El or­na­men­to es­té­ti­co en NY

Kors y Ja­cobs pre­sen­tan co­lec­ción 2019.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ro­bin Giv­han

Nue­va York. La in­dus­tria de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se es­tá de­ses­pe­ra­da por en­con­trar mo­lien­da fres­ca pa­ra su mo­lino.

Los re­pre­sen­tan­tes de la mo­da que se en­cuen­tran a lo lar­go de la Sép­ti­ma Ave­ni­da de Nue­va York es­tán dan­do a co­no­cer en los úl­ti­mos días sus nue­vas ideas, y a tra­vés de ellas, in­ten­tan de­to­nar pa­sio­nes por las mar­cas que de­ter­mi­nan el es­ti­lo de vi­da de sus con­su­mi­do­res.

Su apor­ta­ción tam­bién es­tá ge­ne­ran­do una emo­ción estética po­co or­to­do­xa con el ob­je­ti­vo, po­si­ble­men­te, de im­pe­dir una re­fle­xión so­bre la ha­bi­li­dad en la ela­bo­ra­ción de los di­se­ños y, en es­pe­cial, so­bre el ver­da­de­ro men­sa­je de sus crea­ti­vos.

Uno de los mo­de­los es­te­la­res lo pre­sen­ta la fa­mo­sa mar­ca Gy­psy Sport, con el que el di­se­ña­dor Rio Uri­be cu­brió los pe­zo­nes de las mo­de­los con con­chas de mar y lo lla­mó “mo­da sus­ten­ta­ble”.

El di­se­ña­dor Tel­far Cle­mens ofre­ce ca­mi­se­tas y jeans de Bud­wei­ser con­for­ma­dos con tro­zos gi­gan­tes de te­la cor­ta­da, una idea que se ha con­ver­ti­do en van­guar­dia.

Cla­ro, al­gu­nas de las ideas son de­li­cio­sa­men­te cur­sis. Y es­to ocu­rre con di­se­ños que só­lo pa­ra los pro­pios crea­do­res tie­nen un sig­ni­fi­ca­do en par­ti­cu­lar, ge­ne­ral­men- te in­com­pren­si­ble pa­ra la ma­yo­ría.

La in­dus­tria es­tá pro­yec­tan­do a di­se­ña­do­res ga­lar­do­na­dos emer­gen­tes co­mo ma­ra­vi­llas crea­ti­vas e ico­no­clas­tas, aun­que mu­chas de sus ideas aún ne­ce­si­tan tiem­po pa­ra ma­ri­nar.

DAR VOZ A CO­MU­NI­DA­DES MAR­GI­NA­DAS

La mo­da cla­ra­men­te es­tá ham­brien­ta de una ge­ne­ra­ción fu­tu­ra de di­se­ña­do­res que cul­ti­ve a los con­su­mi­do­res y que co­la­bo­re a cons­truir un sec­tor du­ra­de­ro.

En el trans­cur­so de esa bús­que­da, la in­dus­tria tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de con­si­de­rar a los di­se­ña­do­res y sus pun­tos de vis­ta que no han si­do to­ma­dos en cuen­ta du­ran­te los úl­ti­mos años. Ya sean di­se­ña­do­res ne­gros o los que tra­ba­jan con co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das.

La mo­da ya no pue­de dar­se el lu­jo de mar­gi­nar a de­ter­mi­na­das de­mo­gra­fías.

¿Quién se ase­gu­ra­rá de que el eco­sis­te­ma de la mo­da ten­ga una sa­lu­da­ble di­ver­si­dad? Hay es­pe­ran­zas en mar­cas co­mo Mon­se y Man­sur Ga­vriel y, des­pués de sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes for­ma­les, Ch­ris­top­her John Ro­gers.

Ejem­plos de fra­ca­sos so­bran: el via­je tu­mul­tuo­so du­ran­te una dé­ca­da de Marc Ja­cobs o la ban­ca­rro­ta que des­ca­rri­ló en al­gu­na oca­sión a Mi­chael Kors. Hoy, Ja­cobs es una fuen­te con­fia­ble de ener­gía crea­ti­va. Y Kors es un ne­go­cio de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res.

El miér­co­les de la se­ma­na pa­sa­da, Ja­cobs man­tu­vo a su au­dien­cia es­pe­ran­do 90 mi­nu­tos en la ca­ver­na­ria Park Ave­nue Ar­mory de­bi­do a que no ha­bía lle­ga­do to­da la ro­pa. Sin mú­si­ca, el úni­co rui­do fue el mur­mu­llo si­len­cio­so de los in­vi­ta­dos que se re­sig­na­ron a es­pe­rar co­mo lo ha­ce un gru­po de co­men­sa­les ham­brien­tos al ha­cer fi­la en un res­tau­ran­te de cin­co es­tre­llas que se nie­ga a las re­ser­va­cio­nes.

RE­TRO SO­BRE RE­TRO

Kors, gi­gan­te fi­nan­cie­ro cu­yas bol­sas cuel­gan de las mu­ñe­cas y de los hom­bros de mi­les de mu­je­res tra­ba­ja­do­ras, se une a un mer­ca­do de vi­da so­lea­da, fe­liz y pla­ye­ra.

La ar­tis­ta Ch­ris­ti­na Zim­pel di­se­ñó las pin­tu­ras de co­lo­res in­fan­ti­les pa­ra el es­pec­tácu­lo de Kors, que se desa­rro­lló en un edi­fi­cio con ven­ta­na­les enor­mes al bor­de de un mue­lle cer­ca de South Street Sea­port.

Más allá de las ven­ta­nas, el cie­lo es­ta­ba gris y bru­mo­so. En el in­te­rior, la pa­sa­re­la de Kors re­bo­sa­ba de co­lor y bri­llo: te­las de se­da acuá­ti­ca, ves­ti­dos ro­sas de gan­chi­llo con som­bre­ros cu­bier­tos por di­mi­nu­tos pé­ta­los, ves­ti­dos y bo­tas cor­tas es­tam­pa­das con fi­gu­ras caó­ti­cas, pan­ta­lo­nes acam­pa­na­dos co­mo sa­li­dos de un pe­lí­cu­la de Aus­tin Po­wers.

Re­tro so­bre re­tro es lo que se es­pe­ra en 2019.

Fo­to: jo­nas gus­tavs­son pa­ra the washington post

Co­lec­ción Marc Ja­cobs.

fo­to: jo­nas gus­tavs­son pa­ra the washington post

Co­lec­ción Mi­chael Kors pri­ma­ve­ra ve­rano 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.