El al­ma­cén que asus­ta a Ama­zon

JD.com uti­li­za de­pó­si­tos in­te­li­gen­tes que pro­ce­san pedidos por su pro­pia cuen­ta.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Da­nie­lle Pa­quet­te

Den­tro de un al­ma­cén del ta­ma­ño de sie­te cam­pos de fut­bol, ba­jo el cui­da­do de só­lo cua­tro per­so­nas, cien­tos de ro­bots em­pa­can 200,000 ca­jas al día y las en­vían por bar­co a clien­tes a lo lar­go y an­cho de Chi­na.

Zou Rui, de 25 años, es una de es­tas cua­tro per­so­nas que ope­ra jun­to a sus co­le­gas, dos hom­bres y una mu­jer. Es­te jo­ven es un in­ge­nie­ro que gran par­te de su turno de ocho ho­ras es­tá de pie mien­tras mo­ni­to­rea un bra­zo mecánico de co­lor cre­mo­so que em­pa­que­ta mer­can­cía en con­te­ne­do­res. Si al­go no fun­cio­na, Zou se apre­su­ra a arre­glar cual­quier pro­ble­ma y el res­to del tiem­po se de­di­ca a ha­cer apun­tes en un cua­derno, mo­ni­to­rear la pro­duc­ti­vi­dad del bra­zo o cha­tea con sus otros co­le­gas.

En es­te lu­gar, Zou es­tá muy le­jos de los cam­pos de maíz don­de vi­ve su fa­mi­lia en la pro­vin­cia orien­tal de An­hui, pe­ro no ex­tra­ña el bu­lli­cio de su tra­ba­jo an­te­rior a la­do de más de 100 per­so­nas y en es­te lu­gar no se sien­te ais­la­do.

“Los ro­bots me ha­cen com­pa­ñía”, di­ce Zou, que tra­ba­ja pa­ra JD.com, una em­pre­sa gi­gan­tes­ca de co­mer­cio en lí­nea.

La em­pre­sa pre­su­me de es­te al­ma­cén, ubi­ca­do en las afue­ras de Shang­hai. Es de los más au­to­ma­ti­za­dos del mun­do y los ana­lis­tas ven a JD.com co­mo el fu­tu­ro del tra­ba­jo manual, no so­la­men­te en Chi­na sino mas allá. Un lu­gar don­de unos po­cos su­per­vi­san las má­qui­nas, mien­tras que la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res se han vuel­to ob­so­le­tos.

Gra­cias a una “alian­za es­tra­té­gi­ca” con Goo­gle, es­te mo­de­lo po­dría lle­gar pron­to a Es­ta­dos Uni­dos.

Ri­chard Liu, pre­si­den­te de JD.com quie­re ir aún más le­jos con es­te con­cep­to de al­ta tec­no­lo­gía en un país co­no­ci­do his­tó­ri­ca­men­te co­mo un cen­tro de mano de obra ba­ra­ta.

“Es­pe­ro que mi com­pa­ñía sea 100% au­to­ma­ti­za­da al­gún día,” di­jo Liu en abril pa­sa­do en una con­fe­ren­cia en Ma­drid, “sin nin­gún obre­ro”.

“ES­CÁN­DA­LO SE­XUAL”

Liu fue arres­ta­do el 31 de agos­to en Mi­neá­po­lis ba­jo sos­pe­cha de vio­la­ción. Lo li­be­ra­ron ho­ras más tar­de. No hu­bo nin­gún car­go en su con­tra y re­gre­só a Chi­na, pe­ro la in­ves­ti­ga­ción si­gue abier­ta.

La em­pre­sa in­sis­te en la inocen­cia de Liu y los usua­rios en las re­des so­cia­les co­men­za­ron a de­fen­der­lo, acu­san­do a las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses de ama­ñar el in­ci­den­te. Sin em­bar­go, el ca­so del bi­llo­na­rio asiá­ti­co lla­mó la aten­ción de al­gu­nos fun­cio­na­rios chi­nos quie­nes abrie­ron su pro­pia in­ves­ti­ga­ción so­bre el in­ci­den­te.

