Cum­bre de mu­dos

Las cri­sis de Ni­ca­ra­gua y Ve­ne­zue­la no en­tra­ron en la agen­da de dis­cu­sión en la reunión de An­ti­gua.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Eli­se Ac­ker­man y Só­nia Pé­rez

LA XXVI Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na que se ce­le­bró el fin de se­ma­na pa­sa­do en la ciu­dad de An­ti­gua, Gua­te­ma­la, fue ines­pe­ra­da­men­te con­ci­lia­do­ra, pe­ro pa­sa­ron prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­das las gra­ves cri­sis de Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, y tam­bién es­qui­vó otros asun­tos de­li­ca­dos, ta­les co­mo la co­rrup­ción.

En la se­sión ple­na­ria de los man­da­ta­rios, los ám­bi­tos de­mo­crá­ti­co y hu­ma­ni­ta­rio de am­bos paí­ses no se lle­ga­ron a dis­cu­tir abier­ta­men­te, aun­que el pre­si­den­te de Cos­ta Ri­ca, Car­los Al­va­ra­do, in­ten­tó de­to­nar el de­ba­te.

Al­va­ra­do pi­dió que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal uti­li­ce “la di­plo­ma­cia y el mul­ti­la­te­ra­lis­mo co­mo he­rra­mien­tas vá­li­das fren­te a los gra­ves acon­te­ci­mien­tos” en Ni­ca­ra­gua y cri­ti­có las “reite­ra­das vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos” en Ve­ne­zue­la.

AU­SEN­CIA DE LÍ­DE­RES

El man­da­ta­rio cos­ta­rri­cen­se fue el úni­co je­fe de Es­ta­do que ci­tó las cri­sis de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta du­ran­te la se­sión ple­na­ria, y sus de­cla­ra­cio­nes fue­ron res­pon­di­das en to­nos mo­de­ra­dos y fir­mes por los can­ci­lle­res de Ve­ne­zue­la, Jor­ge Arrea­za, y de Ni­ca­ra­gua, De­nis Mon­ca­da.

“Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua son uti­li­za­das con fre­cuen­cia co­mo cor­ti­nas de hu­mo pa­ra ocul­tar pro­ble­mas in­ter­nos”, de­cla­ró el can­ci­ller ve­ne­zo­lano, que re­pre­sen­tó al pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, quien no via­jó a Gua­te­ma­la.

Las au­sen­cias ya co­no­ci­das de an­te­mano de Mau­ri­cio Ma­cri (Ar­gen­ti­na), Se­bas­tián Pi­ñe­ra (Chi­le) e Iván Du­que (Co­lom­bia) se su­ma­ron a úl­ti­ma ho­ra a la del ni­ca­ra­güen­se Daniel Or­te­ga, que op­tó por no acu­dir a un en­cuen­tro que se le pre­su­po­nía hos­til.

Mon­ca­da, que acu­dió en re­pre­sen­ta­ción de Or­te­ga, fue más du­ro en su res­pues­ta, pe­ro an­tes se va­lió de la tri­bu­na ibe­roa­me­ri­ca­na pa­ra pre­sen­tar nu­me­ro­sos da­tos po­si­ti­vos so­bre su país, ava­la­dos por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

La cri­sis de Ni­ca­ra­gua ha ge­ne­ra­do pro­tes­tas con­tra el go­bierno de Or­te­ga y un sal­do de en­tre 325 y 535 muer­tos, se­gún or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos. Por su par­te, Cos­ta Ri­ca es uno de los paí­ses más afec­ta­dos por es­ta cri­sis, ya que ha re­ci­bi­do más de 30,000 pe­ti­cio­nes de asi­lo des­de Ni­ca­ra­gua, un nue­vo éxo­do que si­gue los pa­sos del flu­jo mi­gra­to­rio que vi­ve Ve­ne­zue­la.

So­bre la in­ter­ven­ción de Al­va­ra­do, el can­ci­ller ni­ca­ra­güen­se De­nis Mon­ca­da ase­gu­ró que ha­bía “irres­pe­ta­do la so­be­ra­nía, la in­de­pen­den­cia y la au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo ni­ca­ra­güen­se” y que ac­tua­ba co­mo “ficha de Es­ta­dos Uni­dos”.

Tam­bién afir­mó que Cos­ta Ri­ca es­tá “ar­dien­do” con huel­gas y “re­pre­sión po­li­cial” y has­ta exi­gió que Al­va­ra­do fue­ra “amo­nes­ta­do” pa­ra “no in­te­rrum­pir el tra­ba­jo pa­cí­fi­co” del fo­ro ibe­roa­me­ri­cano, pe­ro na­die se hi­zo eco de ese re­cla­mo.

Se­gún la se­cre­ta­ria ge­ne­ral ibe­roa­me­ri­ca­na, la cos­ta­rri­cen­se Re­be­ca Gryns­pan, esa dis­cu­sión mues­tra que “se dio el de­ba­te” y que “ca­da país di­jo lo que te­nía que de­cir”, pues en el fo­ro ibe­roa­me­ri­cano ca­da Go­bierno plan­tea li­bre­men­te los te­mas que con­si­de­ra “im­por­tan­tes”.

Las cri­sis so­cial, po­lí­ti­ca y hu­ma­ni­ta­ria en la que es­tán su­mi­das tan­to Ni­ca­ra­gua co­mo Ve­ne­zue­la son el pro­ble­ma más acu­cian­te de Ibe­roa­mé­ri­ca.

