Se­re­na Wi­lliams rom­pe con el pa­ra­dig­ma

Du­ran­te la gran fi­nal es­ta­lló en con­tra del ár­bi­tro y su ac­ti­tud in­to­xi­có el am­bien­te; Nao­mi Osa­ka tu­vo un triun­fo inob­je­ta­ble

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Des Bie­ler

A raíz de la con­tro­ver­sia que es­ta­lló du­ran­te la fi­nal fe­me­ni­na del US Open, cuan­do Se­re­na Wi­lliams fue san­cio­na­da en el se­gun­do set por el juez de si­lla, el por­tu­gués Car­los Ra­mos, al­gu­nos de los nom­bres más im­por­tan­tes del te­nis, in­clu­yen­do Bi­llie Jean King, Ch­ris Evert y No­vak Djo­ko­vic, acu­sa­ron a Ra­mos de al­te­rar el rum­bo del par­ti­do que Se­re­na per­dió fren­te a la ja­po­ne­sa Nao­mi Osa­ka por 6-2 y 6-4.

Sin em­bar­go, otras dos fi­gu­ras in­flu­yen­tes en el de­por­te, Mar­ti­na Na­vra­ti­lo­va y Mary Ca­ri­llo, se­ña­la­ron a Wi­lliams co­mo la culpable de ha­ber in­to­xi­ca­do el am­bien­te del par­ti­do. Na­vra­ti­lo­va es­cri­bió un edi­to­rial pa­ra el New York Ti­mes con el que in­ten­ta ex­pli­car­le a Se­re­na Wi­lliams que su ac­ti­tud en la fi­nal el US Open no fue pa­ra na­da jus­ti­fi­ca­ble y lla­mó al mun­do del te­nis a re­vi­sar los pi­la­res de ese de­por­te.

“No creo que sea una bue­na idea apli­car un es­tán­dar de: ‘Si los hom­bres pue­den sa­lir­se con la su­ya, las mu­je­res de­be­rían po­der ha­cer­lo tam­bién’. Más bien, creo que la pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos es: ‘¿Cuál es la for­ma co­rrec­ta de com­por­tar­se pa­ra hon­rar a nues­tro de­por­te y res­pe­tar a nues­tros opo­nen­tes?’”.

Na­vra­ti­lo­va man­tie­ne que Se­re­na per­dió el control tras el se­gun­do avi­so del ár­bi­tro. “Fue aquí cuan­do la se­ño­ra Wi­lliams real­men­te co­men­zó a per­der la ca­be­za. Ella y el se­ñor Ra­mos es­ta­ban, en efec­to, in­ter­cam­bian­do pa­la­bras. Ella in­sis­tía en que no ha­cía tram­pa, al­go com­ple­ta­men­te creí­ble, pe­ro al mis­mo tiem­po reac­cio­na­ba sin dis­cre­ción al­gu­na de ma­ne­ra vio­len­ta en con­tra del juez”.

Na­vra­ti­lo­va in­sis­te en que “es di­fí­cil de sa­ber, y dis­cu­ti­ble, si Se­le­na Wi­lliams pu­do ha­ber­se sa­li­do con la su­ya lla­man­do la­drón al ár­bi­tro si en lu­gar de mu­jer fue­ra hom­bre”.

Ca­ri­llo, ha­blan­do en MSNBC, fue más allá y di­jo que Wi­lliams oca­sio­nal­men­te “ac­túa co­mo un ma­tón”. Su­gi­rió que, con la po­si­bi­li­dad de em­pa­tar el ré­cord de Mar­ga­ret Court, la úni­ca ju­ga­do­ra que ha ga­na­do 24 tí­tu­los del Grand Slam, “la pre­sión lle­gó a” Wi­lliams, quien de­bió ha­ber en­ten­di­do que las “re­glas” del te­nis fue­ron la ba­se del cas­ti­go im­pues­to por Ra­mos al ac­tuar con to­tal ape­go al re­gla­men­to.

