¿Por qué Is­rael ti­ra un sal­va­vi­das a los sau­di­tas?

El man­da­ta­rio is­rae­lí intenta pac­tar con dic­ta­do­res su­ni­tas pa­ra con­te­ner a Irán

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - OPINIÓN - Jack­son Diehl

MIEN­TRAS EL prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí Moham­med bin Sal­man tra­ta de sor­tear las con­se­cuen­cias que ge­ne­ra en su en­torno el ase­si­na­to de Ja­mal Khas­hog­gi, ha si­do re­ve­la­dor ob­ser­var los paí­ses que han da­do pa­sos ha­cia ade­lan­te en su ayu­da: dic­ta­do­res ára­bes co­mo el egip­cio Ab­del Fa­tah al Sis­si (Egip­to); un opor­tu­nis­ta cí­ni­co co­mo el ru­so Vla­di­mir Pu­tin, y Ben­ja­min Ne­tan­yahu, el pri­mer mi­nis­tro de una na­ción cu­yo de­re­cho a exis­tir aún no ha si­do re­co­no­ci­do por Ara­bia Sau­di­ta.

No pen­sa­ría que Is­rael, en con­tras­te con to­das las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, es­ta­ría res­pal­dan­do ex­plí­ci­ta­men­te una ver­sión de Sa­dam Hus­sein. Sin em­bar­go, Ne­tan­yahu se es­tá con­vir­tien­do en el ami­go ne­ce­si­ta­do de Moham­med bin Sal­man.

Du­ran­te el mes pos­te­rior a la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi en el Con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul, el go­bierno is­rae­lí guar­dó un no­ta­ble si­len­cio. Lue­go, co­men­tó a Trump: “Lo que su­ce­dió en el con­su­la­do de Es­tam­bul fue te­rri­ble, es muy im­por­tan­te pa­ra la es­ta­bi­li­dad del mun­do que Ara­bia Sau­di­ta per­ma­nez­ca es­ta­ble”.

¿Por qué ra­zón le ti­ra un sal­va­vi­das a es­te ase­sino? Pa­ra Ne­tan­yahu, la cri­sis de Khas­hog­gi ame­na­za con des­ha­cer una es­tra­te­gia re­gio­nal cui­da­do­sa­men­te cons­trui­da al­re­de­dor del prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí de 33 años, y el pre­si­den­te Trump.

La idea es for­jar una alian­za de fac­to en­tre Is­rael y la nue­va ge­ne­ra­ción de dic­ta­do­res su­ni­tas de Orien­te Me­dio, uni­dos con­tra Irán, y apo­yar­se en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que pro­por­cio­ne múscu­lo po­lí­ti­co mi­li­tar.

Co­mo be­ne­fi­cio adi­cio­nal, Moham­med apo­ya­ría el plan de paz de Trump en Me­dio Orien­te que, aun­que aún no se ha da­do a co­no­cer, pa­re­ce cons­ti­tuir una coac­ción pa­ra que los pa­les­ti­nos acep­ten los tér­mi­nos que im­pon­ga Is­rael.

Has­ta la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi, to­do iba bien: Trump se re­ti­ró del acuer­do nu­clear con Irán y res­tau­ró sanciones eco­nó­mi­cas; cor­tó la ayu­da es­ta­dou­ni­den­se a los re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos en Ga­za mien­tras tras­la­da­ba la Em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos a Je­ru­sa­lén. Al­go más: Trump reanu­dó su apo­yo a los sau­di­tas en los ata­ques con­tra los re­bel­des res­pal­da­dos por Irán en Ye­men. Mien­tras tan­to, Ne­tan­yahu fue in­vi­ta­do a vi­si­tar a Omán, un alia­do sau­dí.

Is­rael tie­ne una lar­ga his­to­ria de cul­ti­var su amis­tad con dic­ta­do­res, así co­mo con ocu­pan­tes de la Ofi­ci­na Oval. El pro­ble­ma de Ne­tan­yahu es que, al apos­tar tan­to por Moham­med y Trump, co­rre el ries­go de per­der por­que son dos ac­to­res muy ines­ta­bles por­que ca­da uno de los dos ha po­la­ri­za­do a sus res­pec­ti­vos sis­te­mas po­lí­ti­cos.

Fo­to: ap

Ben­ja­min Ne­tan­yahu, du­ran­te una reunión con su ga­bi­ne­te el pa­sa­do 7 de oc­tu­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.