El gángs­ter más fa­mo­so de EU

Fi­gu­ró jun­to a Osa­ma bin La­den en la lis­ta de los fu­gi­ti­vos más bus­ca­dos del mun­do

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Paul Dug­gan

EL ASE­SI­NA­TO en una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad de Vir­gi­nia Oc­ci­den­tal del gángs­ter Ja­mes, Whitey, Bulger a ma­nos de otro reo, pu­so fin a la vi­da de una le­yen­da que ins­pi­ró a las plu­mas de los me­jo­res guio­nis­tas de ci­ne ne­gro: un cóc­tel de des­leal­tad, co­rrup­ción po­li­cial y cruel­dad.

El oc­to­ge­na­rio ca­po fa­lle­ció jus­to un día des­pués de lle­gar a la pe­ni­ten­cia­ría de al­ta se­gu­ri­dad de Ha­zel­ton tras ser tras­la­da­do des­de otra cár­cel de Oklaho­ma City.

MAFIOSO IRLANDÉS

Whitey Bulger, de 89 años, a quien in­mor­ta­li­zó el ac­tor Jack Ni­chol­son en la pe­lí­cu­la del 2007 The De­par­ted, de Mar­tin Scor­se­se, y Johnny Depp en Black Mass (2015), de Scott Coo­per, fue el je­fe de la ma­fia ir­lan­de­sa en Bos­ton en los años 70 y 80.

En esas dé­ca­das, la ban­da de Bulger, asen­ta­da en el sur de Bos­ton, y sus ri­va­les de la ma­fia ita­lia­na, con co­ne­xio­nes en Nue­va York, pro­ta­go­ni­za­ron una san­grien­ta ba­ta­lla por el con­trol de la ciu­dad.

Bulger fue con­de­na­do en el 2013 a dos sen­ten­cias de ca­de­na per­pe­tua por 11 ase­si­na­tos ocu­rri­dos du­ran­te sus años al fren­te de la te­mi­da Win­ter Hill Gang, que do­mi­na­ba gran par­te del ne­go­cio de trá­fi­co de dro­gas, ex­tor­sión y las apues­tas ile­ga­les de la ur­be.

Ade­más de su le­ga­do co­mo gran ca­po del cri­men en Bos­ton por ca­si 20 años, su his­to­ria in­clu­ye tam­bién la no­ve­les­ca fi­gu­ra de po­li­cía co­rrup­to: el agen­te del FBI John Con­nolly, cria­do en el mis­mo ba­rrio que Bulger, y que avi­sa­ba a los ma­fio­sos so­bre los ope­ra­ti­vos po­li­cia­les. En un gi­ro ar­gu­men­tal aún más am­bi­cio­so, la co­ne­xión po­lí­ti­ca.

El her­mano de Whitey Bulger, Wi­lliam, era un co­no­ci­do po­lí­ti­co de­mó­cra­ta lo­cal que lle­gó a ser pre­si­den­te del Se­na­do de Mas­sa­chu­setts y que es­tu­vo al fren­te de la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad es­ta­tal has­ta que los víncu­los con su her­mano, con quien su­pues­ta­men­te con­ver­só mien­tras es­ta­ba pró­fu­go, obli­ga­ron a po­ner fin a su ca­rre­ra pública en el 2003.

Lo que no apa­re­ce en la pe­lí­cu­la de Scor­se­se, aun­que da pa­ra una más que in­tere­san­te se­cue­la, son las tran­qui­las an­dan­zas de Bulger, tras su hui­da de Bos­ton en 1994.

CI­RU­GÍA ES­TÉ­TI­CA

Du­ran­te 16 años per­ma­ne­ció es­con­di­do en un sen­ci­llo apar­ta­men­to de la plá­ci­da San­ta Mó­ni­ca, una aco­mo­da­da ciu­dad del con­da­do de Los Án­ge­les a ori­llas del Pa­cí­fi­co, jun­to a su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal Cat­he­ri­ne Greig, mien­tras el FBI lo ubi­ca­ba en la lis­ta de los fu­gi­ti­vos más bus­ca­dos jun­to a Osa­ma bin La­den.

Exas­pe­ra­dos por la in­ca­pa­ci­dad de lo­ca­li­zar al gángs­ter, los agen­tes fe­de­ra­les de­ci­die­ron con­cen­trar­se en de­ter­mi­nar el pa­ra­de­ro de Greig, per­so­na­je co­no­ci­do por su pa­sión por la ci­ru­gía es­té­ti­ca.

Fue a ella a quien fi­nal­men­te des­cu­brie­ron en el 2011 gra­cias al ras­tro de­ja­do por sus ope­ra­cio­nes de em­be­lle­ci­mien­to, acom­pa­ña­da por un hom­bre de avan­za­da edad: era Bulger, li­ge­ra­men­te en­ve­je­ci­do, quien ob­via­men­te vi­vía ba­jo otro nom­bre.

Greig, que cum­ple con­de­na por car­gos me­no­res, se pre­vé que re­cu­pe­re la li­ber­tad en el 2020.

Fo­to: the was­hing­ton post fo­to: afp

El gángs­ter Ja­mes ‘Whitey’ Bulger, tras su de­ten­ción en 2011.

Whitey en una ima­gen de 1953, lue­go de un arres­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.