La fá­bri­ca de las re­la­cio­nes pú­bli­cas

Más de 200 per­so­nas de­fien­den los in­tere­ses del reino en Was­hing­ton; el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Khas­hog­gi po­dría dar­le un gi­ro a la alian­za en­tre EU y Ara­bia Sau­di­ta

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Tom Ham­bur­ger y Beth Rein­hard

EN MAR­ZO del 2018, el em­ba­ja­dor de Ara­bia Sau­di­ta en Was­hing­ton con­vo­có a un gru­po de ca­bil­deo re­co­no­ci­do a su Em­ba­ja­da pa­ra pro­po­ner­les un desafío de­li­ca­do in­te­gra­do por dos par­tes. El prín­ci­pe he­re­de­ro, Moham­med bin Sal­man, se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra lle­var a ca­bo la que se­ría su pri­me­ra vi­si­ta ofi­cial a Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­bían pa­sa­do só­lo cua­tro me­ses de ha­ber da­do un gol­pe de ti­món, al or­de­nar la de­ten­ción de miem­bros de la fa­mi­lia real y de la éli­te em­pre­sa­rial.

Al mis­mo tiem­po, el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se en­fren­ta­ba a una vo­ta­ción so­bre una re­so­lu­ción bi­par­ti­dis­ta que bus­ca­ba po­ner fin al apo­yo de Es­ta­dos Uni­dos a una cam­pa­ña de bom­bar­deos sau­díes en Ye­men en la que ha­bían muer­to de­ce­nas de mi­les de ci­vi­les des­de el 2015.

En la tar­de del 12 de mar­zo, el em­ba­ja­dor sau­dí, Kha­lid bin Sal­man, se sen­tó a la ca­be­ce­ra de una lar­ga me­sa en una sa­la de conferencias de la Em­ba­ja­da. Lo ro­dea­ban sus pres­ti­gio­sos ase­so­res: Norm Co­le­man, ex­se­na­dor de Min­ne­so­ta; Marc S. Lamp­kin, ve­te­rano ase­sor del Con­gre­so que ha­bía tra­ba­ja­do en el equi­po de tran­si­ción del pre­si­den­te Trump, y el es­tra­te­ga de­mó­cra­ta, Alfred E. Mot­tur.

Ocho días des­pués de la reunión, la re­so­lu­ción del Con­gre­so se­ría de­rro­ta­da y el prín­ci­pe Moham­med era re­ci­bi­do ca­lu­ro­sa­men­te en la Ca­sa Blan­ca.

Es­tos dos éxi­tos re­fle­jan el po­der de una so­fis­ti­ca­da má­qui­na de in­fluen­cia sau­di­ta que ha mol­dea­do la po­lí­ti­ca y las per­cep­cio­nes en Was­hing­ton du­ran­te dé­ca­das, mar­gi­nan­do crí­ti­cas ha­cia el reino a cam­bio de mi­llo­nes de dó­la­res re­par­ti­dos a ca­bil­de­ros, des­pa­chos de abo­ga­dos y des­ta­ca­dos think tanks.

Tan só­lo du­ran­te el 2017, con­tra­tos a lobb­yists tri­pli­ca­ron los mon­tos res­pec­to al año an­te­rior.

La fuer­za de la ma­qui­na­ria sau­di­ta es­tá sien­do pro­ba­da a tra­vés de una con­de­na glo­bal por el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta y co­la­bo­ra­dor del Was­hing­ton Post, Ja­mal Khas­hog­gi.

El em­ba­ja­dor sau­dí ha or­ga­ni­za­do ga­las oca­sio­na­les y ce­nas ín­ti­mas en Was­hing­ton. Un even­to de es­te ti­po tu­vo lu­gar en el au­di­to­rio An­drew W. Me­llon en ho­nor a la vi­si­ta del prín­ci­pe he­re­de­ro. El equi­po de ca­bil­deo del reino fue en­via­do a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ase­gu­rar la pre­sen­cia de los miem­bros que con­for­man los co­mi­tés de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

IN­VI­TA­CIO­NES A PE­RIO­DIS­TAS AL SU­PER BOWL

A prin­ci­pios de es­te año, fun­cio­na­rios sau­díes ofre­cie­ron bo­le­tos pa­ra el Su­per Bowl in­clu­yen­do vue­los fle­ta­dos a es­tre­llas de me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo Ja­ke Tap­per de CNN y Bret Baier de Fox News. Ellos mis­mos han con­fir­ma­do que re­cha­za­ron la in­vi­ta­ción.

Pa­ra el se­na­dor Mi­ke Lee, re­pu­bli­cano por el es­ta­do de Utah, “la con­fian­za que han dis­fru­ta­do los sau­díes en Was­hing­ton po­dría cam­biar des­pués del in­ci­den­te de Khas­hog­gi”.

AU­MEN­TO EN EL CA­BIL­DEO

En los úl­ti­mos dos años, los sau­díes han in­ten­si­fi­ca­do sus es­fuer­zos pa­ra con­so­li­dar su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos.

