Ap­ple lle­ga al co­ra­zón

El nue­vo re­loj con­tro­la la fre­cuen­cia car­dia­ca y avi­sa si hay al­go inusual.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Hay­ley Tsu­ka­ya­ma

El mo­de­lo de re­loj más re­cien­te de Ap­ple pue­de de­tec­tar po­si­bles pro­ble­mas en los la­ti­dos del co­ra­zón, un diag­nós­ti­co que ha si­do apro­ba­do por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA, por su si­gla en in­glés), ca­rac­te­rís­ti­ca que Ap­ple es­tá pro­mo­cio­nan­do co­mo un lo­gro im­por­tan­te en su nue­va lí­nea de re­lo­jes.

Sin em­bar­go, al­gu­nos mé­di­cos han ase­gu­ra­do que la in­clu­sión de he­rra­mien­tas de mo­ni­to­reo del co­ra­zón en un pro­duc­to de con­su­mo tan po­pu­lar co­mo lo es el re­loj de Ap­ple, po­dría des­en­ca­de­nar ata­ques de an­sie­dad y vi­si­tas mé­di­cas in­ne­ce­sa­rias.

La em­pre­sa es­tá pro­mo­cio­nan­do la fun­ción de re­vi­sión del co­ra­zón co­mo una prue­ba de que el re­loj pue­de ayu­dar a las per­so­nas a ges­tio­nar de for­ma proac­ti­va su sa­lud.

“Ap­ple Watch se ha con­ver­ti­do en el guar­dián in­te­li­gen­te de su sa­lud”, di­jo el je­fe de Ope­ra­cio­nes de Ap­ple, Jeff Wi­lliams (quien su­per­vi­sa el desa­rro­llo del Ap­ple Watch), du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la com­pa­ñía de los nue­vos pro­duc­tos de Ap­ple la se­ma­na pa­sa­da.

En uno de los au­di­to­rios de la se­de de Ap­ple, el pre­si­den­te de la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion, Ivor di­jo que pro­duc­tos co­mo el Ap­ple Watch ofre­cen “co­no­ci­mien­tos más pro­fun­dos so­bre la sa­lud” por lo que pue­den pro­mo­ver una vi­da más sa­lu­da­ble y más ex­ten­sa.

Al­go si­mi­lar apa­re­ce en la pá­gi­na web de la em­pre­sa: “El Ap­ple Watch Se­ries 4 te ins­pi­ra a lle­var una vi­da más sa­lu­da­ble. Te ayu­da a con­tro­lar el es­trés de to­dos los días. (...) Con­tro­la tu fre­cuen­cia car­dia­ca y te avi­sa si hay al­go inusual; mi­tad án­gel, mi­tad gu­rú, pa­ra que dis­fru­tes una tran­qui­li­dad to­tal”.

¿SUS­TI­TU­TO DE UNA RE­VI­SIÓN MÉ­DI­CA?

La tec­no­lo­gía uti­li­za­da co­mún­men­te por mé­di­cos pa­ra de­tec­tar po­si­bles pro­ble­mas car­dia­cos en sus pa­cien­tes es más com­ple­ja que los ras­trea­do­res de fre­cuen­cia car­dia­ca uti­li­za­dos por Ap­ple, Fit­bit y otros fa­bri­can­tes de dis­po­si­ti­vos por­tá­ti­les.

La FDA ha ca­ta­lo­ga­do el re­loj de Ap­ple co­mo un dis­po­si­ti­vo mé­di­co Cla­se II, en esa ca­te­go­ría se en­cuen­tran, por ejem­plo, al­gu­nas si­llas de rue­das eléc­tri­cas y kits de em­ba­ra­zo, de acuer­do con la pá­gi­na web de la FDA.

Los pro­duc­tos Cla­se II es­tán des­ti­na­dos a diag­nos­ti­car o a tra­tar un pro­ble­ma mé­di­co y su uso pre­sen­ta un ries­go mí­ni­mo.