Así co­mo fue­ron vir­tual­men­te ig­no­ra­das las cri­sis de Ni­ca­ra­gua

Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua son uti­li­za­das con fre­cuen­cia co­mo cor­ti­nas de hu­mo”. Jor­ge Arre­za, can­ci­ller de Ve­ne­zue­la

y Ve­ne­zue­la, dos asun­tos can­den­tes en la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), que tam­bién fal­tó a la ci­ta, muy po­co se ha­bló en es­ta cum­bre so­bre co­rrup­ción, un te­ma cen­tral del de­ba­te po­lí­ti­co en to­da Amé­ri­ca La­ti­na y en es­pe­cial en la pro­pia Gua­te­ma­la.

Tan es así que el pre­si­den­te an­fi­trión, Jimmy Mo­ra­les, ase­gu­ró en la cum­bre que su país es “ejem­plo de lu­cha con­tra la co­rrup­ción” y cri­ti­có la “jus­ti­cia se­lec­ti­va”.

Fue una apa­ren­te alu­sión a la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG), aus­pi­cia­da por la ONU pa­ra ayu­dar a la fis­ca­lía gua­te­mal­te­ca en la in­ves­ti­ga­ción de ca­sos de co­rrup­ción, y a la que Mo­ra­les de­ci­dió no re­no­var­le el man­da­to que ven­ce en sep­tiem­bre de 2019, lo que fue con­si­de­ra­do una vir­tual ex­pul­sión.

So­bre ese ca­so, la can­ci­ller gua­te­mal­te­ca, San­dra Jo­vel, de­cla­ró que el te­ma no se abor­dó en la cum­bre pues en ella se ana­li­zan “asun­tos de in­te­rés ibe­roa­me­ri­cano”, en tan­to que Gryns­pan ga­ran­ti­zó que el de­ba­te so­bre la co­rrup­ción es­tu­vo “muy pre­sen­te”.

Tam­po­co se ha­bló so­bre el gi­ro a la de­re­cha que ha da­do en los úl­ti­mos me­ses la po­lí­ti­ca latinoamericana, re­for­za­do des­de Bra­sil con la vic­to­ria en las ur­nas del ul­tra­con­ser­va­dor Jair Bol­so­na­ro, un po­lé­mi­co ca­pi­tán de la re­ser­va del Ejér­ci­to.

Pe­se a que su can­di­da­tu­ra fue ele­gi­da en las ur­nas, su fi­gu­ra ha crea­do cier­ta in­quie­tud en la re­gión. El pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, que en­tre­ga­rá el po­der a Bol­so­na­ro el 1 de enero, ga­ran­ti­zó que la tran­si­ción es “tran­qui­la” y per­mi­ti­rá que el pró­xi­mo go­bierno “si­ga tra­ba­jan­do de ma­ne­ra res­pon­sa­ble”.

MO­MEN­TOS ES­TE­LA­RES

Un hac­keo del gru­po de pi­ra­tas in­for­má­ti­cos Anony­mous man­tu­vo caí­da la web de la cum­bre du­ran­te un día.

La or­ga­ni­za­ción ex­pli­có que lo hi­zo pa­ra pro­tes­tar con­tra la pre­sen­cia en el fo­ro del “co­rrup­to y ase­sino” Or­te­ga, que fi­nal­men­te can­ce­ló su via­je. Tam­bién fue­ron tum­ba­das las pá­gi­nas del Con­gre­so de Gua­te­ma­la y de va­rios mi­nis­te­rios lo­ca­les. Anony­mous avi­só del hac­keo en las re­des so­cia­les, don­de pu­bli­có una ima­gen de la fa­cha­da del Par­la­men­to gua­te­mal­te­co con una per­so­na ves­ti­da del Jo­ker de Bat­man y la si­guien­te fra­se: “El que en­tien­de, en­tien­de”.

UN FO­RO DE EM­PRE­SA­RIOS SIN SE­ÑAL TE­LE­FÓ­NI­CA NI WI­FI

El XII En­cuen­tro Em­pre­sa­rial Ibe­roa­me­ri­cano, que se ce­le­bró pre­vio a la cum­bre de man­da­ta­rios y reunió a más de 700 eje­cu­ti­vos de la re­gión, te­nía la di­gi­ta­li­za­ción y la co­nec­ti­vi­dad en­tre sus prin­ci­pa­les pun­tos de dis­cu­sión.

Un fa­llo en un ca­ble de fi­bra de­jó pa­ra­dó­ji­ca­men­te des­co­nec­ta­dos du­ran­te ho­ras a los cien­tos de asis­ten­tes y a los pe­rio­dis­tas que cu­brían el even­to.

LA “NUE­VA VI­DA” DE PE­ÑA NIETO

El pre­si­den­te Pe­ña Nieto de­ja­rá el po­der el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre y sus co­le­gas ibe­roa­me­ri­ca­nos apro­ve­cha­ron la cum­bre pa­ra des­pe­dir­se y desear­le suer­te en su nue­va eta­pa. El jue­ves, du­ran­te un fo­ro em­pre­sa­rial pre­vio al cón­cla­ve de je­fes de Es­ta­do y de go­bierno, Pe­ña Nieto des­per­tó el aplau­so de los asien­tes cuan­do di­jo: “Si es cier­to que hay vi­da des­pués de la Pre­si­den­cia, a lo me­jor ahí em­pie­za la vi­da, no lo sé”.

Fo­to: reuters

Lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos. du­ran­te la se­sión ple­na­ria en la XXVI Cum­bre Ibe­roa­me­ri­ca­na, en An­ti­gua, Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.