The West Wing pro­du­ce nos­tal­gia

La fic­ción de la se­rie es más creí­ble que Trump.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Za­chary Pin­cus-Roth

La pa­sa­da pri­ma­ve­ra, Paul y Shir­ley Attry­de ma­ne­ja­ron des­de Dur­ham, Ca­ro­li­na del Nor­te, a Was­hing­ton pa­ra gra­bar en vi­vo The West Wing Weekly, un pod­cast so­bre la fa­mo­sa se­rie de te­le­vi­sión con el mis­mo nom­bre que ter­mi­nó ha­ce 12 años.

An­tes de que ini­cia­ran la gra­ba­ción, am­bos se pa­ra­ron en la es­ca­le­ra del Lin­coln Thea­ter pa­ra pla­ti­car con el pú­bli­co que es­ta­ba ha­cien­do co­la pa­ra en­trar al even­to con­du­ci­do por Hris­hi­kesh Hir­way y Josh Ma­li­na. El pro­gra­ma du­ra una ho­ra y se emi­te ca­da se­ma­na.

Con 40 años so­bre sus es­pal­das, la pa­re­ja Attry­de, se re­ve­la co­mo apo­lí­ti­ca; sin em­bar­go, vol­ver a re­pre­sen­tar un es­pec­tácu­lo en el que in­ter­pre­tan a un par de ex­per­tos idea­lis­tas que tra­ba­jan pa­ra un pre­si­den­te eco­no­mis­ta ga­na­dor del Pre­mio No­bel es “una pe­que­ña re­ba­na­da de cie­lo”, di­jo Paul, vis­tien­do una ca­mi­se­ta gris de The West Wing. “Es el pre­si­den­te que to­dos que­re­mos, pe­ro no te­ne­mos”.

“Cuan­do ves tan­ta gri­lla, ra­bia y odio ha­cia la po­lí­ti­ca en es­te mo­men­to”, agre­ga Shir­ley, “es re­fres­can­te re­cor­dar que tal vez ha­ya per­so­nas de­trás de es­ce­na que real­men­te es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra tra­ba­jar por el bien co­mún”.

En el pod­cast, Hir­way con­jun­ta dos ele­men­tos de­ter­mi­nan­tes en to­do es­pec­tácu­lo de es­ta na­tu­ra­le­za: la pa­sión de un fa­ná­ti­co y el ri­gor de un crí­ti­co, mien­tras que Ma­li­na, quien in­ter­pre­tó al sub­di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Will Bai­ley, en The West Wing, es el ali­vio có­mi­co del pro­gra­ma.

En el Lin­coln Thea­ter, Ma­li­na in­ter­cam­bia in­sul­tos con su ex­com­pa­ñe­ro de elen­co (e in­vi­ta­do fre­cuen­te) Brad­ley Whit­ford, mien­tras que el agen­te de­mó­cra­ta de lar­ga tra­yec­to­ria, Ron Klain, res­pon­de en es­te en­torno con una pers­pec­ti­va del mun­do real.

“Es­to es lo más cer­cano de la au­tén­ti­ca ala oes­te que lle­ga­ré has­ta el 2021”, di­jo Klain fren­te a una gran ova­ción de la de la au­dien­cia.

En­tre los in­vi­ta­dos de The West Wing Weekly des­ta­can la se­na­do­ra de­mó­cra­ta Tammy Duck­worth y el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, y los bo­le­tos de su gi­ra por cin­co ciu­da­des se ago­ta­ron rá­pi­da­men­te, des­de Bos­ton a Du­blin.

La po­pu­la­ri­dad del pod­cast se tra­du­ce en 1.3 mi­llo­nes de des­car­gas al mes y re­co­bra el éxi­to que tu­vo la se­rie de te­le­vi­sión en es­pe­cial pa­ra la de­mo­gra­fía de iz­quier­da.

Ri­chard Schiff, quien in­ter­pre­tó en la se­rie al di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes, Toby Zie­gler, di­jo que des­de el 2016, ha vis­to “un in­cre­men­to ma­si­vo” en la can­ti­dad de per­so­nas que ha­blan so­bre el pro­gra­ma.

