Aban­do­nar acuer­do nu­clear es una ma­la idea

El au­tor es pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins; fue di­rec­tor ad­jun­to de la CIA en­tre 2000 y 2004

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - John McLaugh­lin

LA DE­CI­SIÓN que to­ma­rá Trump de re­ti­rar­se del Tra­ta­do so­bre Mi­si­les de Al­can­ce Me­dio y Cor­to (INF, por su si­gla en in­glés) es la ma­ne­ra erró­nea de res­pon­der a un pro­ble­ma real. Si se lle­va a ca­bo, se­ría peligroso, des­es­ta­bi­li­za­dor y po­ten­cial­men­te con­tra­pro­du­cen­te.

El tra­ta­do, fir­ma­do por el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan y el lí­der so­vié­ti­co Mi­jaíl Gor­ba­chov en 1987, fue di­se­ña­do pa­ra eli­mi­nar una cla­se de mi­si­les par­ti­cu­lar­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­res, aque­llos con ran­gos de al­can­ce en­tre 484 y 5,500 ki­ló­me­tros.

En el ca­so ru­so, sus mi­si­les po­drían ha­ber­se di­ri­gi­do ha­cia paí­ses alia­dos de la OTAN en tan só­lo po­cos mi­nu­tos, y los mi­si­les es­ta­dou­ni­den­ses ins­ta­la­dos en nues­tras ba­ses eu­ro­peas po­drían ha­ber gol­pea­do a la Unión So­vié­ti­ca con la mis­ma sor­pre­sa.

Pa­ra ser jus­tos, el go­bierno de Trump tie­ne ra­zón cuan­do di­ce que el tra­ta­do tie­ne un pro­ble­ma: des­de el 2014, Ru­sia lo ha vio­la­do por­que es­tá desa­rro­llan­do un mi­sil al que la OTAN lo co­no­ce co­mo SSC8, ca­paz de gol­pear a nues­tros alia­dos eu­ro­peos en muy po­co tiem­po.

Por su par­te, los ru­sos afir­man que mi­si­les es­ta­dou­ni­den­ses fa­bri­ca­dos du­ran­te los úl­ti­mos años tam­bién cons­ti­tu­yen una vio­la­ción al tra­ta­do.

Mien­tras tan­to, Chi­na, re­nuen­te his­tó­ri­co a las ne­go­cia­cio­nes so­bre el con­trol de ar­mas, es­tá desa­rro­llan­do un mi­sil de al­can­ce in­ter­me­dio, el DF-26 , que pue­de ame­na­zar a nues­tras fuer­zas y ba­ses na­va­les en el Pa­cí­fi­co.

Así que hay una cier­ta ló­gi­ca en el ar­gu­men­to de Trump cuan­do ha anun­cia­do que “re­ti­ra­rá” a nues­tro país del acuer­do: Ru­sia lo vio­la, Mos­cú res­pon­de que no­so­tros so­mos quie­nes lo vio­la­mos y Chi­na se ha uni­do al club de fa­bri­can­tes.

En­ton­ces, ¿por qué Es­ta­dos Uni­dos no de­be re­ti­rar­se del tra­ta­do?

Pri­me­ro, la con­se­cuen­cia pro­ba­ble de ma­tar es­te tra­ta­do es que Ru­sia cons­trui­rá más mi­si­les nu­clea­res y no­so­tros tam­bién. Hay al­re­de­dor de 15,000 mi­si­les nu­clea­res en el mun­do.

En se­gun­do lu­gar, se­ría un mal ejem­plo pa­ra paí­ses co­mo Co­rea del Nor­te e Irán. Si las po­ten­cias no pue­den fre­nar la ca­rre­ra nu­clear, ¿por qué de­be­rían ha­cer­lo ellos?

En ter­cer lu­gar, y co­mo ha su­ge­ri­do el ex­se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Sam Nunn, ¿por qué no tra­tar de con­ver­tir el INF en una opor­tu­ni­dad?

Trump y el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin pro­me­tie­ron en su cum­bre de Hel­sin­ki que ini­cia­rían un diá­lo­go es­tra­té­gi­co so­bre es­te te­ma. Es lo que ten­drían que ha­cer, bus­can­do for­mas de re­sol­ver las di­fe­ren­cias a tra­vés de ins­pec­cio­nes, in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y otras me­di­das de trans­pa­ren­cia.

Fo­to: twp

Una ban­de­ra ru­sa on­dea jun­to a la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Mos­cú el 22 de oc­tu­bre pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.