La man­za­na del bi­llón de dó­la­res

Ap­ple ha ge­ne­ra­do un eco­sis­te­ma de pro­duc­tos te­ji­dos a la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Tho­mas Heath

Re­cuer­do ha­ber apren­di­do en la es­cue­la pri­ma­ria que la pri­me­ra em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que ob­tu­vo el va­lor de 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res fue US Steel Corp. Se for­mó en 1901, cuan­do el ban­que­ro JPMor­gan fu­sio­nó a la si­de­rúr­gi­ca de An­drew Car­ne­gie con la Fe­de­ral Steel de El­bert H. Gary y la Na­tio­nal Steel de Wi­lliam Henry Moo­re.

Aho­ra, Ap­ple se con­vir­tió en la pri­me­ra em­pre­sa que co­ti­za en la Bol­sa en rom­per el te­cho del bi­llón de dó­la­res. Ocu­rrió 117 años des­pués, a las 11:48:04 del jue­ves 2 de agos­to.

¿Qué em­pre­sa al­can­za­rá el va­lor del tri­llón de dó­la­res?

Si Ap­ple se ven­die­ra por 1 bi­llón de dó­la­res en efec­ti­vo, el di­ne­ro se­ría su­fi­cien­te pa­ra com­prar to­dos los bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos en In­do­ne­sia, cu­ya po­bla­ción en el 2017 era de 261 mi­llo­nes.

Ap­ple es la más gran­de de las eco­no­mías de al­re­de­dor de 174 paí­ses, in­clui­dos Tur­quía, los Paí­ses Ba­jos, Ara­bia Sau­di­ta y Sui­za.

Ap­ple se en­cuen­tra en el apo­geo de una re­vo­lu­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Al igual que sus her­ma­nos en tec­no­lo­gía, Ama­zon.com, Goo­gle, Net­flix, Fa­ce­book, jue­ga un pa­pel do­mi­nan­te en la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas. Su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do mun­dial de te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes es de 12.1 por cien­to. Sus ri­va­les co­mo Sam­sung tie­nen una par­ti­ci­pa­ción de 20.9%, y Hua­wei de 15.8 por cien­to.

“Es­te ré­cord de mer­ca­do de 1 bi­llón de dó­la­res es un hi­to en las al­zas del mer­ca­do de va­lo­res”, di­jo Char­lie Too­le, ge­ren­te de Ad­vi­ser In­vest­ments. “Ap­ple pue­de se­guir cre­cien­do y con­ti­nuar in­no­van­do y ven­dien­do su iP­ho­ne”.

“Ne­ce­si­ta com­pa­rar el ta­ma­ño de Ap­ple en re­la­ción con sus pa­res y la eco­no­mía glo­bal”, di­jo Ho­ward Sil­ver­blatt, ana­lis­ta se­nior de ín­di­ce de S&P Dow Jo­nes In­di­ces. “En ese ca­so, Ap­ple es mu­cho más pe­que­ño que los pa­res de la dé­ca­da de 1980, co­mo IBM, Ex­xon y Mi­cro­soft en la dé­ca­da de 1990.

El iP­ho­ne ca­ta­pul­tó a Ap­ple al pri­mer lu­gar co­mo la em­pre­sa más gran­de por su va­lor de mer­ca­do den­tro de las 500 ac­cio­nes de Stan­dard & Poor’s.

El ré­cord de 1 bi­llón de dó­la­res es lla­ma­ti­vo, pe­ro Ap­ple po­dría va­ler aún más.

“El mer­ca­do es­tá lu­chan­do pa­ra de­ter­mi­nar el va­lor de la em­pre­sa, y sa­be que no pue­de pa­gar po­co, da­do que se tra­ta de una em­pre­sa de pro­duc­tos de con­su­mo”, di­jo la se­ma­na pa­sa­da Jim Cra­mer de CNBC.

“¿De­be­ría (Ap­ple) ob­te­ner un múl­ti­plo de 25 co­mo Clo­rox? Creo que la gen­te pen­sa­ría que es des­ca­be­lla­do por­que el nú­me­ro es muy al­to”, di­jo Cra­mer. “Así que tal vez de­be­ría­mos po­ner un múl­ti­plo de 20” en Ap­ple, di­jo.

