Aho­ra, Oba­ma y Bi­den son de­tec­ti­ves

Es­te th­ri­ller de mis­te­rio reúne al ex vi­ce­pre­si­den­te y al ex­pre­si­den­te pa­ra una ma­si­fi­ca­ción política lle­na de sus­pen­so, in­tri­ga y ri­sas

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Mau­reen Co­rri­gan

¿Es me­ra coin­ci­den­cia o el co­mien­zo de una ten­den­cia? Pri­me­ro, el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton se es­tre­nó en el mundo de la fic­ción li­te­ra­ria con la ayu­da de un ex­per­to en tra­mas po­li­cía­cos, Ja­mes Patterson, a tra­vés de la no­ve­la El pre­si­den­te ha des­apa­re­ci­do (The Pre­si­dent is Mis­sing). La obra re­fle­ja lo que el mis­mo tí­tu­lo in­di­ca y ocu­rre du­ran­te una importante cri­sis glo­bal.

Aho­ra, el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y el ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den han si­do re­ima­gi­na­dos co­mo un di­ná­mi­co dúo de de­tec­ti­ves en un th­ri­ller en for­ma­to de cómic lla­ma­do Ho­pe Ne­ver Dies (La es­pe­ran­za nun­ca mue­re) de An­drew Shaf­fer en don­de abor­da la epi­de­mia de opioi­des.

Si el pró­xi­mo año, Jimmy Car­ter apa­re­ce co­mo el au­tor o es­tre­lla de una no­ve­la de sus­pen­se, sa­bre­mos que estaremos pre­sen­cian­do el sur­gi­mien­to de una mo­da o gé­ne­ro li­te­ra­rio en la que los expresidentes y vi­ce­pre­si­den­tes de­mó­cra­tas re­gre­san al po­der pa­ra arre­glar los pro­ble­mas del mundo.

The Pre­si­dent Is Mis­sing es una his­to­ria sim­ple. Clin­ton y Patterson dan vi­da a un ima­gi­na­rio man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se de nom­bre Jo­nat­han Dun­can. En la his­to­ria, su­mer­gen al lec­tor en in­tere­san­tes se­cre­tos so­bre la for­ma en que se mue­ven los hi­los en la Ca­sa Blan­ca. Des­afor­tu­na­da­men­te, no se pue­de de­cir lo mis­mo de la tra­ma so­ño­lien­ta de Ho­pe Ne­ver Dies.

La pre­mi­sa ini­cial es que un ve­te­rano con­duc­tor de la red es­ta­tal in­ter­ur­ba­na de tre­nes Am­trak, que ope­ra la ru­ta en­tre De­la­wa­re y Was­hing­ton, y de quien Bi­den se hi­zo ami­go du­ran­te sus lar­gos años en el Se­na­do, es en­con­tra­do muer­to en un tra­mo de­sier­to de la vía del tren a las afue­ras de Wil­ming­ton. Da­do que se en­cuen­tra un so­bre de he­roí­na en el bol­si­llo del muer­to, la po­li­cía cree que se des­ma­yó y se tra­ta só­lo de una víc­ti­ma más de las dro­gas. Pe­ro Bi­den no pue­de creer­lo. Abu­rri­do de su vi­da des­pués de la vi­ce­pre­si­den­cia, de to­mar sies­tas y es­pe­rar que su ex-BFF best friends fo­re­ver (me­jo­res ami­gos pa­ra siem­pre), el tro­ta­mun­dos, Ba­rack, lla­me, Bi­den apro­ve­cha la opor­tu­ni­dad pa­ra ser útil. Re­co­rre los al­re­de­do­res de las ta­ber­nas don­de ven­den ha­chís de Wil­ming­ton, lle­van­do a ca­bo una tor­pe in­ves­ti­ga­ción so­bre quién dro­gó y arro­jó a su vie­jo ami­go con­duc­tor de Am­trak a las vías.

El gan­cho de tra­ma es que Bi­den no va so­lo por mu­cho tiem­po. De he­cho, el ase­si­na­to sim­ple­men­te sir­ve co­mo una ex­cu­sa pa­ra re­unir a Joe y Oba­ma. To­da la atrac­ción de Ho­pe Ne­ver Dies es­tá al­ber­ga­da en la bri­llan­te ilus­tra­ción de por­ta­da de es­ta no­ve­la de bol­si­llo: Joe ha­cien­do mue­cas al vo­lan­te de su au­to­mó­vil de­por­ti­vo, con Ba­rack de pie a su la­do en el asien­to de co­pi­lo­to, sos­te­ni­do y apun­tan­do con el bra­zo de­re­cho ha­cia el fren­te. De esa ima­gen se pue­de es­cu­char un: “¡Sí, po­de­mos re­sol­ver es­te cri­men!”. En ver­dad, por sí so­la la ima­gen de la por­ta­da va­le la pe­na com­prar el cómic.

Al­gu­nos as­pec­tos de es­ta no­ve­la re­sul­tan de­ma­sia­do in­cré­du­los. Por ejem­plo, cuan­do Ba­rack y Joe se ven obli­ga­dos a com­par­tir una ca­ma do­ble en un mo­tel de ma­la muer­te mien­tras se es­con­den de los de­lin­cuen­tes y del Ser­vi­cio Se­cre­to.

EN LO LI­GE­RO ES­TÁ LA CLA­VE

Co­mo sue­le ser el ca­so con la screw­ball co­medy (co­me­dia lo­ca o zig­za­guean­te), los epi­so­dios más li­ge­ros son los más divertidos. Por ejem­plo, una es­ce­na de per­se­cu­ción en la que Bi­den y Oba­ma, jun­to con el úni­co agen­te del Ser­vi­cio Se­cre­to del pre­si­den­te aga­za­pa­do en el asien­to tra­se­ro, ba­jan ve­loz­men­te por un ca­mino ru­ral, tra­tan­do de atra­par a un miem­bro de una pan­di­lla de mo­to­ci­clis­tas que po­dría es­tar in­vo­lu­cra­do en el ase­si­na­to. Bi­den, quien con­du­ce, di­ce: “La mo­to­ci­cle­ta gi­ró en torno a un se­dán con pla­cas de Ver­mont e hi­ce lo mis­mo. Cuan­do pa­sa­mos el se­dán, vis­lum­bré un pe­que­ño me­chón de pe­lo blan­co aso­mán­do­se por la ventana. La ca­be­za del con­duc­tor es­ta­ba muy ba­ja, era un mi­la­gro que él pu­die­ra ver. Un par de ma­nos hue­su­das col­ga­ban del vo­lan­te co­mo fi­gu­ras de Ha­llo­ween”. “To­dos sa­lu­den a Ber­nie (San­ders)”, di­je.

Yo me reí, pe­ro si no lo hi­cis­te, tal vez es­te ju­gue­teo, dul­ce­men­te ton­to co­mo es, no sea pa­ra ti. La pa­la­bra es que “la es­pe­ran­za nun­ca mue­re” es só­lo la pri­me­ra de una se­rie pro­yec­ta­da de mis­te­rios Oba­ma-Bi­den. Eso pue­de ser de­ma­sia­do de es­te bro­man­ce in­clu­so pa­ra aque­llos que pien­san que la úl­ti­ma ad­mi­nis­tra­ción fue de lo que es­tán he­chos los sue­ños.

Fo­to: twp

“Ho­pe ne­ver dies”, de An­drew Shaf­fer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.