“Hal­co­nes” opa­can a Ha­ley

El pa­pel de la em­ba­ja­do­ra an­te la ONU pier­de pro­ta­go­nis­mo.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - An­ne Gea­ran y John Hud­son

Nik­ki Ha­ley, em­ba­ja­do­ra de Es­ta­dos Uni­dos en la ONU, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un ros­tro muy vi­si­ble en la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump, abo­gan­do por una pers­pec­ti­va glo­bal en la cual “Pri­me­ro Amé­ri­ca” no sig­ni­fi­ca­ba ne­ce­sa­ria­men­te “Amé­ri­ca ais­la­da”.

Ha­ley si­gue sien­do una per­so­na cla­ve pa­ra Trump; se lle­van muy bien, ella fi­gu­ra en­tre los po­cos miem­bros del gabinete que ha­blan con fre­cuen­cia y di­rec­ta­men­te con el pre­si­den­te, al­go que por cier­to irri­ta a al­gu­nos fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca.

Es­ta se­ma­na, Trump apa­re­ció por se­gun­da vez an­te la ONU y Ha­ley in­ter­vino me­nos es­ta vez. Los que tie­nen más in­fluen­cia aho­ra son los con­se­je­ros y se­cre­ta­rios que pro­po­nen una agen­da más na­cio­na­lis­ta en te­mas de co­mer­cio, in­mi­gra­ción y po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Mi­ke Pom­peo y John Bol­ton, por ejem­plo, son más es­tri­den­tes, me­nos mo­de­ra­dos que sus an­te­ce­so­res y al­gu­nas ini­cia­ti­vas de Ha­ley han si­do mo­di­fi­ca­das por ellos, de­ján­do­la vi­si­ble­men­te ais­la­da.

Al mis­mo tiem­po, la in­fluen­cia de Ha­ley en las Na­cio­nes Uni­das se vio ate­nua­da de­bi­do a la nue­va po­lí­ti­ca de Trump de re­co­no­cer a Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal de Is­rael —una me­di­da opues­ta por mu­chos otros paí­ses—, cor­tar la ayu­da a los pa­les­ti­nos y anun­ciar una re­ti­ra­da es­ta­dou­ni­den­se del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU.

Ha­ley apo­ya esas po­si­cio­nes, jun­to con el plan­tea­mien­to de Trump de que la ge­ne­ro­si­dad es­ta­dou­ni­den­se no se des­per­di­cia­rá en los que no son me­re­ce­do­res de la ayu­da que el país otor­ga. Pe­ro Ha­ley ha sa­li­do de­rro­ta­da en otros te­mas.

“Nues­tro re­to es có­mo lo­grar que se sien­ta or­gu­llo­so el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se”, co­men­tó Ha­ley an­te la vi­si­ta de Trump a la ONU.

En es­ta oca­sión, el dis­cur­so de Trump an­te la ONU se cen­tró en la so­be­ra­nía es­ta­dou­ni­den­se y la ayu­da ex­te­rior. Su ase­sor Step­hen Mi­ller, quien es con­si­de­ra­do el ar­qui­tec­to de las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción más es­tric­tas de la ad­mi­nis­tra­ción y al­gu­na vez opo­si­tor a Ha­ley, fue el au­tor prin­ci­pal del dis­cur­so del pre­si­den­te en la ONU.

En una rue­da de pren­sa la se­ma­na pa­sa­da, Ha­ley di­jo que Trump es un pre­si­den­te ge­ne­ro­so con los paí­ses que quie­ren ser ami­gos de Es­ta­dos Uni­dos.

En po­co más de me­dio año ha sa­bi­do des­mar­car­se de su pre­si­den­te en el dis­cur­so so­bre de­re­chos hu­ma­nos, mu­cho más pre­sen­tes en su agen­da, al me­nos a ni­vel re­tó­ri­co, pe­ro ha en­car­na­do per­fec­ta­men­te la idea fuer­za que la nue­va Ca­sa Blan­ca que­ría lle­var a es­te or­ga­nis­mo.