La FDA en­vió una car­ta a Ap­ple en alu­sión a la fun­ción car­dia­ca del re­loj, en ella des­cri­be que la de­tec­ción erró­nea de un pro­ble­ma de co­ra­zón po­dría des­en­ca­de­nar en un tra­ta­mien­to in­ne­ce­sa­rio.

Los mé­di­cos ase­gu­ran que el re­loj po­dría ser bueno pa­ra los pa­cien­tes que tie­nen un rit­mo car- dia­co irre­gu­lar y que no se han per­ca­ta­do de ello.

Es de­cir, el es­ce­na­rio ideal pa­ra los que por­tan el re­loj ocu­rre cuan­do al­guien que no sa­be que tie­ne un pro­ble­ma po­dría re­ci­bir una ad­ver­ten­cia de su re­loj y lle­var esa in­for­ma­ción a su mé­di­co.

Por ejem­plo, al­gu­nas per­so­nas que tie­nen fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar (arrit­mia car­dia­ca que se ca­rac­te­ri­za por la­ti­dos des­or­ga­ni­za­dos, pro­du­cien­do un rit­mo car­dia­co rá­pi­do e irre­gu­lar) no siem­pre pre­sen­tan sín­to­mas.

(Con las aler­tas del re­loj) po­drías re­ci­bir un tsu­na­mi de gen­te en los con­sul­to­rios”.

John Man­dro­la, car­dió­lo­go del hos­pi­tal Bap­tist Health de Louis­vi­lle.

INCENTIVOS PA­RA IR AL MÉ­DI­CO DE MA­NE­RA IN­NE­CE­SA­RIA

En la otra ca­ra de la mo­ne­da, exis­te la preo­cu­pa­ción de que el uso ge­ne­ra­li­za­do de elec­tro­car­dio­gra­mas po­dría re­pre­sen­tar una car­ga pa­ra un sis­te­ma de aten­ción de la sa­lud ya sa­tu­ra­do.

Los rit­mos car­dia­cos va­rían de for­ma na­tu­ral, por lo que no se­ría di­fí­cil que Ap­ple Watch o cual­quier mo­ni­tor car­dia­co se­ña­len un pro­ble­ma cuan­do en reali­dad no exis­te. La per­so­na que re­ci­ba el men­sa­je iría co­rrien­do de ma­ne­ra in­me­dia­ta con el mé­di­co de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria.

“La gen­te tie­ne mie­do; su co­ra­zón los asus­ta”, di­jo John Man­dro­la, car­dió­lo­go del hos­pi­tal Bap­tist Health de Louis­vi­lle. “Eso lle­va a una ma­yor in­ter­ac­ción con el si­sBen­ja­min,

te­ma de sa­lud”.

Una vi­si­ta adi­cio­nal a su mé­di­co po­dría no so­nar co­mo al­go ma­lo, pe­ro Man­dro­la ase­gu­ra que po­dría con­du­cir a otra ron­da de prue­bas o in­clu­so a un tra­ta­mien­to in­ne­ce­sa­rio si hay otros sig­nos que pue­den ma­lin­ter­pre­tar­se.

Al re­ci­bir se­ña­les erró­neas en los re­lo­jes, los mé­di­cos po­drían te­ner en sus con­sul­to­rios a una mul­ti­tud de per­so­nas an­sio­sas. Es­te es­ce­na­rio ya se ha po­di­do ver de­bi­do a que los ras­trea­do­res de ac­ti­vi­dad fí­si­ca que mo­ni­to­rean las fre­cuen­cias car­dia­cas se han vuel­to po­pu­la­res.

Gre­gory Mar­cus, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción Clí­ni­ca en Cardiología de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co, des­cri­be ese es­ce­na­rio. “Tu­ve que de­cir­le a los pa­cien­tes: sim­ple­men­te qui­ten el Fit­bit y no mi­ren los da­tos”.

