El amor por las li­bre­rías no tie­ne fin

For­bes re­ti­ró un ar­tícu­lo que en­cen­dió la web; un pro­fe­sor de Eco­no­mía pi­de que las bi­blio­te­cas cie­rren sus puer­tas

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ch­ris­top­her In­graham

Un pro­fe­sor de eco­no­mía des­en­ca­de­nó in­dig­na­ción y enojo en la web du­ran­te el pa­sa­do fin de se­ma­na des­pués de ha­ber pu­bli­ca­do un ar­tícu­lo de opi­nión pa­ra For­bes ti­tu­la­do “Ama­zon de­be rem­pla­zar las bi­blio­te­cas lo­ca­les pa­ra aho­rrar­les di­ne­ro a los con­tri­bu­yen­tes”. Al mo­men­to de es­cri­bir es­te ar­tícu­lo, la pie­za ha­bía si­do eli­mi­na­da del si­tio web de For­bes.

En el ar­tícu­lo, Pa­nos Mour­dou­kou­tas, de Long Is­land Uni­ver­sity, ar­gu­men­ta que los cam­bios re­cien­tes en los mun­dos de la tec­no­lo­gía y el co­mer­cio han he­cho que las bi­blio­te­cas sean en su ma­yo­ría ob­so­le­tas.

La ubi­cui­dad de los “ter­ce­ros lu­ga­res” co­mo, por ejem­plo, las ca­fe­te­rías del ve­cin­da­rio ha dis­mi­nui­do el uso de las bi­blio­te­cas co­mo es­pa­cio de reunión co­mu­ni­ta­rio, di­ce Mour­dou­kou­tas.

Los ser­vi­cios de strea­ming han eli­mi­na­do la ne­ce­si­dad de al­qui­ler de pe­lí­cu­las y sus­crip­cio­nes a te­le­vi­sión ba­sa­dos en bi­blio­te­cas y los li­bros elec­tró­ni­cos han “con­ver­ti­do a los li­bros fí­si­cos en ar­tícu­los de co­lec­ción, eli­mi­nan­do la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a los ser­vi­cios de prés­ta­mo de la bi­blio­te­ca”.

Da­do que las bi­blio­te­cas pú­bli­cas se fi­nan­cian con dó­la­res pú­bli­cos, Mour­dou­kou­tas ar­gu­men­ta que rem­pla­zar­las con li­bre­rías de Ama­zon aho­rra­ría di­ne­ro a los con­tri­bu­yen­tes. (El fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ama­zon.com, Jeffrey P. Be­zos, es due­ño de The Was­hing­ton Post).

La pie­za de Mour­dou­kou­tas es no­ta­ble no tan­to por los ar­gu­men­tos que ar­ti­cu­la sino por el gra­do de pro­vo­ca­ción que dis­pa­ra y que, a cam­bio, re­ci­be un con­tra­gol­pe fuer­te y fe­roz de par­te de los lec­to­res.

Va­le la pe­na con­si­de­rar por qué tan­tas per­so­nas reac­cio­na­ron al ar­tícu­lo de opi­nión de Mour­dou­kou­tas co­mo lo hi­cie­ron. Afor­tu­na­da­men­te, los da­tos del Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Mu­seos y Ser­vi­cios de Bi­blio­te­ca (IMLS) ofre­cen al­gu­nas pis­tas.

En el 2016, “más de 171 mi­llo­nes de usua­rios, que re­pre­sen­tan más de la mi­tad de los ca­si 311 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, vi­si­ta­ron bi­blio­te­cas pú­bli­cas al me­nos en una oca­sión, agre­gan­do el to­tal de ve­ces, lo hi­cie­ron más de 1.35 bi­llo­nes de ve­ces”.

Las vi­si­tas a las bi­blio­te­cas han au­men­ta­do his­tó­ri­ca­men­te, aun­que han te­ni­do una ten­den­cia a la ba­ja du­ran­te los úl­ti­mos años. En 1995, por ejem­plo, só­lo ha­bía 3.9 vi­si­tas a bi­blio­te­cas por ha­bi­tan­te en Es­ta­dos Uni­dos. Esa cifra al­can­zó un má­xi­mo de 5.4 en el 2009 y ha dis­mi­nui­do mo­de­ra­da­men­te des­de en­ton­ces.

El IMLS re­co­mien­da in­ter­pre­tar los cam­bios año tras año con pre­cau­ción.

En un in­for­me del año pa­sa­do, se re­ve­la que ca­da vez más los usua­rios de las pá­gi­nas web de bi­blio­te­cas des­car­gan li­bros en sus lec­to­res elec­tró­ni­cos, por lo que es­te ti­po de vi­si­tas vir­tua­les ex­pli­can par­te del des­cen­so en el nú­me­ro de vi­si­tas fí­si­cas a bi­blio­te­cas des­de el 2009.

El IMLS se­ña­la que en el 2016 al­re­de­dor de 171 mi­llo­nes de per­so­nas, más de la mi­tad de la po­bla­ción to­tal de Es­ta­dos Uni­dos, eran usua­rios re­gis­tra­dos en bi­blio­te­cas.

Ama­zon es­tá tra­ba­jan­do de ma­ne­ra con­jun­ta con bi­blio­te­cas lo­ca­les. La em­pre­sa re­ve­la que “más de 11,000 bi­blio­te­cas en Es­ta­dos Uni­dos ofre­cen li­bros pa­ra des­car­gar­los en el Kind­le”.

Es­to no ten­dría que sor­pren­der­nos. Las bi­blio­te­cas han con­vi­vi­do pa­cí­fi­ca­men­te con las li­bre­rías de la­dri­llo, gran­des y pe­que­ñas, du­ran­te dé­ca­das.

Co­mo se pue­de ob­ser­var, no exis­ten ra­zo­nes evi­den­tes que de­ter­mi­nen la ne­ce­si­dad de ce­rrar las puer­tas de las bi­blio­te­cas por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas.

Las vi­si­tas reales y vir­tua­les a las bi­blio­te­cas van a con­ti­nuar, y lo ha­rán en fun­ción al com­por­ta­mien­to de los lec­to­res. Siem­pre que una bi­blio­te­ca se­duz­ca a la de­mo­gra­fía, és­ta acu­di­rá sin pro­ble­ma. Al pa­re­cer, el pro­fe­sor Mour­dou­kou­tas só­lo mi­ra los pre­su­pues­tos.

Ama­zon de­be rem­pla­zar a las bi­blio­te­cas pa­ra aho­rrar­les di­ne­ro a los con­tri­bu­yen­tes”.

Pa­nos Mour­dou­kou­tas, pro­fe­sor de Eco­no­mía de Long Is­land Uni­ver­sity.

Fo­to:shut­ters­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.