Zem­mour, en el mains­tream de la is­la­mo­fo­bia

El po­pu­lar es­cri­tor par­ti­ci­pa en me­dios de co­mu­ni­ca­ción im­por­tan­tes del país ga­lo

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ja­mes McAu­ley

Pa­rís. Éric Zem­mour se en­con­tra­ba vestido de ma­ne­ra ade­cua­da pa­ra aden­trar­se a una gue­rra. Ata­via­do con un tra­je gris, un cin­tu­rón ma­rrón de Her­mès y unos mo­ca­si­nes de an­te, se des­pla­za­ba a tra­vés de la ar­ti­lle­ría ci­ber­né­ti­ca que iba di­ri­gi­da ha­cia su per­so­na.

Unos días an­tes, Zem­mour, un pro­vo­ca­dor co­lum­nis­ta de Le Fi­ga­ro y un per­so­na­je co­no­ci­do en Fran­cia, ha­bía lan­za­do una gra­na­da du­ran­te una en­tre­vis­ta en un pro­gra­ma do­mi­ni­cal que se emi­te en ho­ra­rio es­te­lar. Le di­jo a la con­duc­to­ra Hap­sa­tou Sy, una mu­jer ne­gra, que era una pe­na que sus pa­dres no le hu­bie­ran da­do un ver­da­de­ro nom­bre de pi­la, es de­cir, un nom­bre fran­cés. “Tu nom­bre es un in­sul­to a Fran­cia”, di­jo. Y así co­men­zó otra ron­da del de­ba­te so­bre la iden­ti­dad na­cio­nal fran­ce­sa.

Du­ran­te sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión, seg­men­tos de ra­dio y co­lum­nas, el ob­je­ti­vo de Zem­mour tal pa­re­ce que es do­ble: es­can­da­li­zar y nor­ma­li­zar. Aun­que la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa ca­re­ce de po­der po­lí­ti­co en la Asam­blea, de al­gu­na ma­ne­ra es­tá ga­nan­do la ba­ta­lla de las ideas, en gran par­te gra­cias a Zem­mour. La gen­te es­cu­cha con aten­ción al hom­bre que acos­tum­bra ves­tir con un tra­je gris.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, Éric Zem­mour pre­di­ca so­bre el de­cli­ve fran­cés, co­mo en su mo­men­to lo hi­zo a tra­vés de su exi­to­so li­bro Le sui­ci­de fra­nçais (El sui­ci­dio fran­cés), pu­bli­ca­do en el 2014.

El mes pa­sa­do pu­bli­có Des­ti­na­tion fra­nçai­se (Des­tino fran­cés), una com­bi­na­ción te­má­ti­ca entre la is­la­mo­fo­bia con un re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co inima­gi­na­ble.

“Hoy vi­vi­mos en una co­lo­ni­za­ción de fac­to de po­bla­cio­nes que han ve­ni­do del sur del Me­di­te­rrá­neo y que im­po­nen, a ve­ces por­que

Hoy vi­vi­mos en una co­lo­ni­za­ción de fac­to de po­bla­cio­nes que han ve­ni­do del sur del Me­di­te­rrá­neo”.

Éric Zem­mour, es­cri­tor.

son ma­yo­ría en de­ter­mi­na­dos ba­rrios y, a ve­ces, con vio­len­cia, una sha­ria de fac­to”, di­jo Zem­mour en una en­tre­vis­ta en la se­de de Le Fi­ga­ro en Pa­rís.

Zem­mour an­ti­ci­pa una “nue­va gue­rra ci­vil” entre “quie­nes se re­sis­ten a per­der la iden­ti­dad fran­ce­sa, es de­cir, sus ras­gos cris­tia­nos y blan­cos”, y los que acep­tan “la is­la­mi­za­ción de Fran­cia”.

Es­tric­ta­men­te ha­blan­do, Zem­mour per­te­ne­ce a las “po­bla­cio­nes que pro­vie­nen del sur del Me­di­te­rrá­neo”. Na­ció en los su­bur­bios de Pa­rís en 1958, hi­jo de ju­díos be­re­be­res que lle­ga­ron a Fran­cia du­ran­te la gue­rra de Ar­ge­lia, ya co­mo ciu­da­da­nos fran­ce­ses.

