La vi­da en la fron­te­ra

Un fo­tó­gra­fo se en­cuen­tra con el mie­do y la an­gus­tia de los in­mi­gran­tes.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Sal­wan Geor­ges

A fi­na­les de ju­nio del 2017 me fui al sur de Te­xas pa­ra ver la fron­te­ra mas de cer­ca, em­pe­zan­do en McA­llen, don­de aca­ban tan­tos in­mi­gran­tes des­pués de cru­zar el río. Es una ciu­dad con mu­chos res­tau­ran­tes me­xi­ca­nos y don­de ca­si to­das las ca­de­nas de ra­dio son de ha­bla his­pa­na. Mien­tras es­ta­ba allí es­pe­ra­ba te­ner una bue­na idea de la ciu­dad y su gen­te, pe­ro mien­tras ex­plo­ra­ba, no me sen­tía co­mo si es­tu­vie­ra en Es­ta­dos Uni­dos, sino en Mé­xi­co.

Acom­pa­ñé a Mar­le­ne Cas­tro, agen­te del Bor­der Pa­trol (Pa­tru­lla Fron­te­ri­za) al sec­tor Río Gran­de y ella co­men­tó que en un día tan ca­lu­ro­so en pleno verano di­fí­cil­men­te ve­ría­mos a al­gún in­mi­gran­te ha­cien­do el in­ten­to de cru­zar la fron­te­ra. Pe­ro lue­go vi­mos a dos mu­je­res, una con un be­bé y al ver nues­tro co­che se die­ron a la fu­ga. Por po­co se cae el be­bé de los bra­zos de la ma­má y Cas­tro, ha­blan­do en es­pa­ñol, las in­ten­ta tran­qui­li­zar pro­me­tien­do que es­ta­rían bien y les ofre­ce agua. Po­co des­pués lle­ga otro agen­te. Las in­te­rro­ga mien­tras que Mar­le­ne me per­mi­te ha­cer­les al­gu­nas pre­gun­tas a ellas, que son de Ju­tia­pa, fron­te­ra en­tre Gua­te­ma­la con El Sal­va­dor. Se tra­ta de Ka­ri­na Ló­pez, la ma­dre, de 23 años, su ni­ña de dos y su so­bri­na de ape­nas 16 años.

Los agen­tes les pi­den co­lo­car to­das sus per­te­nen­cias —in­clu­so las agu­je­tas y li­gas de pe­lo— en una bol­sa de plás­ti­co. Al­go ru­ti­na­rio pa­ra los agen­tes. Por mi par­te, to­mo fo­to­gra­fías y lue­go ten­go ga­nas de llo­rar. És­ta fue la pri­me­ra vez

que do­cu­men­té un cru­ce de fron­te­ra. Es di­fe­ren­te cuan­do es­tás allí. Eres par­te de eso. Me so­li­da­ri­cé con Ló­pez y su fa­mi­lia por­que yo ha­bía si­do in­mi­gran­te y re­fu­gia­do tam­bién, des­de Iraq hi­ce un via­je igual de di­fí­cil cuan­do mi fa­mi­lia hu­yó de su país en bus­ca de una vi­da mejor.

Ca­si un año des­pués de to­mar es­tas imá­ge­nes de la fron­te­ra las pu­bli­co con el pro­pó­si­to de con­mo­ver a los po­lí­ti­cos y ciu­da­da­nos pa­ra que ellos de­nun­cien la po­lí­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, una po­lí­ti­ca que se­pa­ra a las fa­mi- lias sin pa­pe­les. Se­pa­rar a los ni­ños de sus pa­dres es una nue­va es­tra­te­gia; lo que no es na­da nue­vo es ver có­mo la gen­te de­ses­pe­ra­da in­ten­ta in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, una co­sa que aho­ra ha cam­bia­do es que más es­ta­dou­ni­den­ses se han vis­to obli­ga­dos a ac­tuar en nom­bre de es­tas fa­mi­lias pa­ra exi­gir ac­cio­nes. Pue­de que ha­ya o no un ver­da­de­ro cam­bio, lo que sí he­mos de ha­cer los pe­rio­dis­tas es es­tar pre­sen­tes en la fron­te­ra, com­par­tien­do es­tas fo­tos e imá­ge­nes con el res­to del mun­do.

La hi­ja de Ló­pez la su­je­ta del pan­ta­lón cuan­do es in­te­rro­ga­da por los agen­tes de la pa­tru­lla fron­te­ri­za.

Un niño sal­va­do­re­ño rom­pe en llan­to cuan­do es arres­ta­do en McA­llen en 2017.

Al­gu­nos gran­je­ros asis­ten a una subas­ta de ga­na­do en Río Gran­de.

Ló­pez al ser de­te­ni­da.

Fo­tos: sal­wan geor­ges

Una pa­tru­lla re­co­rre el Río Gran­de.

Mar­le­ne Cas­tro, agen­te de la pa­tru­lla fron­te­ri­za bus­ca hue­llas pa­ra de­ter­mi­nar el pa­so que si­guen los imi­gran­tes ile­ga­les.

Ka­ri­na Ló­pez con su hi­ja en McA­llen en 2017, las dos fue­ron de­te­ni­das.

Her­ma­nas ge­me­las arrres­ta­das en la fron­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.