Una ga­nan­cia pro­yec­ta­da por un múl­ti­plo de 20 sig­ni­fi­ca­ría un pre­cio por ac­ción de Ap­ple de 242 dó­la­res, lo que ele­va­ría su va­lor a más de 1.1 bi­llón de dó­la­res.

Ch­ris Bright­man, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Re­search Af­fi­lia­tes, un fon­do de in­ver­sión con más de 200,000 mi­llo­nes de dó­la­res en su car­te­ra, di­jo que en la ren­ta­bi­li­dad de Ap­ple se en­cuen­tra la cla­ve de su va­lor.

EX­PEC­TA­TI­VAS PRE­SEN­TES VS FU­TU­RAS

“El enor­me pre­cio de mer­ca­do de Ap­ple se ve res­pal­da­do por sus enor­mes ga­nan­cias”, di­jo Bright­man. “Al­gu­nas com­pa­ñías tie­nen su pre­cio de mer­ca­do an­cla­do a las es­pe­ran­zas y sue­ños de ga­nan­cias fu­tu­ras. Ama­zon es el ni­ño del cár­tel en ese sen­ti­do. Hay otras com­pa­ñías que no ga­nan di­ne­ro en ab­so­lu­to. Co­mo Tes­la.

“Ap­ple no es­tá pa­ra na­da en esa ca­te­go­ría. Lo no­ta­ble de Ap­ple no es tan­to el pre­cio de sus ac­cio­nes sino la can­ti­dad de di­ne­ro que ge­ne­ra. La em­pre­sa se co­mer­cia­li­za só­lo 15 ve­ces so­bre las ga­nan­cias es­ti­ma­das del pró­xi­mo año”, re­fi­rió Bright­man. “Co­mo re­fe­ren­cia, Goo­gle lo ha­ce a 25 ve­ces las ga­nan­cias y Ama­zon a 70 ve­ces”.

Otros gi­gan­tes de la tec­no­lo­gía es­tán muy cer­ca de lle­gar al va­lor de 1 bi­llón de dó­la­res. Ama­zon (fun­da­do por Jef­frey P. Be­zos, pro­pie­ta­rio del Was­hing­ton Post), quien por cier­to, mu­chos pen­sa­ron que lle­ga­ría pri­me­ro a rom­per el te­cho, va­le al­re­de­dor de 884,000 mi­llo­nes de dó­la­res. La se­ma­na pa­sa­da Alp­ha­bet, el pa­dre de Goo­gle, va­lió 854,000 mi­llo­nes de dó­la­res, y el abue­lo de tec­no­lo­gía, Mi­cro­soft, va­le 824,000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Mu­chos de no­so­tros nos he­mos en­ri­que­ci­do con Ap­ple; mu­chos ni si­quie­ra lo sa­be­mos por­que la ac­ción es­tá en­te­rra­da en un fon­do de pen­sio­nes o fon­do mu­tuo.

Si in­vir­tió 10,000 dó­la­res en Ap­ple cuan­do el va­lor de las ac­cio­nes se en­con­tra­ba en 22 dó­la­res, es de­cir, en 1980, aho­ra tie­ne al­re­de­dor de 6.3 mi­llo­nes de dó­la­res, in­clu­yen­do di­vi­den­dos rein­ver­ti­dos.

Y si us­ted com­pró 1,000 dó­la­res en ac­cio­nes de Ap­ple ha­ce una dé­ca­da, hoy tie­ne más de 9,000 dó­la­res, una “bol­sa nue­ve”, en el len­gua­je de Wall Street.

Pe­ro tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de una fuer­te caí­da.

“Si Ap­ple cae, va a do­ler”, di­jo Sil­ver­blatt. “Ap­ple es un pro­duc­to fi­nan­cie­ro vo­lá­til, tal co­mo lo era IBM a me­dia­dos de los años 80. Cual­quier co­sa de ese ta­ma­ño que se mue­va rá­pi­da­men­te ten­drá

un im­pac­to en los mer­ca­dos. Si el va­lor de Ap­ple ba­ja­ra 10%, vas a ver llo­rar a mu­chos. El ti­tu­lar de la no­ti­cia se­ría “100,000 mi­llo­nes de dó­la­res en va­lor de mer­ca­do va­po­ri­za­do”.