Wi­lliams “ter­mi­nó en­ve­ne­nan­do la at­mós­fe­ra” pa­ra Osa­ka, quien ape­nas pu­do ce­le­brar su pri­mer tí­tu­lo de Grand Slam, afir­mó Ca­ri­llo.

ATA­QUE DE FU­RIA

Era el se­gun­do set y Se­re­na Wi­lliams en­fren­ta­ba un mo­men­to cru­cial del en­cuen­tro: set aba­jo, bus­ca­ba que­brar a Osa­ka pa­ra tra­tar de re­mon­tar. Pe­ro se des­en­ca­jó.

El pri­mer ca­pí­tu­lo de la pe­lea lle­gó des­pués de que Se­re­na rom­pie­ra una ra­que­ta pa­ra des­car­gar su bron­ca al per­der un game. Allí, Ra­mos le dio una ad­ver­ten­cia (war­ning), si­tua­ción que em­pe­zó a eno­jar a Se­re­na.

En­se­gui­da, el con­flic­to se le fue de las ma­nos. El ár­bi­tro ob­je­tó a Se­re­na y la acu­só de ha­ber dia­lo­ga­do y re­ci­bi­do un con­se­jo de su en­tre­na­dor, Pa­trick Mou­ra­to­glou, que es­ta­ba sen­ta­do en el box de Wi­lliams. Las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas de­mos­tra­ron que efec­ti­va­men­te el en­tre­na­dor le hi­zo una se­ña a la ju­ga­do­ra.

“Me le­van­tó el pul­gar y me di­jo: ‘¡Va­mos!’. Yo no ha­go tram­pas pa­ra ga­nar. Pre­fe­ri­ría per­der”, ex­pli­có Se­re­na, de 36 años, cu­yo ric­tus se des­en­ca­ja­ba.

An­te la fu­ria de Wi­lliams, el juez de­ci­dió apli­car­le un se­gun­do war­ning y la pe­na­li­zó con un game per­di­do. Así, Wi­lliams que­dó 3-5 en la se­gun­da man­ga, al bor­de de la de­rro­ta.

Osa­ka ce­rró el par­ti­do con con­tun­den­cia (6-2, 6-4) y Se­re­na vol­vió a apun­tar­le al ár­bi­tro.

El fi­nal fue una en­tre­ga de pre­mios di­fe­ren­te a las tra­di­cio­na­les. El pú­bli­co, enoja­do por no po­der fes­te­jar el tí­tu­lo de la te­nis­ta lo­cal, co­ro­nó la jor­na­da con sil­bi­dos al juez. En ese es­ce­na­rio, Osa­ka al­can­zó la glo­ria y, con ape­nas 20 años, le­van­tó su pri­mer tro­feo de Grand Slam con lá­gri­mas en los ojos, mien­tras la abu­chea­ban y pe­día dis­cul­pas por la for­ma en la ter­mi­nó el par­ti­do.

“Sé que to­dos la es­ta­ban ani­man­do. La­men­to que ha­ya te­ni­do que ter­mi­nar así”, di­jo una llo­ro­sa Osa­ka.

Tu­vo que ser la pro­pia Wi­lliams la que se die­se cuen­ta de que la ima­gen que el pú­bli­co es­ta­ba dan­do no era me­jor que la que ella mis­ma ha­bía pro­ta­go­ni­za­do an­te­rior­men­te con Ra­mos.

“No quie­ro ser gro­se­ra, no quie­ro in­te­rrum­pir su ce­le­bra­ción. Ella (Osa­ka) ju­gó bien. És­te es su pri­mer Grand Slam”, de­cla­ró Wi­lliams, que tra­ta­ba de cal­mar al pú­bli­co que es­ta­ba tan des­con­tro­la­do co­mo ella mis­ma.

