El ar­te con­tra las con­ju­ras irra­cio­na­les

Se pre­sen­ta en la ga­le­ría Met Breuer del Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art de Nue­va York la ex­po­si­ción Everyt­hing is Con­nec­ted

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Phi­lip Ken­ni­cott

NUE­VA YORK. A prin­ci­pios de es­te año, un ma­pa so­bre la “his­to­ria ocul­ta”, des­de los tiem­pos bí­bli­cos has­ta los días de Do­nald Trump, co­men­zó a cir­cu­lar en­tre los teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción, in­clui­dos aque­llos que si­guen con fre­cuen­cia el in­fra­mun­do de la de­re­cha a tra­vés del si­tio web QA­non.

El ma­pa te­je pa­la­bras, fle­chas, sím­bo­los y for­mas, lo que im­pli­ca una red de co­ne­xio­nes en­tre even­tos, per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la ma­so­ne­ría, la fa­mi­lia Roths­child, Geor­ge So­ros, los sau­díes, los “ov­ni na­zis” y Piz­za­ga­te (teo­ría que pre­sen­tó a John Po­des­ta, cer­cano a Hi­llary Clin­ton, co­mo miem­bro de un gru­po de pe­de­ras­tas que es­con­día a los ni­ños en el só­tano de una piz­ze­ría).

El ar­tis­ta que afir­ma ha­ber di­bu­ja­do el ma­pa di­ce que es par­te de un “pro­yec­to de ma­peo so­bre el deep sta­te (es­ta­do pro­fun­do), lo­gran­do el apo­yo de gen­te afín a las cons­pi­ra­cio­nes”.

Everyt­hing is Con­nec­ted es el tí­tu­lo de la ex­po­si­ción so­bre ar­te y cons­pi­ra­ción en la ga­le­ría Met Breuer del Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art, un es­pec­tácu­lo po­ten­te e in­tri­gan­te que in­clu­ye va­rias obras, si­mi­la­res en es­ti­lo y téc­ni­ca, al ma­pa de la his­to­ria ocul­ta.

Los di­bu­jos de Mark Lom­bar­di, lla­ma­dos en su con­jun­to Es­truc­tu­ra Na­rra­ti­va, es­tán or­ga­ni­za­dos de una ma­ne­ra mu­cho más ele­gan­te que el ma­pa de cons­pi­ra­ción, pe­ro son si­mi­la­res en cuan­to al uso de fle­chas y re­des de co­ne­xión. Sin em­bar­go, di­fie­ren en lo fun­da­men­tal: Es­truc­tu­ra Na­rra­ti­va se ba­sa en in­ves­ti­ga­cio­nes y he­chos, no en es­pe­cu­la­cio­nes y fan­ta­sías.

DOS REALI­DA­DES EN PARALELO

La idea de que “to­do es­tá co­nec­ta­do” es po­de­ro­sa, ya que dos reali­da­des co­rren en paralelo. El teó­ri­co de la cons­pi­ra­ción cree de ma­ne­ra li­te­ral en las ca­de­nas de co­ne­xión. Pe­ro las men­tes co­mu­nes que no son in­fec­ta­das por cons­pi­ra­cio­nes lo­cua­ces tam­bién creen que hay co­ne­xio­nes pro­fun­das en el mun­do y que nues­tro tra­ba­jo co­mo se­res pen­san­tes con­sis­te en des­cu­brir esos víncu­los.

Es­te úl­ti­mo ele­men­to es bá­si­co pa­ra la ra­cio­na­li­dad, pues de­mues­tra que no só­lo tra­ba­ja­mos con los sín­to­mas del com­por­ta­mien­to, lo ha­ce­mos bus­can­do las cau­sas más pro­fun­das de nues­tros ma­les­ta­res.

Es­to tam­bién apli­ca pa­ra la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, pues de­be­mos bus­car las for­mas en­cu­bier­tas en las que ope­ra el po­der, la in­fluen­cia del di­ne­ro y las alian­zas en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios.

¿Có­mo en­con­tra­mos la sos­pe­cha en el in­te­rior del mun­do “nor­mal”? Se­ría un alivio si la res­pues­ta fue­ra tan ob­via co­mo la fan­tas­ma­go­ría vis­ta en una pin­tu­ra de John Miller en 1998 lla­ma­da “ZOG”. La ima­gen es una de las ga­me show pain­tings del ar­tis­ta, con la que cri­ti­ca la ba­na­li­dad y el con­su­mis­mo de la cul­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se.

En es­te ca­so, nos mues­tra a los con­duc­to­res del fa­mo­so con­cur­so de la te­le­vi­sión Wheel of For­tu­ne (La rue­da de la for­tu­na), Pat Sa­jak y Van­na Whi­te, con las le­tras Z, O y G in­crus­ta­das en el ta­ble­ro de jue­go, le­tras con las que se for­ma la fra­se an­ti­se­mi­ta “Sio­nist Oc­cu­pied Go­vern­ment”.

El mun­do se­ría un lu­gar mu­cho más se­gu­ro si las cons­pi­ra­cio­nes fue­ran tan ab­sur­das co­mo lo mues­tra es­ta pin­tu­ra, pe­ro, por su­pues­to, la creen­cia so­bre el ab­sur­do no es im­por­tan­te pa­ra quie­nes ver­da­de­ra­men­te lo creen.

El hom­bre acu­sa­do de ma­tar a 11 per­so­nas en una si­na­go­ga en Pit­ts­burgh, el pa­sa­do 27 de oc­tu­bre, tui­teó una ca­ri­ca­tu­ra que usa­ba la pa­la­bra ZOG co­mo un men­sa­je so­bre có­mo los es­ta­dou­ni­den­ses son su­pues­ta­men­te ma­ni­pu­la­dos por los po­de­res ju­díos.

Mu­chos se pre­gun­tan si el pre­si­den­te Trump es res­pon­sa­ble de ha­ber des­per­ta­do el mie­do y el odio que apa­ren­te­men­te ins­pi­ra­ron al acu­sa­do. La me­jor res­pues­ta fue ma­ti­za­da: Trump no apre­tó el ga­ti­llo y qui­zás no sea per­so­nal­men­te an­ti­se­mi­ta, pe­ro el es­ti­lo de su po­lí­ti­ca se ase­me­ja mu­cho al es­ti­lo de pensamiento an­ti­se­mi­ta.

La creen­cia so­bre el ab­sur­do no es im­por­tan­te pa­ra quie­nes ver­da­de­ra­men­te lo creen”. Phi­lip Ken­ni­cott, crítico de ar­te.

Fo­to: twp

“ZOG”, obra de John Miller de 1998 so­bre el con­cur­so Wheel of For­tu­ne. Aba­jo, una obra de Mark Lom­bar­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.