AP­PLE Y AMA­ZON, LOS AMI­GOS CO­TI­DIA­NOS

A di­fe­ren­cia de los gi­gan­tes cor­po­ra­ti­vos uni­di­men­sio­na­les del pa­sa­do, las man­za­nas (Ap­ple) y las ama­zo­nas (Ama­zon) del mun­do for­man par­te de la vi­da es­ta­dou­ni­den­se, ga­nan­do for­tu­nas con las di­ver­sas for­mas en que las per­so­nas se vin­cu­lan con sus pro­duc­tos to­dos los días, des­de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas has­ta com­pras de libros; des­de es­cu­char mú­si­ca has­ta pe­dir co­mi­da o leer un pe­rió­di­co.

“Es­tas com­pa­ñías crean un eco­sis­te­ma de pro­duc­tos que se con­vier­ten en te­ji­do de vi­da” pa­ra mu­chí­si­mas per­so­nas, co­men­ta Mi­chael Ol­son de Pi­per Jaf­fray.

Las otras com­pa­ñías (del pa­sa­do) eran gran­des em­pre­sas que eran muy im­por­tan­tes en cier­tas in­dus­trias pe­ro que no tras­cen­dían en los di­fe­ren­tes com­po­nen­tes de la vi­da de un con­su­mi­dor”.

“La ve­lo­ci­dad del cre­ci­mien­to del iP­ho­ne des­de su in­tro­duc­ción en el 2007 has­ta hoy, don­de ya se le con­si­de­ra una ne­ce­si­dad bá­si­ca pa­ra la vi­da co­ti­dia­na, es in­creí­ble”, di­jo Sil­ver­blatt. “Ha­bla del rit­mo ace­le­ra­do de la tec­no­lo­gía”.

Las em­pre­sas van y vie­nen. La his­to­ria es­tá lle­na de nom­bres de gi­gan­tes cor­po­ra­ti­vos que su­cum­bie­ron an­te la com­pe­ten­cia. ¿Al­guien re­cuer­da a Mont­go­mery Ward? ¿Qué hay de Wes­ting­hou­se? ¿In­clu­so East­man Ko­dak o Sears, Roe­buck & Co?

LOS RIES­GOS PA­RA AP­PLE

“Hay mu­chas opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién hay ries­gos”, di­jo el ana­lis­ta de Ed­ward Jo­nes. “Tie­ne un pre­cio muy al­to, ne­ce­si­tan ven­der te­lé­fo­nos nue­vos ca­da de­ter­mi­na­do nú­me­ro de años. His­tó­ri­ca­men­te, el pe­rio­do de re­com­pra es de 18 a 24 me­ses. Si eso se alar­ga a 36 me­ses, ese se­ría otro ries­go. Y a me­di­da que los te­lé­fo­nos se vuel­ven de me­jor ca­li­dad y el pre­cio es más al­to, cree­mos que las per­so­nas cam­bia­rán ca­da 36 me­ses en lu­gar de 18 a 24 me­ses”.

Al fi­nal del día, 1 bi­llón de dó­la­res es só­lo un nú­me­ro.

“No hay una di­fe­ren­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en­tre ser una em­pre­sa de 980,000 mi­llo­nes de dó­la­res, 990,000 mi­llo­nes y 1 bi­llón” di­ce Da­vid Yof­fie, pro­fe­sor de la Har­vard Bu­si­ness School.

“Cuan­do las em­pre­sas lle­gan a es­te ta­ma­ño, la lon­ge­vi­dad de sus ope­ra­cio­nes tien­de a ser bas­tan­te”, sen­ten­cia el pro­fe­sor. Al pa­re­cer en ese es­ta­do se en­cuen­tra Ap­ple.

Fo­to: shutterstock

El Kind­le de Ama­zon des­pier­ta fi­de­li­dad en­tre lec­to­res.

Clien­tes ca­mi­nan más allá de un lo­go­ti­po de Ap­ple den­tro de una tien­da de la com­pa­ñía en la es­ta­ción Grand Cen­tral de Nue­va York.

Fo­to: reuters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.