“Cuan­do un em­pre­sa­rio im­por­tan­te pro­vo­ca ti­tu­la­res ne­ga­ti­vos en Chi­na, el go­bierno sue­le in­tere­sar­se por el asun­to po­nien­do en ries­go los fu­tu­ros pro­yec­tos de di­cho em­pren­de­dor”, opi­na Si­mon Cou­sins, quien tie­ne una agen­cia glo­bal de re­la­cio­nes pu­bli­cas (Alle­gra­vi­ta) en Bei­jing.

Las ven­tas de es­te gi­gan­te chino cre­cie­ron 40.3% en el 2017 con res­pec­to al año an­te­rior, has­ta 362,300 mi­llo­nes de yua­nes (46.810 mi­llo­nes de eu­ros) y ob­tu­vo un re­sul­ta­do ne­to de 116.8 mi­llo­nes de yua­nes (15.09 mi­llo­nes de eu­ros), fren­te a unas pér­di­das de 259 mi­llo­nes de eu­ros en el 2016 su pri­mer año de be­ne­fi­cios.

FU­TU­RO DE LA IN­DUS­TRIA

JD.com bus­ca per­fec­cio­nar su tec­no­lo­gía y ex­ten­der­la a sus otros 500 al­ma­ce­nes en Chi­na, In­do­ne­sia y Tai­lan­dia, los cua­les to­da­vía de­pen­den de la mano de obra de mi­les de tra­ba­ja­do­res. Des­pués, JD.com pre­ten­der ven­der el sis­te­ma a otras com­pa­ñías que bus­can re­du­cir cos­tos.

“Los em­pleos se­rían más in­tere­san­tes, más fá­ci­les y me­nos pe­li­gro­sos”, di­jo Liu. JD, quien fir­mó un con­tra­to con Goo­gle en ju­nio y el gi­gan­te pla­nea in­ver­tir 550 mi­llo­nes de dó­la­res en la com­pa­ñía.

Es­ta aso­cia­ción se­rá de gran be­ne­fi­cio pa­ra Goo­gle Shop­ping, un bus­ca­dor en lí­nea, pa­ra así in­ten-

Es­to ti­po de tec­no­lo­gía se ex­ten­de­rá por to­das par­tes el cam­bio se­rá muy da­ñino pa­ra mu­cha gen­te. Mu­chos tra­ba­jos van a des­apa­re­cer”.

Mar­tin Ford, au­tor de Ri­se of Ro­bots

si­fi­car la rivalidad con Ama­zon a ni­vel na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos. Ama­zon dis­po­ne de mas de 100,000 de sus pro­pios ro­bots al­re­de­dor del mun­do.

Ama­zon lan­zó su pro­gra­ma ro­bó­ti­co en el 2014 pe­ro sus al­ma­ce­nes no son to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­dos. Sin em­bar­go, sus cen­tros ope­ran una ma­yor va­rie­dad de paquetes que el al­ma­cén de cua­tro em­plea­dos de JD.com.

En el al­ma­cén don­de tra­ba­ja Zou, son los ro­bots (guia­dos por es­cá­ne­res de ima­gen) los que ope­ran los bie­nes, re­co­gen los pro­duc­tos de ca­da pe­di­do, trans­mi­tien­do en tiem­po real in­for­ma­ción so­bre qué com­pran los clien­tes de ca­da per­fil, qué pro­duc­tos se ven­den jun­tos o ca­da cuán­to hay que re­po­ner­los.

Hay es­tan­te­rías compu­tari­za­das en rue­das que re­co­gen las car­gas y las lle­van ha­cia los ca­mio­nes. Los pedidos lle­gan a los clien­tes den­tro de 24 ho­ras.

Al igual que Ama­zon, JD.com apues­ta por el co­mer­cio offline y cuen­ta con su red de tien­das 7Fresh, don­de los ca­rri­tos de com­pra son ro­bots que si­guen al clien­te por el es­ta­ble­ci­mien­to. Es­tos lo­ca­les, don­de se ven­de fru­ta, ver­du­ra, pes­ca­dos y otros pro­duc­tos fres­cos, tie­nen pan­ta­llas co­mo si fue­ran es­pe­jos má­gi­cos, que re­ve­lan, por ejem­plo, dón­de se ha cul­ti­va­do una fru­ta y su ni­vel de dul­zu­ra. Y si el clien­te tie­ne tiem­po, in­clu­so pue­de to­mar­se un ca­pu­chino allí mis­mo con una ima­gen im­pre­sa en 3D de su ca­ra en la es­pu­ma.