De al­gu­na ma­ne­ra, sus pun­tos de vis­ta son con­sis­ten­tes con los pied-noirs, los eu­ro­peos que re­si­dían en Ar­ge­lia y que se vie­ron obli­ga­dos a sa­lir de ese país tras su in­de­pen­den­cia en 1962; ten­dían a ser po­lí­ti­ca­men­te con­ser­va­do­res, des­con­fia­dos de los mu­sul­ma­nes y pro­fun­da­men­te re­sen­ti­dos con Char­les de Gau­lle por ha­ber re­nun­cia­do a la lu­cha.

Zem­mour sue­le cri­ti­car a De Gau­lle por ha­ber “rea­li­za­do la eu­ta­na­sia ba­jo anes­te­sia” en una na­ción de­bi­li­ta­da.

AD­MI­RA­DOR DE LE PEN

Al mis­mo tiem­po, Zem­mour se ha­ce eco de los pun­tos de vis­ta his­tó­ri­cos de Jean-Ma­rie Le Pen, pa­dre de la ex­tre­ma de­re­cha fran­ce­sa. (El li­bro Mé­moi­res de Jean-Ma­rie Le Pen sa­lió a la ven­ta a prin­ci­pios de es­te año.)

Al igual que Le Pen, Zem­mour rea­li­za una de­fen­sa de­sen­fre­na­da del go­bierno fran­cés de Vichy en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, un ré­gi­men que co­la­bo­ró abier­ta­men­te con la Ale­ma­nia na­zi pa­ra arres­tar y de­por­tar a 76,000 ju­díos fran­ce­ses y tam­bién a ex­tran­je­ros.

El lí­der de Vichy, Phi­lip­pe Pé­tain, en pa­la­bras de Zem­mour, tra­ta­ba de sal­var al país.

Zem­mour di­jo una vez a una au­dien­cia en la Gran Si­na­go­ga de Pa­rís que “la pa­la­bra ‘de­por­ta­ción’ en 1942 no sig­ni­fi­ca­ba que se ‘de­por­ta­ba a Ausch­witz’. Sig­ni­fi­ca­ba que los en­tre­ga­ban a Eu­ro­pa del Es­te”.

Ac­tual­men­te, Zem­mour cul­pa to­tal­men­te al an­ti­se­mi­tis­mo con­tem­po­rá­neo de los ára­bes. “Es sim­ple, si me atre­vo a de­cir­lo”, di­jo a The Was­hing­ton Post: “El an­ti­se­mi­tis­mo re­na­ció en Fran­cia con la lle­ga­da de las po­bla­cio­nes mu­sul­ma­nas, don­de el an­ti­se­mi­tis­mo, si lo pre­fie­re, es cul­tu­ral”.

Po­co des­pués de ha­cer ese co­men­ta­rio, Zem­mour pre­gun­tó al pe­rio­dis­ta si po­día re­vi­sar sus co­men­ta­rios ver­ti­dos du­ran­te la en­tre­vis­ta an­tes de que fue­ra pu­bli­ca­da, una prác­ti­ca re­gu­lar en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción fran­ce­ses. Se le di­jo que no, y él se mo­les­tó.

NA­RAN­JAS A LA CÁR­CEL

Des­de ha­ce años, Fran­cia tie­ne es­tric­tas le­yes so­bre el odio. En cier­tos mo­men­tos se han lle­va­do a tri­bu­na­les a per­so­na­jes que lo des­pier­tan. Por ejem­plo, el his­to­ria­dor Geor­ges Ben­sous­san fue re­cien­te­men­te acu­sa­do de co­me­ter el de­li­to de odio en con­tra de los mu­sul­ma­nes.