Tam­bién re­co­no­ce que pue­de ha­ber ca­sos mé­di­cos im­por­tan­tes en don­de se atien­da a usua­rios de re­lo­jes que, gra­cias a las aler­tas, re­ci­ben aten­ción ne­ce­sa­ria, es­pe­cial­men­te si el elec­tro es lo su­fi­cien­te­men­te pre­ci­so co­mo pa­ra per­mi­tir un diag­nós­ti­co sin la ne­ce­si­dad de otras prue­bas.

“Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra de­cir des­de una pers­pec­ti­va de sa­lud pú­bli­ca si los cos­tos su­pe­rarán a los be­ne­fi­cios”, di­jo Mar­cus. Hay mu­chos otros fac­to­res, co­mo la sa­lud ge­ne­ral o la edad de una per­so­na, que afec­tan la sa­lud del co­ra­zón”, di­jo. Esos de­ben ser eva­lua­dos por un mé­di­co pa­ra en­con­trar el diag­nós­ti­co co­rrec­to pa­ra ca­da pa­cien­te.

“Lo que po­dría ayu­dar a cal­mar la an­sie­dad”, di­jo, “se­ría una edu­ca­ción más pro­fun­da so­bre afec­cio­nes co­mo la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar. Tal vez es­te mo­vi­mien­to (al­re­de­dor del re­loj de Ap­ple) en el ám­bi­to del con­su­mi­dor, tam­bién sig­ni­fi­que edu­car al pú­bli­co so­bre es­tos te­mas”.

CO­LA­BO­RA­CIÓN CON LA IN­VES­TI­GA­CIÓN MÉ­DI­CA

Mar­cus (cu­yo es­tu­dio Health eHeart es­tá eva­luan­do la for­ma en que la tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar a los pa­cien­tes) y Man­dro­la ase­gu­ran que son op­ti­mis­tas so­bre có­mo los da­tos re­co­pi­la­dos por el Ap­ple Watch de usua­rios que op­tan por acu­dir al mé­di­co pue­den ayu­dar a los in­ves­ti­ga­do­res.

Pe­ro pa­ra aque­llos que usan el re­loj y se asus­tan con al­gu­na aler­ta, la preo­cu­pa­ción de que su­fran de an­sie­dad in­ne­ce­sa­ria es real.

“Veo pa­cien­tes; veo que en­tran per­so­nas nor­ma­les y la ma­yo­ría de ellos es­tán asus­ta­dos”, di­jo Man­dro­la. Con la se­duc­ción que ge­ne­ra Ap­ple Watch en­tre los con­su­mi­do­res, di­jo, es pro­ba­ble que au­men­te. “Po­drías re­ci­bir un tsu­na­mi de gen­te en los con­sul­to­rios”, sen­ten­cia.

NUE­VO DI­SE­ÑO

Jony Ive, el je­fe de Di­se­ño de Ap­ple, re­ve­ló que el Ap­ple Watch es­tá más cer­ca de su co­ra­zón.

Ive le ha da­do al dis­po­si­ti­vo por­tá­til un cam­bio de ima­gen com­ple­to. La Ap­ple Watch Se­ries 4 es más del­ga­da.

“Ca­da hue­so de mi cuer­po me di­ce que es­to es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo”, di­jo Ive en una en­tre­vis­ta en el Tea­tro Ste­ve Jobs en la se­de de Ap­ple. El nue­vo re­loj “se­rá un pun­to de in­fle­xión en la adop­ción del pro­duc­to”.

La cre­cien­te po­pu­la­ri­dad del re­loj, que Ive ha es­ta­ble­ci­do co­mo la pie­dra an­gu­lar de la tec­no­lo­gía por­tá­til, es fun­da­men­tal pa­ra Ap­ple a me­di­da que el cre­ci­mien­to de las ven­tas del iP­ho­ne dis­mi­nu­ye.

Fo­to: the washington post

Jeff Wi­lliams, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Ap­ple, ha­bló so­bre las fun­cio­nes del nue­vo re­loj.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.