Juez con­ser­va­dor po­ne en ries­go de­re­chos

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos no­mi­na al juez Ka­va­naugh pa­ra ocu­par un asien­to en la Cor­te Su­pre­ma

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Da­na Mil­bank

Ho­ras an­tes de que el pre­si­den­te Trump re­ve­la­ra el nom­bre de su can­di­da­to pa­ra ocu­par un si­llón de la Cor­te Su­pre­ma, la Ca­sa Blan­ca hi­zo un anun­cio cu­rio­so.

Un vo­ce­ro de Trump di­jo que el se­na­dor re­pu­bli­cano Jon Kyl, un ca­bil­de­ro de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, se­ría el en­car­ga­do de pre­sen­tar al no­mi­na­do del pre­si­den­te en el Se­na­do.

¿Por qué la Ca­sa Blan­ca pon­dría la ba­ta­lla de la no­mi­na­ción en ma­nos de un hom­bre que se bur­ló del Oba­ma­ca­re (ley de Cui­da­do de Sa­lud Ase­qui­ble), y que el año pa­sa­do fue un ca­bil­de­ro que lu­chó por man­te­ner los pre­cios al­tos de las me­di­ci­nas?

To­do lo an­te­rior tie­ne sen­ti­do. Al pro­po­ner al juez Brett Ka­va­naugh pa­ra ocu­par el si­llón que de­ja­rá li­bre el juez Ken­nedy en la Cor­te Su­pre­ma, Trump ga­ran­ti­za que la aten­ción mé­di­ca es­té en el cen­tro del de­ba­te du­ran­te su con­fir­ma­ción en el Se­na­do.

Los de­mó­cra­tas del Se­na­do no tie­nen el su­fi­cien­te po­der pa­ra re­ver­tir la propuesta de Trump ni los vo­tos pa­ra de­rro­tar­la. Pe­ro pue­den usar el de­ba­te de con­fir­ma­ción pa­ra re­gre­sar la aten­ción pú­bli­ca al Oba­ma­ca­re y con ello, ren­ta­bi­li­zar las cam­pa­ñas elec­to­ra­les pa­ra las elec­cio­nes de me­dio tér­mino. Así que Trump, a tra­vés de la no­mi­na­ción de Brett Ka­va­naugh, le ha­ce el tra­ba­jo a los de­mó­cra­tas.

LOS DE­RE­CHOS GA­NA­DOS, EN RIES­GO

A lar­go pla­zo, Ka­va­naugh po­dría mo­di­fi­car la ju­ris­pru­den­cia que du­ran­te dé­ca­das ha per­mi­ti­do el abor­to, los de­re­chos de los homosexuales, los de­re­chos de vo­to, el di­ne­ro en la política, las ar­mas de fue­go, la au­to­ri­dad pre­si­den­cial y mu­chos temas más. Sin em­bar­go, su im­pac­to más in­me­dia­to po­dría ser en la aten­ción mé­di­ca.

Na­tu­ral­men­te, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes de la even­tual con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh es que se una a la ma­yo­ría con­ser­va­do­ra pa­ra echar aba­jo la ley Roe vs Wa­de (el nom­bre del ca­so ju­di­cial por el cual se re­co­no­ció, en 1973, el de­re­cho a la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo o abor­to in­du­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos).

PER­FIL

Ka­va­naugh, de 53 años, na­ció en Was­hing­ton, y ha vi­vi­do ahí prác­ti­ca­men­te to­da su vi­da.

Es hi­jo úni­co, que da el cré­di­to a su ma­dre por su pro­fe­sión. Mart­ha Ka­va­naugh da­ba cla­ses de his­to­ria en se­cun­da­ria an­tes de vol­ver a es­tu­diar pa­ra ob­te­ner un tí­tu­lo en le­yes. Pos­te­rior­men­te se con­vir­tió en fis­cal y juez en Mary­land. Es pa­dre de dos ni­ñas y es entrenador de sus equi­pos de ba­lon­ces­to. Al igual que Ka­va­naugh, su es­po­sa Ash­ley tra­ba­jó en la Ca­sa Blan­ca du­ran­te la Pre­si­den­cia de Geor­ge W. Bush.

Fo­to: ap

Brett M. Ka­va­naugh jun­to a su fa­mi­lia y el pre­si­den­te Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.