Fa­ce­book era una fies­ta

El go­bierno fran­cés vi­gi­la­rá du­ran­te seis me­ses a la red so­cial más im­por­tan­te del mun­do.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - PORTADA - Tony Romm y Ja­mes McAu­ley

FA­CE­BOOK ABRI­RÁ sus puer­tas pa­ra que re­gu­la­do­res fran­ce­ses ana­li­cen su en­fo­que pa­ra com­ba­tir el dis­cur­so de odio en lí­nea, lo que se tra­du­ce en un nue­vo in­ten­to de un go­bierno pa­ra des­cu­brir nue­vas for­mas que im­pi­dan la pro­pa­ga­ción de con­te­ni­do tó­xi­co y des­pec­ti­vo en re­des so­cia­les.

Ba­jo un acuer­do cu­ya du­ra­ción se­rá de seis me­ses, los in­ves­ti­ga­do­res fran­ce­ses con­tro­la­rán las po­lí­ti­cas y he­rra­mien­tas de Fa­ce­book pa­ra de­te­ner las pu­bli­ca­cio­nes y fo­to­gra­fías que, des­de su pun­to de vis­ta, ata­quen a per­so­nas por mo­ti­vos de ra­za, et­nia, re­li­gión, se­xo o gé­ne­ro.

Con es­ta me­di­da los ase­so­res del pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, es­pe­ran de­ter­mi­nar “los desa­rro­llos nor­ma­ti­vos y le­gis­la­ti­vos ne­ce­sa­rios” pa­ra com­ba­tir el dis­cur­so de odio en lí­nea, re­ve­ló un fun­cio­na­rio del go­bierno.

En los úl­ti­mos me­ses, Fran­cia y va­rios paí­ses eu­ro­peos han adop­ta­do una lí­nea mu­cho más du­ra en con­tra de Fa­ce­book y otras re­des so­cia­les, exi­gién­do­les que vi­gi­len sus pla­ta­for­mas de for­ma más efec­ti­va pa­ra de­te­ner una se­rie de males di­gi­ta­les, in­clui­das las teo­rías de cons­pi­ra­ción, no­ti­cias fal­sas y pro­pa­gan­da te­rro­ris­ta. Ma­cron pre­sio­nó so­bre el te­ma al pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, du­ran­te una reunión en Pa­rís a prin­ci­pios de es­te año.

IN­JE­REN­CIA Y RE­GU­LA­CIÓN

El lu­nes, sin em­bar­go, Fa­ce­book des­cri­bió la nue­va es­tra­te­gia del go­bierno fran­cés en con­tra del dis­cur­so del odio co­mo “co­rre­gu­la­to­ria”.

“Co­mo di­jo Mark Zuc­ker­berg, con la im­por­tan­cia cre­cien­te de In­ter­net en la vi­da de las per­so­nas, cree­mos que ha­brá ne­ce­si­dad de una re­gu­la­ción”, agre­gó Nick Clegg, nue­vo vi­ce­pre­si­den­te de Fa­ce­book pa­ra asun­tos glo­ba­les.

“La me­jor ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar que cual­quier re­gu­la­ción sea in­te­li­gen­te y fun­cio­ne pa­ra las per­so­nas es que go­bier­nos, re­gu­la­do­res y em­pre­sas tra­ba­jen jun­tos pa­ra apren­der unos de otros ex­plo­ran­do ideas”.

Fa­ce­book y sus con­tra­par­tes de Si­li­con Va­lley, in­clui­dos YouTu­be y Twit­ter, pro­pie­dad de Goo­gle, ge­ne­ral­men­te cen­su­ran el con­te­ni­do que ata­que a las per­so­nas por su iden­ti­dad, res­pal­de la dis­cri­mi­na­ción o in­cen­ti­ve a la vio­len­cia.

En los úl­ti­mos me­ses, las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas han con­tra­ta­do a mi­les de em­plea­dos (e in­ver­ti­do en nue­vas he­rra­mien­tas de apren­di­za­je au­to­má­ti­co) pa­ra de­tec­tar y eli­mi­nar el ra­cis­mo, an­ti­se­mi­tis­mo y otras for­mas de dis­cur­so de odio den­tro de sus pla­ta­for­mas.