DES­HA­CER­SE DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES COS­TO­SOS

Los se­res hu­ma­nos si­guen sien­do más pro­duc­ti­vos pa­ra mu­chas ta­reas, por ejem­plo, le­van­tar di­ver­sos ob­je­tos de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y di­men­sio­nes, pe­ro los eco­no­mis­tas pre­vie­nen que el cam­bio im­ple­men­ta­do por JD.com y otras em­pre­sas de co­mer­cio en lí­nea de­ja­rá a mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res sin em­pleo en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra a ni­vel mun­dial.

En la ac­tua­li­dad, JD.com em­plea a apro­xi­ma­da­men­te 160,000 tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to en Asia. Du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da, di­jo Liu, es­pe­ra que ese nú­me­ro dis­mi­nu­ya a “me­nos de 8,000” em­plea­dos me­jor pa­ga­dos que tra­ba­jan dos o tres ho­ras dia­rias.

Mar­tin Ford, au­tor de Ri­se of Ro­bots, opi­na que es­te cam­bio es inevi­ta­ble.

JD.com in­vier­te en ro­bó­ti­ca, in­te­li­gen­cia artificial, big da­ta, vehícu­los au­tó­no­mos y dro­nes, y en el In­ter­net de las Co­sas, que per­mi­te a los con­su­mi­do­res com­prar con só­lo to­car un bo­tón o usar co­man­dos de voz sim­ples en cual­quier mo­men­to, in­clu­so cuan­do es­tán mi­ran­do la te­le o con­du­cien­do un co­che.

“Es­te ti­po de tec­no­lo­gía se ex­ten­de­rá por to­das par­tes, creo que el cam­bio se­rá muy da­ñino pa­ra mu­cha gen­te. Mu­chos tra­ba­jos van a des­apa­re­cer”.

Mc­kin­sey, una fir­ma con­sul­to­ra, pre­di­ce que has­ta un ter­cio de los tra­ba­jos po­drían ser sus­ti­tui­dos por ro­bots en el 2030.

Chi­na tie­ne un pro­ble­ma de fal­ta de tra­ba­ja­do­res que vie­ne de los tiem­pos del vie­jo co­mu­nis­mo, cuan­do las fa­mi­lias no po­dían te­ner más de un hi­jo, una po­lí­ti­ca que no se aban­do­nó has­ta el 2016. El nú­me­ro de jó­ve­nes tra­ba­ja­do­res chi­nos si­gue a la ba­ja, es por ello que no se cu­bre la fal­ta de va­can­tes y los jó­ve­nes exi­gen más di­ne­ro y me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les.

Zou no te­me al fu­tu­ro y di­ce que su tra­ba­jo es in­tere­san­te y es feliz. No veía nin­gún fu­tu­ro en los cam­pos de maíz en su pue­blo na­tal. Se gra­duó en una es­cue­la de co­mer­cio, pe­ro en Shang­hai le dan ca­pa­ci­ta­ción ca­da dos me­ses pa­ra ad­mi­nis­trar el al­ma­cen por­que su ca­rre­ra no era ade­cua­da pa­ra las ta­reas es­pe­cí­fi­cas de JD.com.

Zou lle­va a su no­via al cam­po, pe­ro só­lo de ex­cur­sión en co­che. Quie­re ca­sar­se, te­ner hi­jos, se­guir cre­cien­do en el mun­do del co­mer­cio elec­tró­ni­co y es­pe­ra que es­te nue­vo mo­do de tra­ba­jar se vuel­va más po­pu­lar.

fo­tos: twp

Zou Rui, in­ge­nie­ro de JD.com, gi­gan­te chino de co­mer­cio elec­tró­ni­co, en el al­ma­cén au­to­ma­ti­za­do cer­ca de Shang­hai.

Una vis­ta del al­ma­ce­nen au­to­ma­ti­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.