Ma­ri­po­sas to­man mu­seo de Nue­va York

La ex­hi­bi­ción es­tá acon­di­cio­na­da al há­bi­tat na­tu­ral y se pue­de apre­ciar a más de 500 es­pe­cies de to­do el mun­do

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinion - Ch­ris­top­her Tor­chia

NE­CE­SI­TAN CA­LI­DEZ pa­ra po­der vo­lar y es lo que no les fal­ta­rá en pleno in­vierno a las 500 ma­ri­po­sas tro­pi­ca­les que re­vo­lo­tean des­de es­ta se­ma­na en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Nue­va York.

La ex­hi­bi­ción vi­va, abier­ta al pú­bli­co has­ta el 27 de ma­yo, ha fas­ci­na­do por igual a pe­que­ños y ma­yo­res a lo lar­go de 20 años, por­que les per­mi­te ol­vi­dar por un mo­men­to el frío ex­te­rior al ob­ser­var “el com­por­ta­mien­to en vue­lo de las ma­ri­po­sas” en las mis­mas con­di­cio­nes de don­de vie­nen, ex­pli­có la di­rec­to­ra de ex­po­si­cio­nes vi­vas, Ha­zel Da­vies.

“Es un en­torno tro­pi­cal a 25 gra­dos Cel­sius, bas­tan­te hú­me­do. Las te­ne­mos en un con­ser­va­to­rio tro­pi­cal por­que se ase­me­ja a la pro­ce­den­cia de las ma­ri­po­sas, es­pe­cies tro­pi­ca­les de to­do el mun­do que ne­ce­si­tan ca­li­dez pa­ra po­der vo­lar”, ex­pre­só Da­vies, que sos­te­nía un ejem­plar so­bre me­dia na­ran­ja.

En­tre las 100 es­pe­cies que aco­ge la ex­hi­bi­ción, Da­vies mos­tró a una ma­ri­po­sa búho de Cos­ta Ri­ca, pre­sen­te en­tre Cen­troa­mé­ri­ca y el Ama­zo­nas, afi­cio­na­da a los ju­gos de fru­tas y que, cuan­do se can­só de be­ber, con sus gran­des alas ple­ga­das, al­zó el vue­lo mos­tran­do unos in­ten­sos to­nos azu­les al dor­so.

No es ex­tra­ño que es­tos le­pi­dóp­te­ros in­ter­ac­túen y se po­sen so­bre los hu­ma­nos que los vi­si­tan en el vi­va­rio de es­te enor­me mu­seo, muy co­no­ci­do por al­ber­gar mi­llo­nes de pie­zas y es­pe­cí­me­nes na­tu­ra­les, en­tre ellos es­que­le­tos com­ple­tos de di­no­sau­rio.

Pue­den ad­mi­rar­se, en­tre otras, las fa­mo­sas alas na­ran­jas de las ma­ri­po­sas mo­nar­ca, el im­pac­tan­te es­tam­pa­do de ce­bra de la He­li­co­nius cha­rit­ho­nia o el di­bu­jo en blan­co y ne­gro de la de­no­mi­na­da co­me­ta de pa­pel, to­das per­te­ne­cien­tes a tres fa­mi­lias de ma­ri­po­sas —Pa­pi­lio­ni­dae, Pie­ri­dae y Nymp­ha­li­dae— de las cin­co que se co­no­cen.

“To­das es­tán cria­das en gran­jas y vie­nen de Ke­nia, Tai­lan­dia, Ma­la­sia, Aus­tra­lia, Ecua­dor, Cos­ta Ri­ca, y al­gu­nas do­més­ti­cas de Flo­ri­da”, re­la­tó la con­ser­va­do­ra de la ins­ti­tu­ción, que re­ci­be a los es­pe­cí­me­nes en for­ma de cri­sá­li­da y los va rem­pla­zan­do ca­da dos o tres se­ma­nas, su es­pe­ran­za de vi­da ha­bi­tual.

Pe­se a es­tar cria­dos en cau­ti­ve­rio, los be­llos ejem­pla­res que se re­fu­gian en es­te con­ser­va­to­rio de 120 me­tros cua­dra­dos, re­ple­to de ve­ge­ta­ción e ilu­mi­na­do con ha­lo­ge­nu­ros, per­mi­ten ha­cer­se una idea so­bre el pa­pel del in­sec­to en los eco­sis­te­mas y co­no­cer su si­tua­ción en el mun­do.

“Las ma­ri­po­sas se en­fren­tan hoy a mu­chas ame­na­zas, son un ba­ró­me­tro de lo que ocu­rre en el me­dio am­bien­te. Es una de las pri­me­ras es­pe­cies en des­apa­re­cer de un en­torno si hay un pro­ble­ma en él”, des­ta­có la ex­per­ta, que alis­tó la pér­di­da de há­bi­tat.

AME­NA­ZAS

Pre­ci­sa­men­te en el úl­ti­mo si­glo su di­ver­si­dad ha dis­mi­nui­do en al­gu­nas par­tes del glo­bo por la de­fo­res­ta­ción y el desa­rro­llo ur­bano, que arra­san con las plan­tas de las que se va­len pa­ra ali­men­tar­se, re­pro­du­cir­se y pro­te­ger­se, y tam­bién por el uso de pes­ti­ci­das.

“Se apo­yan en las plan­tas en to­das las eta­pas de su vi­da: las oru­gas co­men plan­tas hués­ped y ade­más co­men cier­tas plan­tas de­pen­dien­do de su es­pe­cie. Si un área que­da des­pe­ja­da, a me­nu­do sig­ni­fi­ca que no pue­den criar, ya que ne­ce­si­tan mu­cho néc­tar y ju­go de fru­tas co­mo adul­tas”, sos­tu­vo Da­vies.

No obs­tan­te, la or­ga­ni­za­do­ra de la ex­hi­bi­ción se­ña­ló al cam­bio cli­má­ti­co, que afec­ta a los pa­tro­nes me­teo­ro­ló­gi­cos, co­mo otro de los fe­nó­me­nos que es­tá crean­do más pro­ble­mas en el en­torno na­tu­ral de es­tos in­sec­tos, cu­yo desa­rro­llo evo­lu­ti­vo se re­mon­ta al pe­rio­do cre­tá­ci­co.

“El cam­bio cli­má­ti­co real­men­te es­tá cau­san­do di­fi­cul­ta­des pa­ra las ma­ri­po­sas, por­que es­tá cam­bian­do las dis­tri­bu­cio­nes na­tu­ra­les don­de se les po­día en­con­trar, ya que es­tá afec­tan­do a las plan­tas al em­peo­rar el cli­ma, con mon­zo­nes o hu­ra­ca­nes”, la­men­tó.

Aun así, apos­ti­lló con op­ti­mis­mo que hay “mu­chas co­sas que los hu­ma­nos pue­den ha­cer pa­ra ayu­dar”, co­mo de­jar de uti­li­zar pes­ti­ci­das, plan­tar di­fe­ren­te ve­ge­ta­ción cer­ca de cul­ti­vos agrí­co­las pa­ra am­pliar las áreas que pue­den ha­bi­tar u ofre­cer­les plan­tas con néc­tar en el jar­dín de ca­sa.

Fo­to: amnh

El mu­seo tie­ne ele­men­tos in­ter­ac­ti­vos es­pe­cia­les pa­ra los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.