El pre­su­pues­to sau­dí des­ti­na­do a ca­bil­deo es­ta­dou­ni­den­se, que ha­bía ba­ja­do de 14.3 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2015 a 7.7 mi­llo­nes en el 2016, au­men­tó a 27.3 mi­llo­nes el año pa­sa­do, de acuer­do con re­gis­tros pú­bli­cos.

Des­de el 2016, más de 200 per­so­nas se han re­gis­tra­do co­mo agen­tes en Es­ta­dos Uni­dos en nom­bre de los in­tere­ses de Ara­bia Sau­di­ta, se­gún do­cu­men­tos so­bre ca­bil­deo pu­bli­ca­dos por el Cen­ter for Res­pon­si­ve Po­li­tics.

Las fir­mas más pres­ti­gio­sas de re­la­cio­nes pú­bli­cas y ca­bil­deo de Was­hing­ton han si­do con­tra­ta­das por el reino, so­bre­sa­len: el Gru­po McKeon, di­ri­gi­do por Ho­ward P. Buck McKeon, ex­pre­si­den­te del Co­mi­té de Ser­vi­cios Ar­ma­dos de la Cá­ma­ra; BGR Group, una fir­ma fun­da­da por los pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos Ed Ro­gers y Ha­ley Bar­bour; el Gru­po Glo­ver Park, que fue lan­za­do por es­tra­te­gas de po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas, in­clui­dos Joe Lock­hart y Car­ter Es­kew, y el aho­ra des­apa­re­ci­do Gru­po Po­des­ta, la ex ir­ma del su­per­ca­bil­deo del de­mó­cra­ta Tony Po­des­ta.

Ro­gers y Es­kew par­ti­ci­pan de ma­ne­ra fre­cuen­te en la tri­bu­na de opi­nión del dia­rio The Was­hing­ton Post. La se­ma­na pa­sa­da, sus res­pec­ti­vas em­pre­sas anun­cia­ron que re­ti­ra­ban sus ser­vi­cios a Ara­bia Sau­di­ta. El Post les ha­bía di­cho que no po­dían se­guir es­cri­bien­do pa­ra es­te pe­rió­di­co y ca­bil­dear por Ara­bia Sau­di­ta, se­gún la vo­ce­ra Kris­ti­ne Co­rat­ti Kelly.

Por otra par­te, fon­dos sau­díes y de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos han si­do des­ti­na­dos a think tanks en Was­hing­ton, in­clui­do el Cen­tro de Es­tu­dios Estratégicos e In­ter­na­cio­na­les, la Ins­ti­tu­ción Broo­kings y el Ins­ti­tu­to del Me­dio Orien­te. La se­ma­na pa­sa­da, los tres or­ga­nis­mos di­je­ron que van a re­con­si­de­rar o con­cluir la re­cep­ción de fon­dos sau­di­tas.

Uno de los ma­yo­res be­ne­fi­cia­rios es el Midd­le East Ins­ti­tu­te, que se pro­mo­cio­na co­mo “una fuen­te im­par­cial de in­for­ma­ción y aná­li­sis so­bre es­ta re­gión crí­ti­ca”. La or­ga­ni­za­ción es­tá pre­si­di­da por Ri­chard A. Clar­ke, quien ocu­pó al­tos car­gos de se­gu­ri­dad na­cio­nal du­ran­te las ad­mi­nis­tra­cio­nes de los pre­si­den­tes Ronald Rea­gan, Geor­ge H. W. Bush y Bill Clin­ton.

CO­NE­XIO­NES PER­SO­NA­LES

Trump y su yerno Ja­red Kush­ner han forjando re­la­cio­nes per­so­na­les con alia­dos sau­di­tas clave y con otros lí­de­res de Me­dio Orien­te. El con­tac­to es Tho­mas J. Ba­rrack Jr, un vie­jo ami­go de Trump que ha he­cho ne­go­cios en el Me­dio Orien­te con fi­gu­ras po­de­ro­sas en Ara­bia Sau­di­ta, Qa­tar y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

Las múl­ti­ples lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de Kush­ner con los sau­díes des­per­ta­ron preo­cu­pa­ción en­tre las agen­cias de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se, pues pen­sa­ban que el yerno es­ta­ba rea­li­zan­do ac­cio­nes di­plo­má­ti­cas de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te.

“Ja­red no ha­ce ne­go­cios con Ara­bia Sau­di­ta. Son dos chi­cos jó­ve­nes. Ja­red no lo co­no­ce bien, ni na­da”, di­jo el pre­si­den­te so­bre la re­la­ción de su yerno con el prín­ci­pe.

¿Un prín­ci­pe ase­sino?

fo­to: twp

Ja­red Kush­ner en­tre fun­cio­na­rios sau­di­tas du­ran­te un en­cuen­tro en­tre Trump con el prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man el 20 de mar­zo en la Ca­sa Blan­ca.

Fo­to: es­pe­cial

Fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses han es­ta­do via­jan­do a Riad pa­ra in­ter­ac­tuar con el reino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.