo­da­do.

“Gri­té ‘¡Ek! ¡Ek! ¡Ek!’”, di­ce Nop­pa­rat. “Se me con­ge­ló to­do el cuer­po”.

En la ma­ña­na del sá­ba­do, la Ma­ri­na tai­lan­de­sa pu­bli­có fotos de car­tas es­cri­tas por el gru­po a su fa­mi­lia y al mundo ex­te­rior. Eka­pol, que tra­zó unos ga­ra­ba­tos so­bre un tro­zo de pa­pel ama­ri­llen­to ex­traí­do de un cua­derno, fue bre­ve, pe­ro in­clu­yó una pro­me­sa y una dis­cul­pa.

“Pro­me­to dar­les a los chi­cos el me­jor de los cui­da­dos”, es­cri­bió. “Quie­ro agra­de­cer por to­do el apo­yo, y quie­ro pe­dir dis­cul­pas”.

Fo­to: afp

Eka­pol Chant­ha­wong con un in­te­gran­te del equi­po de los Ja­ba­líes.

Fotos: afp

Cap­tu­ra de vi­deo pro­por­cio­na­do por la pá­gi­na de Fa­ce­book de la Ma­ri­na Real Tai­lan­de­sa, los ni­ños son­ríen tras ser res­ca­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.