El desafío de las com­pa­ñías pa­ra eli­mi­nar di­cho con­te­ni­do no ha dis­mi­nui­do: en­tre el 1 de ene­ro y el 31 de mar­zo, Fa­ce­book in­for­mó que ha­bía to­ma­do me­di­das con­tra apro­xi­ma­da­men­te 2.5 mi­llo­nes de pu­bli­ca­cio­nes, fo­tos y otros ti­pos de con­te­ni­do por vio­lar sus re­glas con­tra el dis­cur­so del odio, se­gún un in­for­me.

La ci­fra re­pre­sen­tó un au­men­to res­pec­to al tri­mes­tre an­te­rior, aun­que Fa­ce­book atri­bu­yó el au­men­to a “me­jo­ras en nues­tra tec­no­lo­gía de de­tec­ción”.

En Es­ta­dos Uni­dos, el dis­cur­so de odio ge­ne­ral­men­te es­tá pro­te­gi­do por la Pri­me­ra En­mien­da, por lo que los miem­bros del Con­gre­so han du­da­do en re­dac­tar una nue­va ley, in­clu­so, en me­dio de un dis­gus­to bi­par­ti­dis­ta por la pro­pa­ga­ción de con­te­ni­do de odio en In­ter­net.

APE­TI­TO EU­RO­PEO

En Eu­ro­pa, sin em­bar­go, ha ha­bi­do un ma­yor ape­ti­to gu­ber­na­men­tal por re­gu­lar a las tec­no­ló­gi­cas. Ale­ma­nia, por ejem­plo, co­men­zó a apli­car nue­vas re­glas en ene­ro. Mien­tras tan­to, la Unión Eu­ro­pea re­cien­te­men­te ha pro­pues­to im­po­ner fuer­tes sanciones a los si­tios que no de­tec­ten y eli­mi­nen con­te­ni­dos en el ám­bi­to te­rro­ris­ta en me­nos de una ho­ra.

El lu­nes, el pre­si­den­te Ma­cron tam­bién anun­ció la ad­he­sión de go­bier­nos eu­ro­peos y va­rias par­tes del mun­do en la ela­bo­ra­ción de prin­ci­pios que exi­jan ma­yor con­fian­za y se­gu­ri­dad en lí­nea, in­clu­so que re­pri­man a los ac­to­res ma­lin­ten­cio­na­dos que in­ten­ten so­ca­var los “pro­ce­sos elec­to­ra­les a tra­vés de ac­ti­vi­da­des ci­ber­né­ti­cas ma­li­cio­sas”.

ES­TA­DOS UNI­DOS, FUE­RA DE LA AD­HE­SIÓN

Es­ta­dos Uni­dos no pa­re­ce ha­ber fir­ma­do la “Lla­ma­da de Pa­rís” y la Ca­sa Blan­ca no res­pon­dió a una so­li­ci­tud de co­men­ta­rios rea­li­za­da por es­te dia­rio.

“Hoy en día, In­ter­net es mu­cho más uti­li­za­da por los ex­tre­mis­tas, los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios o la pro­pa­gan­da te­rro­ris­ta que por nues­tras de­mo­cra­cias”, di­jo Ma­cron. “Es una reali­dad con­tra la que de­be­mos lu­char”.

Des­de su cam­pa­ña elec­to­ral, Ma­cron pro­me­tió ar­ti­cu­lar una es­tra­te­gia en con­tra de las no­ti­cias fal­sas.

La ley de no­ti­cias fal­sas, co­mo se le co­no­ce, per­mi­ti­rá a los jue­ces de­te­ner pu­bli­ca­cio­nes que in­cen­ti­ven el odio. Por lo pron­to, Fran­cia da un un­li­ke a Fa­ce­book.

Fo­to: the was­hing­ton post

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, du­ran­te un fo­ro so­bre la go­ber­nan­za de In­ter­net or­ga­ni­za­do por la UNES­CO en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.