La Gue­rra de las Ga­la­xias pe­ro sin fic­ción

Mi­chael D. Grif­fin, el per­so­na­je que desa­rro­lló un em­bro­llo de de­fen­sa mi­li­tar du­ran­te la era Rea­gan, es­tá de re­gre­so

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - DEFENSA - Paul Son­ne

HA­CE MÁS de tres dé­ca­das, Mi­chael D. Grif­fin es­tu­vo al fren­te del pro­yec­to mi­li­tar Gue­rra de las Ga­la­xias, un am­bi­cio­so tra­ba­jo que con­sis­tía en cum­plir con el sue­ño del pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan: pro­te­ger a Es­ta­dos Uni­dos de los mi­si­les so­vié­ti­cos co­mo “un te­cho pro­te­ge a una fa­mi­lia de la llu­via”.

Aho­ra, el cien­tí­fi­co de 69 años de edad, es­tá de re­gre­so en el Pen­tá­gono y lo ha­ce sien­do el prin­ci­pal fun­cio­na­rio del área de tec­no­lo­gía, bus­can­do re­vi­vir al­gu­nos de los mis­mos con­cep­tos de de­fen­sa apli­ca­dos du­ran­te la Gue­rra Fría.

No so­lo Grif­fin ha re­gre­sa­do al Pen­tá­gono, tam­bién lo ha­ce la nos­tal­gia por la ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta con la que Es­ta­dos Uni­dos re­cuer­da la ri­va­li­dad con la Unión So­vié­ti­ca.

Apro­ve­chan­do el apo­yo eco­nó­mi­co en ma­te­ria de de­fen­sa otor­ga­do por el Con­gre­so, el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, se pre­pa­ra pa­ra rea­li­zar una es­tra­te­gia que con­tra­ata­que las ame­na­zas de Ru­sia y Chi­na.

Co­mo par­te de la ela­bo­ra­ción de la es­tra­te­gia, el vi­ce­pre­si­den­te Pen­ce en­ca­be­za un pro­yec­to so­bre la fuer­za es­pa­cial. Aun­que los crí­ti­cos di­cen que la ini­cia­ti­va co­rre el ries­go de de­to­nar una ca­rre­ra de ar­ma­men­tos en el es­pa­cio, Pen­ce ha ex­pli­ca­do que el es­pa­cio ha si­do militarizado des­de el lan­za­mien­to del Sput­nik y que las fuer­zas ar­ma­das de su país de­ben mo­ver­se más rá­pi­do que Ru­sia y Chi­na pa­ra do­mi­nar el es­pa­cio. La mis­ma pers­pec­ti­va se ex­tien­de a la de­fen­sa an­ti­mi­si­les.

“He­mos re­no­va­do una gran com­pe­ten­cia de po­der”, di­jo Grif­fin en una en­tre­vis­ta. “Bueno, las gran­des po­ten­cias, la­men­ta­ble­men­te, se apun­tan mi­si­les en­tre sí”.

En la dé­ca­da de 1980, Rea­gan to­mó la ini­cia­ti­va de dar un pa­so ade­lan­te con la Ini­cia­ti­va de De­fen­sa Es­tra­té­gi­ca, que los crí­ti­cos más tar­de la lla­ma­ron Gue­rra de las Ga­la­xias, por su at­mós­fe­ra de cien­cia fic­ción y pre­su­pues­to épi­co.

DES­APA­RE­CER MI­SI­LES DE RA­DA­RES, PRO­YEC­TO

En agos­to pa­sa­do, Trump pro­mul­gó una ley con la que el Pen­tá­gono de­be­rá de desa­rro­llar sis­te­mas de de­tec­ción, in­ter­cep­ción y de­rri­bo de mi­si­les des­de el es­pa­cio.

De igual ma­ne­ra, el go­bierno im­pul­sa una ley so­bre el desa­rro­llo de ra­yos lá­ser de al­ta po­ten­cia pa­ra ha­cer mi­si­les in­de­tec­ta­bles, pro­yec­to que Grif­fin quie­re prio­ri­zar.

El ar­ma­men­to lá­ser, la tec­no­lo­gía qui­zás más evo­ca­do­ra de la era de Rea­gan, to­da­vía es­tá le­jos de ser ca­paz de de­rri­bar mi­si­les por par­te del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, es­pe­cial­men­te des­de el es­pa­cio.

El éxi­to de los pro­yec­tos de­pen­de en gran me­di­da, de la vo­lun­tad de Trump de re­en­fo­car el pro­gra­ma de de­fen­sa an­ti­mi­si­les.

“Pa­ra ata­ques de pe­que­ña es­ca­la, es­pe­ra­mos po­der des­viar mi­si­les por com­ple­to”, di­jo Grif­fin. “Pa­ra ata­ques de gran es­ca­la, es­pe­ra­mos con­fun­dir la pla­ni­fi­ca­ción del enemigo has­ta tal pun­to que no pue­dan es­tar se­gu­ros de lle­var a ca­bo un pri­mer ata­que. Eso es lo

que es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer con el sis­te­ma de de­fen­sa de mi­si­les”.

