La dic­ta­du­ra de la son­ri­sa

En los gim­na­sios se es­cu­cha el gri­to: ¡Son­ríe!

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Leah Prin­zi­va­lli

RE­CIEN­TE­MEN­TE, PA­SÉ una ho­ra in­ten­tan­do rea­li­zar el ejer­ci­cio de yo­ga Vi­rab­ha­dra­sa­na o Gue­rre­ro 1 so­bre una col­cho­ne­ta fren­te a unos ca­mas­tros de al­ber­ca de un com­ple­jo me­xi­cano co­mo par­te de un ejer­ci­cio de “ajus­te acuá­ti­co”. El ins­truc­tor no me re­cor­dó que de­bía pro­te­ger mi ro­di­lla pe­ro sí me pi­dió que son­rie­ra.

Es­ta­mos viviendo en un mun­do con ca­mi­se­tas, bo­to­nes y ta­zas que ad­vier­ten: “No me di­gan que me ría”.

El aco­so ca­lle­je­ro ha si­do do­cu­men­ta­do y de­nun­cia­do des­de ha­ce mu­chos años. En el mo­men­to en el que ocu­rre, al­gu­nas mu­je­res reac­cio­nan en con­tra del agre­sor. Pe­ro fue­ra de las ca­lles, y en el gim­na­sio en par­ti­cu­lar, los ins­truc­to­res de gim­na­sia pa­re­cen sen­tir­se in­có­mo­dos con una mu­jer que no es­tá vi­si­ble­men­te feliz. Así que le pi­den que lo sea, al me­nos du­ran­te la cla­se.

Co­mo es­cri­to­ra de tex­tos re­la­ti­vos al fit­ness, ten­go el pri­vi­le­gio de ser una es­tu­dian­te de en­tre­na­mien­tos de ma­ne­ra per­pe­tua: hi­ce ti­ro­nes la­te­ra­les y ab­do­mi­na­les en una ha­bi­ta­ción a 45 gra­dos mien­tras col­ga­ba bo­ca aba­jo con un pa­ñue­lo de se­da en la bo­ca.

Pe­ro tam­bién me han or­de­na­do que le­van­te las es­qui­nas de mis la­bios mien­tras reali­zo un de­ter­mi­na­do ti­po de ejer­ci­cios; me di­cen que son­ría cuan­do reali­zo mancuernas en la ba­rra; y en México, siem­pre me pi­den una “gran son­ri­sa” du­ran­te las cla­ses de spin­ning.

A me­nu­do, la pe­ti­ción de son­reír se ha­ce con el mis­mo tono que cuan­do se da una ins­truc­ción fí­si­ca real: “Acués­ta­te ha­cia atrás, mantén el peso en tus ta­lo­nes y son­ríe­te a ti mis­ma en el es­pe­jo”.

Los úni­cos en­tre­na­mien­tos en los que los ins­truc­to­res no me han pe­di­do que son­ría son el bo­xeo y cross­fit, ejer­ci­cios que son prac­ti­ca­dos en­tre ma­chos.

Qui­zás el con­cep­to de son­reír du­ran­te la prác­ti­ca de ejer­ci­cios es­té vin­cu­la­do a los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en es­pe­cial cuan­do se prac­ti­ca un ejer­ci­cio re­la­ti­va­men­te “di­fí­cil”.

“NO ES­TOY DE HU­MOR”

No soy la úni­ca mu­jer que se ha da­do cuen­ta de la dic­ta­du­ra de la son­ri­sa. “Ven­go a en­tre­nar”, di­ce Na­ta­lie Weeks, una afi­cio­na­da del fit­ness en la ciudad de Nue­va York. Ella no es an­ti­son­ri­sa: “Real­men­te creo que es un pri­vi­le­gio mo­ver nuestros cuer­pos y de­be­mos ce­le­brar eso”, pe­ro sí le des­con­cier­ta el ni­vel de “agre­sión” en los ins­truc­to­res que en re­pe­ti­das oca­sio­nes or­de­nan a los miembros de la cla­se que son­rían.

Ju­lie Ri­ce­vu­to, una chi­ca que asis­te a cla­ses fre­cuen­te­men­te, di­ce: “Cuan­do voy al gym es, o muy tem­prano, du­ran­te la ma­ña­na, o muy tar­de, des­pués de un lar­go día de tra­ba­jo, jus­to los dos mo­men­tos en los que no es­toy de hu­mor pa­ra son­reír, y mu­cho me­nos du­ran­te un en­tre­na­mien­to ex­cep­cio­nal­men­te du­ro”.

De la for­ma en que lo veo, los en­tre­na­mien­tos son una opor­tu­ni­dad pa­ra res­pi­rar hon­do, su­dar y, en ge­ne­ral, mo­men­tos en los que de­be­rían exis­tir com­pli­ca­cio­nes en una ha­bi­ta­ción lle­na de per­so­nas que hacen lo mis­mo.

Una vi­si­ta al gim­na­sio pue­de re­pre­sen­tar una se­rie de hu­mi­lla­cio­nes cor­po­ra­les, por lo que es ne­ce­sa­rio que la per­so­na que se en­cuen­tra en la col­cho­ne­ta de al la­do no te es­té juz­gan­do.

