Cri­men sin cas­ti­go

La muer­te de Ja­mil Khas­hog­gi im­pac­ta­rá no só­lo en Ara­bia Sau­di­ta, tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Da­niel W. Drez­ner

LOS DÍAS que han pa­sa­do des­de que el pe­rio­dis­ta Ja­mal Khas­hog­gi des­apa­re­ció en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul han si­do muy in­có­mo­dos pa­ra el reino de Ara­bia Sau­di­ta y su go­ber­nan­te de fac­to, Moham­med bin Sal­man.

Co­lum­nis­tas de opi­nión y ana­lis­tas ex­pe­ri­men­ta­dos de po­lí­ti­ca ex­te­rior en los Es­ta­dos Uni­dos han si­do mor­da­ces en su eva­lua­ción so­bre el go­bierno sau­dí.

Los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción pu­bli­can his­to­rias so­bre el prín­ci­pe Bin Sal­man, en­fa­ti­zan­do su “la­do os­cu­ro de un jo­ven que tie­ne el po­der ab­so­lu­to” y que “no to­le­ra la disidencia”.

Por su par­te, un gru­po de em­pre­sas han can­ce­la­do su par­ti­ci­pa­ción en el magno even­to Ini­cia­ti­va de In­ver­sión Fu­tu­ra, me­jor co­no­ci­do co­mo el Da­vos en el de­sier­to.

En po­cas pa­la­bras, el reino ha ma­ne­ja­do el ca­so de una ma­ne­ra des­afor­tu­na­da. Ha si­do tan ma­lo el ma­ne­jo, que el do­min­go lle­gó a de­cir que no es­tá dis­pues­to a re­ci­bir “ame­na­zas” de nin­gu­na ín­do­le y ex­pu­so que Ara­bia Sau­di­ta per­ma­ne­ce­rá “glo­rio­so y fir­me co­mo siem­pre” a pe­sar de que, ese día, el mer­ca­do ac­cio­na­rio sau­dí su­frió un des­plo­me.

UN APU­ÑA­LA­MIEN­TO A LA ECO­NO­MÍA DE EU

El ca­nal Al-Ara­bi­ya fue más le­jos. Si di­rec­tor, Tur­ki Al­dak­hil, hi­zo una no­ta en la que da a en­ten­der que el go­bierno sau­dí es­tá pre­pa­ran­do “más de 30 po­si­bles me­di­das con­tra quie­nes le im­pon­gan san­cio­nes”, in­clui­da la pers­pec­ti­va de lle­var el pre­cio de pe­tró­leo has­ta los 400 dó­la­res por barril.

Al­dak­hil con­clu­yó: “La ver­dad es que, si a Wa­shing­ton se le ocu­rre im­po­ner san­cio­nes a Riad, lo que es­ta­ría apli­can­do se­ría un apu­ña­la­mien­to de muer­te en con­tra de su eco­no­mía”.

Sin em­bar­go, la Em­ba­ja­da de Ara­bia Sau­di­ta en Es­ta­dos Uni­dos ha tra­ta­do de ma­ti­zar lo pu­bli­ca­do por Al­dak­hil al se­ña­lar que “de nin­gu­na ma­ne­ra re­fle­ja el pen­sa­mien­to de los lí­de­res sau­díes”.

LA CON­FIAN­ZA EN ARA­BIA SAU­DI­TA SE DES­VA­NE­CE

¿Por qué ra­zón la muer­te de Khas­hog­gi ha al­te­ra­do la re­la­ción en­tre Ara­bia Sau­di­ta y Es­ta­dos Uni­dos mu­cho más que los errores po­lí­ti­cos an­te­rio­res?

La mis­ma di­ná­mi­ca que afec­tó al po­der blan­do de Es­ta­dos Uni­dos a raíz de las re­ve­la­cio­nes de quien fue­ra con­tra­tis­ta de la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad (NSA), Ed­ward Snow­den, es­tá afec­tan­do la ca­pa­ci­dad de los sau­díes pa­ra in­fluir en la éli­te de la opi­nión pú­bli­ca de Es­ta­dos Uni­dos.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de las re­ve­la­cio­nes de Snow­den, Henry Fa­rrell y Mart­ha Fin­ne­mo­re ar­gu­men­ta­ron en Fo­reign Af­fairs que el im­pac­to pro­du­ci­do por ellas era do­ble. Pri­me­ro, las re­ve­la­cio­nes de Snow­den “frus­tran la ca­pa­ci­dad de Wa­shing­ton de ac­tuar de ma­ne­ra hi­pó­cri­ta pa­ra sa­lir­se con la su­ya. En reali­dad, el gra­ve pe­li­gro no ra­di­ca en la nue­va in­for­ma­ción de las re­ve­la­cio­nes, sino que a tra­vés de ellas se con­fir­ma de ma­ne­ra do­cu­men­ta­da lo que Es­ta­dos Uni­dos real­men­te es­tá ha­cien­do y por qué lo es­tá ha­cien­do”.

En se­gun­do lu­gar, el da­ño co­lo­có a los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos en una si­tua­ción in­có­mo­da. Dos ejem­plos son Bra­sil y Ale­ma­nia. Tras lo re­ve­la­do por Snow­den, los dos alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses de lar­ga da­ta, co­mo lo fue­ron Bra­sil y Ale­ma­nia, re­du­je­ron su coope­ra­ción por­que era im­po­si­ble ne­gar la evi­den­cia del es­pio­na­je es­ta­dou­ni­den­se.