EL ÉXI­TO DE LA SE­RIE NO TIE­NE FIN

“En Twit­ter, to­dos los días hay una re­fe­ren­cia a al­gún epi­so­dio de West Wing y mu­cha gen­te se la­men­ta de que la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Bartlet no pue­da es­tar hoy en la Ca­sa Blanca”, agre­ga. “El 70% de mis tuits (que me en­vían a mí) to­da­vía es­tán re­la­cio­na­dos con West Wing a pe­sar de que en la ac­tua­li­dad es­toy en un gran pro­gra­ma” (ABC, The Good Doc­tor).

Re­vi­sar la se­rie a tra­vés Net­flix sig­ni­fi­ca re­vi­sar la mo­de­ra­ción, los con­sen­sos y los prin­ci­pios bá­si­cos de la po­lí­ti­ca. Com­pa­re al vir­tuo­so di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes Zie­gler con los fre­né­ti­cos 10 días que Ant­hony Sca­ra­muc­ci es­tu­vo en ese pues­to. Los per­so­na­jes ol­vi­dan sus pro­pias im­per­fec­cio­nes, pe­ro se ayu­dan mu­tua­men­te pa­ra su­pe­rar­las (de­jan­do de la­do al­gu­nas po­lí­ti­cas de gé­ne­ro cues­tio­na­bles ). Re­cor­de­mos la for­ma en la que Zie­gler le co­men­ta al pre­si­den­te Jed Bartlet: “En una ba­ta­lla en­tre los de­mo­nios de un pre­si­den­te con­tra sus me­jo­res án­ge­les, por pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po, creo que po­dría­mos te­ner una pe­lea jus­ta”.

The West Wing se reali­zó en­tre 1999 y el 2006, pre­ce­dien­do la mo­da de la TV ha­cia los an­ti­hé­roes co­mo, por ejem­plo, los per­so­na­jes ma­quia­vé­li­cos de Hou­se of Cards y Scan­dal y los bra­mi­dos in­fan­ti­les en Veep.

SOÑEMOS, PI­DA­MOS LO IM­PO­SI­BLE

Sí, hoy pa­re­ce im­po­si­ble, pe­ro en uno de los ca­pí­tu­los de la se­rie, el pre­si­den­te de­sig­na a dos jue­ces de la Cor­te Su­pre­ma con di­fe­ren­te ideo­lo­gía, uno li­be­ral y uno con­ser­va­dor, con el ob­je­ti­vo de pro­vo­car un de­ba­te ani­ma­do. Al­go más, un can­di­da­to pre­si­den­cial re­pu­bli­cano abo­ga por el li­bre co­mer­cio y el de­mó­cra­ta ga­na­dor quie­re ha­cer­lo se­cre­ta­rio de Es­ta­do.

“La gen­te nos di­ce que ven nue­va­men­te la se­rie The West Wing a ma­ne­ra de me­di­ci­na”, di­jo Hir­way.

Dan Pfeif­fer, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­cio­nes del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, vio las cin­co pri­me­ras cin­co tem­po­ra­das jun­to con su es­po­sa des­pués de las elec­cio­nes del 2016. En el pod­cast de ac­ti­vis­tas li­be­ra­les Pod Sa­ve Ame­ri­ca, di­jo que des­pués de un dis­cur­so de Trump en Phoe­nix , “no­so­tros re­cor­da­mos con nos­tal­gia, mien­tras veía­mos la se­rie en Net­flix, que hu­bo un tiem­po en el que exis­tió un pre­si­den­te bueno y sen­sa­to, al me­nos, en nues­tra his­to­ria fic­ti­cia”.