Pe­dir son­ri­sas po­dría ge­ne­rar buen am­bien­te en la sa­la de ejer­ci­cios, pe­ro son­reír en be­ne­fi­cio de al­guien más re­pre­sen­ta un có­di­go de gé­ne­ro, uno que nin­gu­na mu­jer de­be­ría ser obli­ga­da a man­te­ner cuan­do es­tá so­bre al­gu­na ta­bla.

Al­gu­nos ins­truc­to­res pue­den te­ner bue­nas in­ten­cio­nes. Es am­plia­men­te co­no­ci­do que la son­ri­sa pue­de me­jo­rar tu es­ta­do de áni­mo den­tro y fue­ra del gim­na­sio.

Sin em­bar­go, al­gu­nos es­tu­dios so­bre los efec­tos de las son­ri­sas du­ran­te en­tre­na­mien­tos no han si­do con­clu­yen­tes.

En­ton­ces, ¿por qué los en­tre­na­do­res le pi­den son­reír a sus alum­nas?

Me di­ri­gí a al­gu­nos ins­truc­to­res de fit­ness pa­ra pre­gun­tar­les so­bre el te­ma. Aun­que la ma­yo­ría ne­gó pe­dir­les son­ri­sas a sus alum­nas, sí ex­pli­ca­ron por qué otros lo hacen.

“Creo que mu­chos ins­truc­to­res pi­den son­reír co­mo un ac­to in­no­va­dor den­tro de la pe­da­go­gía o qui­zá, por ner­vios. Es di­fí­cil ver una ha­bi­ta­ción lle­na de gen­te que es­tá su­dan­do y con las cejas frun­ci­das; así que en­tien­do de dón­de la idea de pe­dir son­ri­sas, a pe­sar de que no es­toy de acuer­do con eso”, ase­gu­ra Jes­si­ca Ku­lick, ins­truc­to­ra de yo­ga cer­ti­fi­ca­da en Nue­va York y di­rec­to­ra de la re­vis­ta Alig­ned.

“To­dos se es­fuer­zan de ma­ne­ra di­fe­ren­te, ya sea apre­tan­do los dien­tes, arru­gan­do las cejas, en­du­re­cien­do la man­dí­bu­la o sim­ple­men­te sin ha­cer mue­cas”, di­ce Ku­lick.

SON­REÍR NO ES UNA REAC­CIÓN NA­TU­RAL DU­RAN­TE EL ES­FUER­ZO FÍ­SI­CO

“Son­reír es una reac­ción bas­tan­te inusual den­tro de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca desafian­te”. En lu­gar de pe­dir di­rec­ta­men­te una son­ri­sa a sus alum­nos, Ku­lick los alien­ta a ob­ser­var si los múscu­los de su cara se han ten­sa­do.

Pe­dir a los alum­nos que son­rían pue­de “ses­gar su pro­pia ex­pe­rien­cia”, con­cuer­da Ja­ne Kiv­nick, ins­truc­to­ra de yo­ga Y7 en Brooklyn. “Tam­bién ge­ne­ra la ex­pec­ta­ti­va de que ne­ce­si­ta­mos es­tar dis­fru­tan­do ca­da mo­men­to del ejer­ci­cio. El yo­ga no es­tá he­cho pa­ra sen­tir­se bien to­do el tiem­po”.

Por otro la­do, Joan­na Ros­sTash, ins­truc­to­ra de yo­ga en Sky Ting en Nue­va York, no ve mal el te­ma de las son­ri­sas. “Si ten­go una cla­se don­de los alum­nos co­lo­can cara a cara, po­dría de­cir­les: ‘Son­ríe a la per­so­na que tie­nes en­fren­te’ pa­ra re­cor­dar­les que es­tán en una prác­ti­ca co­mu­ni­ta­ria”, ase­gu­ra, ya que sus reac­cio­nes po­drían afec­tar a los que es­tán cer­ca de ellos.

Na­dia Mur­dock, ins­truc­to­ra en Nue­va Jer­sey, cree que la son­ri­sa ayu­da a ali­viar “la ten­sión en el len­gua­je cor­po­ral (de los alum­nos)” y les ayu­da a com­ple­tar un ejer­ci­cio con ma­yor fa­ci­li­dad.

Sin em­bar­go, Pa­trick Frost, un ins­truc­tor en Miami en Barry’s Bootcamp, pre­fie­re que sus alum­nos ca­na­li­cen la ira más que la fe­li­ci­dad. “Cuan­do mis alum­nos hacen su me­jor es­fuer­zo, les di­go que no es­pe­ro que se sien­tan co­mo un ar­coí­ris “, di­ce Frost. In­clu­so, les pi­do que me gri­ten, que se enojen”, re­ma­ta.

Cues­tión de en­fo­que.

fo­to: the was­hing­ton post

¿Pe­dir son­ri­sas en los gim­na­sios es una es­pe­cie de aco­so?

Fo­to: shutterstock

La vi­da ur­ba­na tie­ne en los gim­na­sios cen­tros de so­cia­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.