Zem­mour fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de in­ci­tar al odio ra­cial por de­cir en la te­le­vi­sión pú­bli­ca en el 2011 que los em­plea­do­res te­nían el de­re­cho de re­cha­zar a los ne­gros y ára­bes. “Si voy a la cár­cel por es­to, pue­des traer­me na­ran­jas”, di­jo al fi­nal de la en­tre­vis­ta que pro­vo­có una de­nun­cia en con­tra de él.

Zem­mour es­cri­be en las pá­gi­nas del pe­rió­di­co más bur­gués de Fran­cia y es una voz asi­dua en RTL, una de las es­ta­cio­nes de ra­dio más res­pe­ta­das en el país. De es­ta ma­ne­ra, Zem­mour ha lo­gra­do per­mear sus pun­tos de vis­ta ex­tre­mos a tra­vés de la con­tro­ver­sia, un ejer­ci­cio que gus­ta en Fran­cia.

“Es co­mún que los bur­gue­ses con­ser­va­do­res se di­gan a sí mis­mos el sig­ni­fi­ca­do de ser un buen ju­dío: Vichy no era tan ma­lo y que los mu­sul­ma­nes son in­clu­so peo­res de lo que sue­le de­cir la gen­te”, co­men­ta Dominique Moï­si, un po­li­tó­lo­go cu­yo pa­dre so­bre­vi­vió a Ausch­witz.

La po­pu­la­ri­dad de Zem­mour se fa­bri­ca por la an­sie­dad so­cial que pro­du­ce la mi­gra­ción, el re­cuer­do reite­ra­do so­bre la ra­cha mor­tal de vio­len­cia te­rro­ris­ta que co­men­zó en el 2015 y, fi­nal­men­te, por el de­sen­can­to que es­tá pro­du­cien­do el go­bierno del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron en una par­te de la so­cie­dad, quien lo ve co­mo el “pre­si­den­te de los ri­cos” de­bi­do a su in­te­rés ex­clu­si­vo por su agen­da em­pre­sa­rial.

TO­DOS LOS HIS­TO­RIA­DO­RES, REVISIONISTAS

Mu­chos his­to­ria­do­res se preo­cu­pan por lo que es­cri­be Zem­mour so­bre el pa­sa­do. Ven sus es­cri­tos car­ga­dos de erro­res. Zem­mour es el pri­me­ro en ad­mi­tir que su tra­ba­jo no siem­pre se ba­sa en prue­bas só­li­das: “No me con­si­de­ro un his­to­ria­dor pro­fe­sio­nal en el sen­ti­do de que no voy a los ar­chi­vos pa­ra ex­hu­mar pie­zas”. Al­go más, ase­gu­ra que “to­dos los his­to­ria­do­res son revisionistas”.

Pa­ra Lau­rent Joly, au­tor de un nue­vo es­tu­dio so­bre el an­ti­se­mi­tis­mo de Vichy pu­bli­ca­do es­te mes, la po­pu­la­ri­dad de Zem­mour es un signo preo­cu­pan­te de un pú­bli­co lec­tor que no es­tá in­tere­sa­do en la ver­dad.

Vi­vi­mos en un con­tex­to de cre­cien­te ig­no­ran­cia his­tó­ri­ca, re­gre­sión in­te­lec­tual y una cri­sis de va­lo­res”, di­jo Joly.

Ac­tual­men­te, Zem­mour es­tá en to­das par­tes: son­rien­do en por­ta­das de li­bros, des­po­tri­can­do en las pá­gi­nas de pe­rió­di­cos pres­ti­gio­sos y di­cién­do­les a las mi­no­rías que cam­bien sus nom­bres (no fran­ce­ses) fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión.

“Lo que más me sor­pren­de”, di­jo Da­niel Sch­nei­der­mann, un ana­lis­ta de me­dios fran­cés, “es la con­fu­sión ge­ne­ral, que per­mi­te que su dis­cur­so sea uno entre los otros”.

Fo­to: the was­hing­ton post

El es­cri­tor Éric Zem­mour di­vul­ga su ideo­lo­gía ra­di­cal en va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción.A la de­re­cha, por­ta­da de uno de sus li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.