Wal­mart di­ce sí a los Mi­llen­nials

Vi­nos ba­ra­tos, con ima­gen re­fi­na­da.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Da­ve McInty­re

A PRIN­CI­PIOS de es­te año, du­ran­te un via­je de ne­go­cios al oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, mis co­le­gas y yo nos re­gis­tra­mos en el mo­tel que se­ría nues­tro ho­gar du­ran­te cua­tro no­ches.

Una vez re­gis­tra­dos nos tras­la­da­mos a un Wal­mart pa­ra abas­te­cer­nos de vian­das y be­bi­das. Co­mo se pue­de pre­ver, com­pra­mos papas, sal­sa, ba­rras de gra­no­la, agua em­bo­te­lla­da y, por su­pues­to, cer­ve­za y vino.

Des­afor­tu­na­da­men­te no nos en­con­tra­mos con la lí­nea de vi­nos de Wal­mart’s Wi­ne­ma­kers Se­lec­tion que la ca­de­na in­tro­du­jo el pa­sa­do ju­nio en 1,100 tien­das de to­do el país.

Se tra­ta de 10 vi­nos de mar­ca pri­va­da, pro­ce­den­tes de Ita­lia, Fran­cia y Ca­li­for­nia, ex­clu­si­vos pa­ra ser dis­tri­bui­dos por Wal­mart, cu­yos pre­cios os­ci­lan entre 11 y 16 dó­la­res por bo­te­lla. Per­fec­to pa­ra quie­nes se re­clu­tan en mo­te­les pa­ra tra­ba­jar o, in­clu­si­ve, pa­ra su con­su­mo dia­rio.

Nor­mal­men­te, soy es­cép­ti­co res­pec­to a com­prar pro­duc­tos con eti­que­tas ex­clu­si­vas de cual­quier ca­de­na gran­de, so­bre to­do des­de el día en que más de uno de mis dien­tes se que­bró al to­mar vino en las ja­rras de la mar­ca Kro­ger Cost-Cut­ter, en la década de 1980. Des­pués vi­si­té la re­gión vi­ti­vi­ní­co­la de Ca­li­for­nia y mi pa­la­dar co­men­zó a edu­car­se.

No soy el úni­co. Hu­bo una vez un po­pu­lar me­me en In­ter­net so­bre el “vino de Wal­mart” con el que ju­ga­ba con las raí­ces de la em­pre­sa en Ar­kan­sas. En el me­me apa­re­cían em­plea­dos de cue­llo azul y su sec­ción de ar­mas de fue­go, a tra­vés de ellos, se ri­di­cu­li­za­ba la idea de que las tien­das po­drían ofre­cer bo­te­llas de vino ele­gan­tes.

Du­ran­te va­rios años, no era ra­ro re­ci­bir la bro­ma de ma­ne­ra fre­cuen­te. Pe­ro el año pa­sa­do es­cri­bí so­bre La Mo­ne­da, un de­li­cio­so Mal­bec chi­leno de 7 dó­la­res la bo­te­lla, ex­clu­si­vo de Wal­mart. El pro­duc­to ob­tu­vo bue­nas no­tas en la re­vis­ta De­can­ter. Des­de ese mo­men­to, na­die me ha vuel­to a en­viar el me­me.

De he­cho, Wal­mart es una de las po­cas ca­de­nas mi­no­ris­tas na­cio­na­les no es­pe­cia­li­za­das en be­bi­das al­cohó­li­cas que han he­cho un tra­ba­jo im­pre­sio­nan­te en la bús­que­da de vi­nos de bue­na ca­li­dad a pre­cios ase­qui­bles.

CA­LI­DAD CON­SIS­TEN­TE, LA CLA­VE

Es­to no es fá­cil: re­cuer­de que cuan­do los vi­nos de Tra­der Joe’s Char­les Shaw, co­no­ci­dos co­mo “Two-Buck Chuck”, pre­sen­ta­ban una ca­li­dad va­ria­ble entre lo­te y lo­te, los clien­tes com­pra­ban una bo­te­lla, la abrían en el es­ta­cio­na­mien­to, la pro­ba­ban, y si era bueno, re­gre­sa­ban a la tien­da a com­prar más bo­te­llas.

Da­da la ex­pe­rien­cia an­te­rior, ¿de qué ma­ne­ra una em­pre­sa de vi­nos pue­de su­mi­nis­trar un pro­duc­to cu­ya ca­li­dad sea con­sis­ten­te y de bue­na ca­li­dad a más de 1,000 tien­das?

Me acer­qué a Ni­cho­le Sim­pson, cu­yo tí­tu­lo de su pues­to es “com­pra­dor de be­bi­das pa­ra adul­tos ma­yo­res” pa­ra Wal­mart, en la se­de de la com­pa­ñía en Ben­ton­vi­lle, Ar­kan­sas. Le pre­gun­té por al­gu­nos se­cre­tos.

“Ana­li­cé la in­for­ma­ción re­la­ti­va a lo que nues­tros clien­tes no en­con­tra­ban en nues­tras tien­das, y jus­to me to­pé con vi­nos pre­mium o su­per­pre­mium”, me di­jo Sim­pson.

Son con­su­mi­do­res que es­tán dis­pues­tos a pa­gar un po­co más por un pro­duc­to de ca­li­dad.

“Tie­nes las prin­ci­pa­les mar­cas po­pu­la­res que im­pul­san el ne­go­cio, pe­ro los Mi­llen­nials son me­nos lea­les a las mar­cas y es­tán an­sio­sos por ex­plo­rar y com­prar vi­nos con eti­que­tas ge­nia­les o de di­fe­ren­tes va­rie­da­des”, me di­jo Sim­pson.

Las mar­cas que ven­de­mos tie­nen eti­que­tas muy atrac­ti­vas y en to­das ellas apa­re­ce una ele­gan­te “W” pa­ra vin­cu­lar­las con nues­tra em­pre­sa.

Pa­ra desa­rro­llar la lí­nea de pro­duc­to­res de vino, Sim­pson pre­sen­tó una so­li­ci­tud de pro­pues­tas y fi­nal­men­te se aso­ció con cin­co im­por­ta­do­res y dis­tri­bui­do­res de to­do el país. Pron­to in­te­gra­rán vi­nos de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Bul­ga­ria y de la re­gión de Cham­pag­ne. El te­cho del pre­cio, in­clu­si­ve, su­birá a los 39 dó­la­res.

Fo­to: the was­hing­ton post

Dos ejem­plos de mar­cas de vi­nos de su nue­va lí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.