La de­fen­sa a tra­vés de an­ti­mi­si­les ha re­ci­bi­do fon­dos sus­tan­cia­les por 12,000 mi­llo­nes de dó­la­res al año, aun­que gran par­te del di­ne­ro se ha des­ti­na­do a au­men­tar la can­ti­dad de sis­te­mas exis­ten­tes en lu­gar de in­tro­du­cir nue­vas tec­no­lo­gías.

Grif­fin ha re­gre­sa­do al Pen­tá­gono con la mis­ma pa­sión con la que es­tu­vo ha­ce va­rias dé­ca­das. Re­cuer­da que el fa­lli­do lan­za­mien­to de un cohe­te en el ato­lón de Kwa­ja­lein en el Pa­cí­fi­co, no lo de­cep­cio­nó ya que su ob­je­ti­vo era mos­trar a Gor­ba­chov, an­tes de la cum­bre de 1986 en Reyk­ja­vik, que Es­ta­dos Uni­dos te­nía la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tra­rres­tar el po­de­río so­vié­ti­co. “La prue­ba fue, si se quie­re, tec­no­po­lí­ti­ca”, re­cor­dó Grif­fin.

AN­TI­CI­PAR LOS ATA­QUES

La idea de Grif­fin es que Es­ta­dos Uni­dos de­be po­ner una red de sen­so­res de vi­gi­lan­cia sa­te­li­tal en el es­pa­cio pa­ra de­tec­tar ame­na­zas de ata­ques en tiem­po real des­de cual­quier par­te del mun­do.

“Ne­ce­si­to te­ner in­for­ma­ción cons­tan­te, glo­bal y opor­tu­na de lo que es­tá pa­san­do”, di­jo. “Si los chi­nos, por ejem­plo, en un con­flic­to en el Pa­cí­fi­co oc­ci­den­tal, eli­gen lan­zar mi­si­les hi­per­só­ni­cos a nues­tras ba­ses, que­re­mos sa­ber de dón­de pro­vie­nen. No es nues­tro pro­pó­si­to per­mi­tir­les rea­li­zar un nú­me­ro in­fi­ni­to de dis­pa­ros de ma­ne­ra gra­tui­ta”.

Grif­fin di­jo que Es­ta­dos Uni­dos po­dría te­ner una “cons­te­la­ción de vi­gi­lan­cia en jue­go” pa­ra el 2022 o el 2023.

En el 2002, Was­hing­ton se re­ti­ró del Tra­ta­do de Mi­si­les An­ti­ba­lís­ti­cos fir­ma­do con Mos­cú en 1972 por lo que le da a Es­ta­dos Uni­dos más li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar es­te ti­po de tec­no­lo­gías.

De ahí que, se­gún Grif­fin, el Pen­tá­gono es­té con­si­de­ran­do se­ria­men­te in­tro­du­cir los ha­ces de par­tí­cu­las neu­tra­les, lla­ma­dos ca­ño­nes de ra­yos, que Es­ta­dos Uni­dos ya ex­plo­ró de ma­ne­ra fa­lli­da du­ran­te la era de Star Wars con el ob­je­ti­vo de de­rri­bar mi­si­les des­de el es­pa­cio.

Con es­ta tec­no­lo­gía, un con­tin­gen­te de avio­nes no tri­pu­la­dos de gran al­ti­tud vo­la­ría por en­ci­ma de las aguas al­re­de­dor de Co­rea del Nor­te, lis­tos pa­ra dis­pa­rar con­tra cual­quier mi­sil que Pyong­yang de­to­ne en con­tra de Es­ta­dos Uni­dos.

Po­co se ha­bla de la era Rea­gan, pe­ro Trump tie­ne en su per­so­na un re­fe­ren­te. Tam­po­co se ha­bla so­bre el te­ma a se­guir, el de la Gue­rra de las Ga­la­xias pe­ro del si­glo XXI, es de­cir, sin fic­ción.

Es­pe­ra­mos con­fun­dir la pla­ni­fi­ca­ción del enemigo has­ta tal pun­to que no pue­da es­tar se­gu­ro de lle­var a ca­bo un pri­mer ata­que”.

Mi­chael Grif­fin, di­rec­tor tec­no­ló­gi­co del Pen­tá­gono.

Fo­to: the was­hing­ton post.

Mi­chael Grif­fin, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en el 2008 en el Cen­tro Es­pa­cial Ken­nedy, cuan­do era di­rec­tor de la NA­SA. En la fo­to de la de­re­cha, el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan mues­tra una cal­co­ma­nía en apo­yo a su Ini­cia­ti­va de De­fen­sa Es­tra­té­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.