Adiós a los mu­seos abu­rri­dos

El Ar­te­chou­se es un dis­fru­te pa­ra los sen­ti­dos.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Peggy McG­lo­ne

CUAN­DO EN­TRÉ al Ar­te­chou­se el mes pa­sa­do, ne­ce­si­té un mi­nu­to pa­ra ajus­tar mi vi­sión an­te la ex­pe­rien­cia de la os­cu­ri­dad mul­ti­sen­so­rial. Al fi­na­li­zar mi re­co­rri­do, vi­ví una es­pe­cie de sue­ño nar­có­ti­co lla­ma­do “Frac­tal Worlds”, de Ju­lius Horst­huis (se pue­de ob­ser­var un trái­ler en https://vimeo. com/278505909).

Ar­te­chou­se no co­lec­cio­na ar­te, por lo que no se le pue­de con­si­de­rar co­mo un mu­seo. Tam­po­co ven­de el tra­ba­jo que mues­tra, por lo que no se le pue­de ca­ta­lo­gar co­mo una típica ga­le­ría.

Pe­ro la es­té­ti­ca ca­ver­no­sa del es­pa­cio ubi­ca­do en Mary­land Ave­nue SW, cer­ca de L’En­fant Pla­za, en Wa­shing­ton, se abo­ca en pre­sen­tar ar­te di­gi­tal y, co­mo mu­chos mu­seos, quie­re ayu­dar al pú­bli­co a apre­ciar­lo.

EL BAR CO­MO FO­CO DE DI­VER­SIÓN

Uno de los ele­men­tos im­por­tan­tes del es­pa­cio es el bar. Al es­tar en el in­te­rior de la ex­hi­bi­ción, pro­po­ne a los vi­si­tan­tes la idea de que Ar­te­chou­se tam­bién ofre­ce es­pa­cio de di­ver­sión. Es de­cir, in­vi­ta a la gen­te a su­mer­gir­se en el ar­te ha­cien­do de él una fies­ta.

“No se tra­ta de ar­te que pue­das com­prar­lo y lle­vár­te­lo a tu ca­sa. Tú ha­ces la ex­pe­rien­cia. Se tra­ta de có­mo reac­cio­nas an­te él, có­mo te co­nec­tas con él “, di­jo el fun­da­dor y di­rec­tor de Ar­te, San­dro Ke­re­se­lid­ze.

Ke­re­se­lid­ze y su com­pa­ñe­ra Ta­tia­na Pas­tuk­ho­va abrie­ron Ar­te­chou­se el año pa­sa­do des­pués de ha­ber si­do an­fi­trio­nes, du­ran­te sie­te años, de Art Soi­ree, un pro­gra­ma que pre­sen­ta­ba fies­tas te­má­ti­cas de ar­te y mú­si­ca.

En ma­yo, am­bos ex­pan­die­ron Ar­te­chou­se a Al­bu­quer­que y tie­nen pla­nes de mon­tar­lo en Mia­mi en no­viem­bre y en Nue­va York en el 2019.

Ke­re­se­lid­ze tra­ba­ja con ar­tis­tas pa­ra crear ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les en­vol­ven­tes que ani­man a los vi­si­tan­tes a ver y ex­pe­ri­men­tar el tra­ba­jo des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas. “Frac­tal Worlds”, por ejem­plo, pre­sen­ta una pan­ta­lla gi­gan­te de 270 gra­dos con la que in­vi­ta a los cu­rio­sos a que­dar­se su­mer­gi­dos en las si­llas puff pa­ra via­jar a tra­vés del bu­cle du­ran­te 23 mi­nu­tos de imá­ge­nes ge­ne­ra­das por compu­tado­ra.

En otra ha­bi­ta­ción se mues­tran imá­ge­nes pro­yec­ta­das en una cú­pu­la in­ver­ti­da y en una ter­ce­ra sa­la se les per­mi­tía a los in­vi­ta­dos dis­per­sar las nu­bes pa­ra re­ve­lar el mun­do que ha­bía de­ba­jo.

Los au­ri­cu­la­res de reali­dad vir­tual son im­pe­ca­bles en la for­ma en que los vi­si­tan­tes ex­pe­ri­men­tan lu­ga­res de otro mun­do de Ju­lius Horst­huis.

“Es­to es ar­te con­tem­po­rá­neo pa­ra el si­glo XXI, la tec­no­lo­gía es el me­dio de nues­tro si­glo”, di­jo Ke­re­se­lid­ze.

“Nue­va na­tu­ra­le­za” se inau­gu­ró la se­ma­na pa­sa­da y per­ma­ne­ce­rá has­ta el 13 de enero. Se tra­ta de un tra­ba­jo de Ma­teusz “Mar­pi” Mar­ci­nows­ki e in­clu­ye una pro­yec­ción mul­ti­sen­so­rial en la ga­le­ría prin­ci­pal.

En la sa­la se han ins­ta­la­do sen­so­res, cu­yo ob­je­ti­vo es es­ca­near a los vi­si­tan­tes y co­lo­car la in­for­ma­ción so­bre la pie­za. Otra ga­le­ría per­mi­te a los vi­si­tan­tes ju­gar con se­res vir­tua­les que se arras­tran en ár­bo­les led, mien­tras que otra al­ber­ga­rá una pro­yec­ción so­bre el pi­so.

CO­LA­BO­RA­CIÓN

“El ar­tis­ta co­mien­za la obra y des­pués to­dos los que la vi­si­ta­mos con­tri­bui­mos con ella “, di­jo Pas­tuk­ho­va. En el am­bien­te de Ar­te­chou­se se sa­be que “el fu­tu­ro es aho­ra”. El es­pa­cio abre en­tre 10 de la ma­ña­na y 5 de la no­che.

Por su­pues­to, por la no­che, los vi­si­tan­tes ma­yo­res de 21 años pue­den com­bi­nar el ar­te con el am­bien­te del bar. Usan­do la apli­ca­ción Ar­te­chou­se, los jó­ve­nes pue­den ex­pe­ri­men­tar coc­te­les de reali­dad au­men­ta­da crea­dos pa­ra la ex­po­si­ción. “To­do es par­te de una ex­pe­rien­cia mul­ti­sen­so­rial, una ex­pe­rien­cia com­ple­ta”, di­jo San­dro Ke­re­se­lid­ze.

Fo­to: an­dre chung, the wa­shing­ton post

Si­llas Bean­bag fren­te a una pan­ta­lla de 270 gra­dos ani­man a los vi­si­tan­tes en Ar­te­chou­se.

Fo­to: an­dre chung, the wa­shing­ton post

Por la no­che, Ar­te­chou­se ofre­ce be­bi­das en reali­dad au­men­ta­da que pue­den con­su­mir­se en el bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.