Alys­sa Mas­tro­mo­na­co, sub­je­fa de Per­so­nal de Oba­ma, es­cri­bió un en­sa­yo en oc­tu­bre que de­cía: “Aho­ra me en­cuen­tro unién­do­me a to­dos esos li­be­ra­les es­ca­pis­tas a los que les gus­ta re­cor­dar buenos mo­men­tos a tra­vés de la se­rie The West Wing”. Y Ch­ris Lu, se­cre­ta­rio del ga­bi­ne­te de Oba­ma, di­jo en una en­tre­vis­ta que el es­pec­tácu­lo del pod­cast “me re­cuer­da ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra un pre­si­den­te que es­ta­ba 100% com­pro­me­ti­do con el ser­vi­cio pú­bli­co, tra­ba­jan­do con el per­so­nal de la Ca­sa Blanca, mis co­le­gas, que es­ta­ban allí pa­ra pro­mo­ver el in­te­rés pú­bli­co en lu­gar de en­ri­que­cer­se a sí mis­mos”.

Aa­ron Sor­kin, crea­dor de la se­rie, se sien­te ha­la­ga­do de que su obra sea to­da­vía un te­ma de con-

ver­sa­ción. “Siem­pre fue una as­pi­ra­ción, pe­ro era tan fan­tás­ti­ca que no pa­re­cía que fue­ra po­si­ble”, co­men­tó.

Él re­co­no­ce que la bre­cha en­tre la fic­ción de la se­rie y la no fic­ción de hoy es bas­tan­te am­plia. “Si mi­ra­ras West Wing en la era de Trump, po­drías ver una sim­ple con­fe­ren­cia de pren­sa de CJ Cregg so­bre na­da (...) y creo que sien­to una sen­sa­ción que me lle­va a la si­guien­te pre­gun­ta: ‘¿No es así co­mo de­be­rían ver­se y es­cu­char­se las con­fe­ren­cias de pren­sa en lu­gar de ver a una mu­jer que, ya sa­bes, siem­pre es­tá min­tien­do?” (En re­fe­ren­cia a Sa­rah Huc­ka­bee).

LA VI­DA REAL SIEM­PRE TRA­DU­CI­DA A LA REALI­DAD

Los even­tos de la vi­da real siem­pre com­pli­ca­ron la for­ma en que se ha­cía la se­rie. Por ejem­plo, el es­cán­da­lo de Mo­ni­ca Le­winsky lle­gó cuan­do Sor­kin ha­bía ter­mi­na­do de es­cri­bir el pi­lo­to de la se­rie, por lo que és­ta fue una de las ra­zo­nes por las que su estreno se re­tra­só por un año: “Era di­fí­cil mi­rar ha­cia la Ca­sa Blanca y no pen­sar en lo que es­ta­ba ocu­rrien­do”, di­jo Sor­kin.

Eli At­tie, es­cri­tor de dis­cur­sos de Al Go­re quien ter­mi­nó por con­ver­tir­se en es­cri­tor de la se­rie, di­jo que cuan­do se es­tre­nó, en 1999, “ha­bía al­gu­nas per­so­nas que pen­sa­ban que era un an­tí­do­to con­tra la Ca­sa Blanca de Clin­ton”.

Te­nien­do en cuen­ta los acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les y la nos­tal­gia de Holly­wood, Sor­kin ha di­cho que la ca­de­na NBC le ofre­ció re­lan­zar la se­rie y su­gi­rió que la estrella Ster­ling K. Brown, in­ter­pre­te al nue­vo pre­si­den­te. Ma­li­na pre­di­ce que no su­ce­de­rá. Al vol­ver a ver ca­da epi­so­dio, des­cu­bro que “el es­pec­tácu­lo no pa­re­ce una pie­za de mu­seo o al­go que se ha con­ser­va­do en vi­drio por­que to­dos los pro­ble­mas si­guen sien­do re­le­van­tes hoy, por­que no se han re­suel­to”.

La Ca­sa Blanca de West Wing pa­re­ce nor­mal. La de hoy pa­re­ce más ex­tra­ña que la fic­ción.

Fo­to: twp

Mar­tin Sheen, in­ter­pre­tan­do el pa­pel del pre­si­den­te Jed Bartlet.

Fo­to: the was­hing­ton post

El elen­co del pod­cast The West Wing.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.