Aho­ra, es el turno de Es­ta­dos Uni­dos de to­mar la pre­si­den­cia del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, una opor­tu­ni­dad pa­ra Ha­ley de con­vo­car de­ba­tes so­bre te­mas de in­te­rés es­pe­cial. Ya lo ha he­cho con an­te­rio­ri­dad al pre­si­dir se­sio­nes so­bre Nicaragua, Ve­ne­zue­la y Co­rea del Nor­te (res­pe­tan­do siem­pre las mis­mas prio­ri­da­des del go­bierno de Trump).

Ha­ley fue la ca­ra más vi­si­ble res­pec­to al te­ma de Co­rea del Nor-

te du­ran­te el 2017, cuan­do Rex Ti­ller­son era se­cre­ta­rio de Es­ta­do, pe­ro aho­ra es Pom­peo quien es­tá a car­go de las ne­go­cia­cio­nes; la fi­gu­ra de Ha­ley ha si­do me­nos vi­si­ble. No asi­si­tió a la cum­bre his­tó­ri­ca en­tre Trump y Kim Jong-un en Singapur en ju­nio.

RO­CES EN EL GABINETE

Bol­ton ha sa­cu­di­do de for­ma ra­di­cal en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, re­du­cien­do el nú­me­ro de reunio­nes de al­to ni­vel. Ha­ley ca­si siem­pre ha­bía par­ti­ci­pa­do en di­chas reunio­nes. Ex fun­cio­na­rios creen que Bol­ton, exem­ba­ja­dor de la ONU, res­trin­gi­rá el pa­pel pro­ta­ga­ni­za­do por Ha­ley.

Molly Mont­go­mery, ex­miem­bro del equi­po del vi­ce­pre­si­den­te Pen­ce, opi­na que Ha­ley ya no in­flu­ye tan­to por­que Pom­peo es mu­cho más ac­ti­vo en su car­go an­te la pren­sa y los go­bier­nos ex­tran­je­ros que su an­te­ce­sor Ti­ller­son.

Por ejem­plo, Ha­ley go­za­ba de mu­cha au­to­no­mía en te­mas re­la­cio­na­dos con las mi­sio­nes de paz en Áfri­ca. Aho­ra es Bol­ton, un hom­bre con mu­cha ex­pe­rien­cia en Nue­va York en la era de Geor­ge W. Bush quien se im­po­ne, se­gún Mont­go­mery.

Fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca nie­gan cual­quier con­flic­to en­tre Ha­ley y Bol­ton; sin em­bar­go, los más cer­ca­nos a Bol­ton ven inevi­ta­ble un am­bien­te “ten­so” en­tre los dos.

La po­si­ción de Bol­ton fren­te la ONU es bas­tan­te más agre­si­va. Él es un ope­ra­dor as­tu­to an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y tam­bién en ne­go­cia­cio­nes en pri­va­do, se­gún Matt­hew W ax man, ex co­la­bo­ra­do­ra de Bush.

“Bol­ton man­da con mano du­ra en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y que­rrá te­ner voz en el car­go que ocu­pa la em­ba­ja­do­ra Ha­ley”.

Des­de los tiem­pos de los pre­si­den­tes de­mó­cra­tas Clin­ton y Oba­ma, el car­go de Ha­ley es de ni­vel de miem­bro de Gabinete y si­gue sién­do­lo, ya que Ha­ley in­sis­tió en te­ner el mis­mo ran­go de par­ti­ci­pan­te de Gabinete en el go­bierno de Trump.

El pre­si­den­te acep­tó pe­se a las du­das de Bol­ton, quien le que­ría dar me­nos pe­so a la ONU den­tro del go­bierno.

Ha­ley es ex­ce­len­te co­mu­ni­ca­do­ra an­te las cá­ma­ras, al­go que no se po­día de­cir de Ti­ller­son. De he­cho, los equi­pos de Ha­ley y Ti­ller­son dis­cu­tían a me­nu­do so­bre asun­tos de po­lí­ti­ca.

Se es­pe­cu­la­ba que Ha­ley bus­ca­ba y que­ría el pues­to de Ti­ller­son ,al­go que ella ha ne­ga­do ro­tun­da­men­te.

Fo­to: ap

Nik­ki Ha­ley, en una com­pa­re­cen­cia en la ONU.

Fo­to: reu­ters

John Bol­ton, con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.