La co­mu­ni­dad de la po­lí­ti­ca ex­te­rior en Es­ta­dos Uni­dos po­dría ser muy com­pren­si­ble e in­clu­si­ve per­do­nar a los sau­díes, por­que las al­ter­na­ti­vas pa­ra cons­truir alian­zas en la re­gión del gol­fo Pér­si­co pa­re­cían ser peo­res.

Sí, la gue­rra en Ye­men ha si­do un desas­tre hu­ma­ni­ta­rio y se tra­ta de una gue­rra ci­vil en la puer­ta de Ara­bia Sau­di­ta, por lo que su in­ter­ven­ción no fue del to­do sor­pren­den­te. Es­to sig­ni­fi­ca­ba que las éli­tes es­ta­dou­ni­den­ses es­ta­ban dis­pues­tas a mi­rar ha­cia otro la­do.

Es im­po­si­ble apar­tar la vis­ta so­bre el ca­so de la des­apa­ri­ción y muer­te de Khas­hog­gi: era re­si­den­te per­ma­nen­te de los Es­ta­dos Uni­dos y co­lum­nis­ta del Wa­shing­ton Post, por lo que te­nía un per­fil más al­to que otros di­si­den­tes sau­díes. En­tró en al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul y nun­ca re­gre­só con su no­via que lo es­pe­ra­ba afue­ra. És­te es un he­cho bru­tal que no pue­de ser ne­ga­do. In­clu­so, si to­dos los de­ta­lles san­grien­tos so­bre la muer­te de Khas­hog­gi no son cier­tos, hay su­fi­cien­tes que son irre­fu­ta­bles.

El es­ce­na­rio en el que la ad­mi­nis­tra­ción Trump to­ma­rá me­di­das coer­ci­ti­vas en con­tra del prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man se po­dría con­fi­gu­rar otro día; sin em­bar­go, lo que no se pue­de cues­tio­nar hoy es que los sau­díes son cul­pa­bles.

Otra de las apor­ta­cio­nes del ca­so Khas­hog­gi va di­ri­gi­da a ob­ser­va­do­res ex­ter­nos. Tra­ta so­bre los au­tén­ti­cos ras­gos del su­pues­to re­for­mis­ta Bin Sal­man. Aho­ra se acer­ca más a Kim Jong-un que a Pe­dro, el Gran­de.

¿ES­TA­DOS UNI­DOS SAN­CIO­NA­RÁ AL REINO?

Los sau­díes tie­nen mu­chas fi­chas in­ver­ti­das den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, aun­que de­cir que la ad­mi­nis­tra­ción Trump se­rá re­nuen­te a pre­sio­nar al prín­ci­pe se­ría un ac­to de sub­es­ti­ma­ción.

El apa­lan­ca­mien­to sau­dí so­bre otros ac­to­res es­ta­dou­ni­den­ses po­dría au­men­tar. Ak­bar Shahid Ah­med se­ña­ló en el Huf­fPost : “Al des­ti­nar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de di­ne­ro sau­dí a Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te dé­ca­das, la fa­mi­lia go­ber­nan­te de Riad ha ga­na­do el apo­yo de pe­que­ños, pe­ro po­de­ro­sos círcu­los de es­ta­dou­ni­den­ses in­flu­yen­tes y tam­bién ha cor­te­ja­do a la opi­nión pú­bli­ca a tra­vés de víncu­los cor­po­ra­ti­vos y fi­lán­tro­pos”.

Du­do que la es­tra­te­gia sau­dí fun­cio­ne en es­ta oca­sión, de­bi­do a que acep­tar di­ne­ro sau­dí es­tá co­men­zan­do a te­ner un olor tó­xi­co .

No hay evi­den­cia de que el go­bierno de Ara­bia Sau­di­ta in­ten­te eli­mi­nar es­te ti­po de ac­tos den­tro de su mo­do de ac­tuar con­tra los di­si­den­tes ni tam­po­co que pi­da una dis­cul­pa (co­mo sí lo hi­zo Es­ta­dos Uni­dos con sus alia­dos fren­te al ca­so Snow­den).

Ja­mal Khas­hog­gi en­tró al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul y nun­ca sa­lió. No hay ar­ti­fi­cio, ni una ilu­sión agra­da­ble, que pue­dan en­mas­ca­rar ese he­cho.

Ya no exis­ten sa­li­das hi­pó­cri­tas. Los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos to­ma­rán dis­tan­cia de Ara­bia Sau­di­ta.

Los sau­díes han es­ta­do par­ti­ci­pan­do en una gue­rra de­sen­fre­na­da en Ye­men y tam­bién han im­pues­to san­cio­nes des­con­cer­tan­tes en con­tra Qa­tar y Ca­na­dá.

Las ac­ti­tu­des del Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se ha­cia Ara­bia Sau­di­ta se han agria­do de ma­ne­ra len­ta des­de el año pa­sa­do, pe­ro la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi ha ace­le­ra­do las co­sas .

¡Va­ya ca­so!

Fo­to: the wa­shing­ton post

El prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man du­ran­te una reunión con el pre­si­den­te fi­li­pino Rodrigo Du­ter­te en Riad, el 11 de abril de 2017.

Fo­to: twp

Imá­ge­nes de una cá­ma­ra de­tec­ta mo­vi­mien­tos en el Con­su­la­do a las 17:33 ho­ras, cua­tro ho­ras des­pués del in­gre­so de Khas­hog­gi a la le­ga­ción.

Fo­to: twp

Pa­sa­por­te de uno de los 15 miem­bros de un es­cua­drón que po­si­ble­men­te ma­ta­ron a Khas­hog­gi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.