“Sé que us­te­des es­ta­ban aquí pa­ra apo­yar­me y lo sen­tí, pe­ro dé­mos­le to­do el cré­di­to a quien lo me­re­ce. Ya no abu­chee­mos (...) Fe­li­ci­da­des, Nao­mi. No más abu­cheos”, ma­ni­fes­tó.

¿AC­TI­TUD SE­XIS­TA?

“He vis­to a te­nis­tas hom­bres lla­mar de va­rias ma­ne­ras a los ár­bi­tros. Es­toy aquí lu­chan­do por los de­re­chos de las mu­je­res y por la igual­dad de las mu­je­res y por to­do ti­po de co­sas”, di­jo Wi­lliams a pe­rio­dis­tas. “Creo que qui­tar­me un jue­go por ser mu­jer cuan­do le di­je ‘la­drón’ es al­go se­xis­ta. Nun­ca le ha qui­ta­do un jue­go a un hom­bre por ha­ber­le lla­ma­do ‘la­drón’’”, ex­pre­só.

La ac­ti­tud de Wi­lliams fue cas­ti­ga­da por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Te­nis al im­po­ner­le una mul­ta de $17,000. Del otro la­do del es­pec­tro de la po­lé­mi­ca, Se­re­na re­ci­bió una de­cla­ra­ción de apo­yo por par­te del di­rec­tor de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Mu­je­res, que ca­li­fi­có la de­ci­sión de Ra­mos co­mo “abier­ta­men­te ra­cis­ta y se­xis­ta”. “Es­to no hu­bie­ra su­ce­di­do si Se­re­na Wi­lliams fue­ra un hom­bre”.

Evert y Djo­ko­vic coin­ci­die­ron en que Ra­mos ac­tuó de ma­ne­ra tor­pe.

“Pien­so que el juez de si­lla no ten­dría que ha­ber em­pu­ja­do a Se­re­na has­ta el lí­mi­te, es­pe­cial­men­te en la fi­nal de un Grand Slam. Cam­bió el trans­cur­so del par­ti­do, lo que, en mi opi­nión, era qui­zás in­ne­ce­sa­rio”, va­lo­ró Djo­ko­vic lue­go

de ga­nar en la fi­nal mas­cu­li­na del US Open con­tra el ar­gen­tino Juan Mar­tín del Po­tro.

Na­vra­ti­lo­va, quien ga­nó en 18 oca­sio­nes tor­neos de Grand Slam, apro­ve­chó pa­ra abor­dar el te­ma de la dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro en el te­nis. Ella qui­so di­fe­ren­ciar las di­fe­ren­cias de tra­to de los ár­bi­tros con mu­je­res y hom­bres, con lo ocu­rri­do el pa­sa­do sá­ba­do. “Sí, de he­cho, los hom­bres son tra­ta­dos de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a las mu­je­res cuan­do dis­cu­ten con los jue­ces por lo que ten­dría que ser exa­mi­na­do a fon­do. Sin em­bar­go, no po­de­mos ac­tuar pen­san­do que nos de­be­mos de sa­lir con la nues­tra. De he­cho, el com­por­ta­mien­to de Se­re­na no ten­dría que ma­ni­fes­tar­se den­tro de la can­cha”.

Ca­ri­llo, un ex­ju­ga­dor pro­fe­sio­nal que ha te­ni­do una ca­rre­ra exi­to­sa co­mo co­men­ta­ris­ta deportivo, de­fen­dió la repu­tación de Ra­mos, di­cien­do que “ha es­ta­do en par­ti­dos im­por­tan­tes du­ran­te dé­ca­das” y es “muy, muy res­pe­ta­do” en la co­mu­ni­dad del te­nis.

“Si sa­bes de te­nis, co­no­ces las re­glas. Son in­vio­la­bles”, ex­pu­so Ca­ri­llo.

Fo­to: ap

Se­re­na Wi­lliams in­cre­pa al ár­bi­tro du­ran­te la fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.