Amor en­tre mal­hu­mo­ra­dos

Ry­der y Ree­ves en Des­ti­na­tion Wed­ding.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ash­ley Lee

Los ac­to­res Kea­nu Ree­ves y Wi­no­na Ry­der se reúnen en la pan­ta­lla por ter­ce­ra oca­sión en Des­ti­na­tion Wed­ding, la re­fres­can­te y po­co con­ven­cio­nal co­me­dia ro­mán­ti­ca que cap­tu­ra con pre­ci­sión el co­mien­zo de una re­la­ción: in­có­mo­da y oca­sio­nal­men­te des­agra­da­ble.

Las ca­ri­cias son mo­les­tas, los so­ni­dos se­xua­les son des­agra­da­bles y, fran­ca­men­te, la úni­ca ven­ta­ja de ba­ñar­se con otra per­so­na se re­du­ce sim­ple­men­te a can­tar en voz al­ta.

En el re­cien­te es­treno (en Es­ta­dos Uni­dos se co­lo­có en car­te­le­ra en agos­to), Ree­ves —quien in­ter­pre­ta a Frank, un in­te­lec­tual pe­si­mis­ta— y Ry­der —quien in­ter­pre­ta a Lind­say, un op­ti­mis­ta des­con­so­la­da— se co­no­cen en una bo­da a la que pro­ba­ble­men­te no de­be­rían ha­ber asis­ti­do.

En la pin­to­res­ca re­gión vi­ti­vi­ní­co­la de El Pa­so de Robles, Ca­li­for­nia, am­bos in­ter­cam­bian ex­pe­rien­cias exis­ten­cia­les so­bre los ho­rro­res que re­pre­sen­tan los via­jes, el nar­ci­sis­mo de las bodas y la inexis­ten­cia del amor.

Sin em­bar­go, los es­pec­ta­do­res es­pe­ran que des­pués de ese re­co­rri­do amar­ga­do so­bre el amor am­bos pro­ta­go­ni­cen la ex­cep­ción que con­fir­me sus pro­pias re­glas.

Vic­tor Le­vin, es­cri­tor y di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, ha­bla con The Was­hing­ton Post so­bre su obra.

¿Por qué la aver­sión a las bodas que se or­ga­ni­zan fue­ra de las ciu­da­des?

Es­toy fe­liz por ha­ber si­do in­vi­ta­do, pe­ro exis­te al­go que sue­na a im­po­si­ción cuan­do uno tie­ne que ha­cer un lar­go y cos­to­so via­je en avión. Por ejem­plo, mi es­po­sa asis­tió a una bo­da en un cas­ti­llo en Es­co­cia. Nin­guno de la pa­re­ja que se ca­sa­ba era es­co­cés, por lo que no ha­bía nin­gu­na ra­zón te­rre­nal pa­ra ir a Es­co­cia por esa ra­zón, pe­ro ¡a Es­co­cia se fue­ron!

Des­ti­na­tion Wed­ding só­lo tie­ne dos per­so­na­jes que ha­blan, al­go ra­ro ver­lo en pan­ta­lla. Me sen­tí co­mo si es­tu­vie­ra vien­do una obra de teatro.

Me gus­ta es­cri­bir es­te ti­po de ar­gu­men­tos. Par­te de la ra­zón era fi­nan­cie­ra.

La de­cep­ción y el ci­nis­mo son ras­gos de los dos per­so­na­jes, es­pe­cial­men­te el que in­ter­pre­ta Ree­ves.

Ya sa­bes, me en­can­tan las per­so­nas mal­hu­mo­ra­das, es­pe­cial­men­te cuan­do hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra ser­lo. Él tie­ne una fi­lo­so­fía cui­da­do­sa­men­te cons­trui­da. Los per­so­na­jes agra­da­bles no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que de­cir co­sas agra­da­bles.

¿Có­mo pen­só la es­ce­na de se­xo?

¡Ellos fue­ron muy gra­cio­sos! Nun­ca ha­bía vis­to una es­ce­na en la que la pa­re­ja dis­cu­ta du­ran­te ocho mi­nu­tos y me­dio mien­tras es­tán te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les. La ba­ta­lla de la es­ce­na fue en­mar­car­los por­que no se tra­ta­ba de ver­los des­nu­dar­se, lo re­le­van­te era la con­ver­sa­ción di­ver­ti­da.

La pe­lí­cu­la cap­ta lo que sig­ni­fi­ca es­tar sol­te­ro en la ac­tua­li­dad, cuan­do el ci­nis­mo es mu­cho más co­mún y la sol­te­ría pa­ra to­da la vi­da en reali­dad es bas­tan­te atrac­ti­va.

La ra­zón por la cual en la te­le (que se en­cuen­tra en la ha­bi­ta­ción de Ree­ves) siem­pre apa­re­cen cua­tro ca­be­zas ha­blan­do en las no­ti­cias de cable, gri­tán­do­se unos a otros y sin real­men­te es­cu­char­se en­tre sí, así se ha con­ver­ti­do el mun­do. Se vuel­ve acep­ta­ble ser ma­lo con los ex­tra­ños. El ni­vel bá­si­co de ama­bi­li­dad en nues­tra vi­da co­ti­dia­na nun­ca ha si­do me­nor. Eso in­clu­ye los epi­so­dios de la Gue­rra de Viet­nam, Ri­chard Ni­xon y la ca­si quie­bra de Nue­va York. Es muy di­fí­cil en­con­trar una pa­re­ja en es­te en­torno tó­xi­co y cí­ni­co. ¿Có­mo te de­bes com­por­tar pa­ra acep­tar la de­cep­ción? ¿Al­gu­na vez has apos­ta­do por el triun­fo de la es­pe­ran­za so­bre la ex­pe­rien­cia?

En fin, el amor siem­pre ha si­do la­be­rín­ti­co por con­fu­so, pe­ro so­bre to­do por ra­ro. Ca­da pa­re­ja de­be en­con­trar la sa­li­da de su pro­pio la­be­rin­to.

Fo­to: the was­hing­ton post

Wi­no­na Ry­der y Kea­nu Ree­ves in­ter­pre­tan a Lind­say y Frank.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.