Khas­hog­gi, un la­be­rin­to pa­ra Trump

In­for­mes de la CIA vin­cu­lan al prín­ci­pe he­re­de­ro sau­di­ta, Moham­med bin Sal­man, con el ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Crimen Sin Castigo - Is­haan Tha­roor

LAS AU­TO­RI­DA­DES sau­di­tas han ocul­ta­do du­ran­te ca­si dos me­ses lo que real­men­te le ocu­rrió al pe­rio­dis­ta ase­si­na­do en el in­te­rior del con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul, Ja­mal Khas­hog­gi.

Du­ran­te ese mis­mo tiem­po, la Ca­sa Blan­ca ha tra­ta­do de pro­te­ger al prín­ci­pe he­re­de­ro de Ara­bia Sau­di­ta, Moham­med bin Sal­man, quien, de acuer­do con la CIA, es­tá vin­cu­la­do con el cri­men.

Des­pués de ha­ber ne­ga­do cual­quier víncu­lo con la des­apa­ri­ción de Khas­hog­gi, Riad fi­nal­men­te ad­mi­tió ha­ber par­ti­ci­pa­do en su muer­te en lo que, pa­ra los pro­pios sau­di­tas, di­je­ron que ocu­rrió du­ran­te una ope­ra­ción fa­lli­da lle­va­da a ca­bo por agen­tes “des­ho­nes­tos”.

La se­ma­na pa­sa­da, el fis­cal ge­ne­ral sau­di­ta anun­ció car­gos con­tra 11 par­ti­ci­pan­tes en el com­plot con­tra Khas­hog­gi, cin­co de los cua­les po­drían en­fren­tar la pe­na de muer­te. El fis­cal, así co­mo otros pro­mi­nen­tes fun­cio­na­rios sau­di­tas en­fa­ti­za­ron que el prín­ci­pe he­re­de­ro no tu­vo na­da que ver con el cri­men.

Sin em­bar­go, la te­sis del fis­cal re­ci­bió un fuer­te gol­pe du­ran­te el fin de se­ma­na pa­sa­do, cuan­do el dia­rio The Was­hing­ton Post re­ve­ló que la CIA con­clu­yó que el pro­pio Moham­med or­de­nó el ase­si­na­to de Khas­hog­gi.

“La in­ves­ti­ga­ción de la CIA (fil­tra­da al pe­rió­di­co por fun­cio­na­rios de gran con­fian­za) es la más con­clu­yen­te has­ta la fe­cha en don­de se vin­cu­la a Moham­med con la ope­ra­ción lle­va­da en con­tra del pe­rio­dis­ta y, al mis­mo tiem­po, com­pli­ca los es­fuer­zos de la ad­mi­nis­tra­ción Trump pa­ra pre­ser­var su re­la­ción con un alia­do cer­cano”, in­for­mó el dia­rio.

“Un equi­po de 15 agen­tes sau­díes vo­ló en oc­tu­bre a Es­tam­bul en un avión del go­bierno y ma­tó a Khas­hog­gi en el con­su­la­do Sau­dí, don­de ha­bía ido a re­co­ger los do­cu­men­tos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra con­cre­tar su ma­tri­mo­nio con una mu­jer tur­ca”, ex­pu­so.

Un fun­cio­na­rio de in­te­li­gen­cia eu­ro­peo co­men­tó al dia­rio The Guar­dian que el aná­li­sis de la CIA es “muy per­ju­di­cial pa­ra la na­rra­ti­va ofi­cial del reino”.

La CIA ca­li­fi­ca co­mo im­pro­ba­ble el es­ce­na­rio en don­de la ope­ra­ción se hu­bie­ra lle­va­do a ca­bo sin el co­no­ci­mien­to de MBS, co­mo sue­le lla­mar­se el prín­ci­pe he­re­de­ro.

El aná­li­sis de las gra­ba­cio­nes de au­dio rea­li­za­das des­de el in­te­rior del con­su­la­do en Es­tam­bul, así co­mo las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas in­ter­cep­ta­das a fun­cio­na­rios sau­di­tas, in­clui­da al me­nos una en­tre un miem­bro del es­cua­drón y un ayu­dan­te cer­cano del prín­ci­pe he­re­de­ro, ayu­da­ron a dar­le for­ma a la con­clu­sión de la CIA.

En pú­bli­co, tan­to la Ca­sa Blan­ca co­mo el De­par­ta­men­to de Es­ta­do se han dis­tan­cia­do de la con­clu­sión de la CIA. “Los in­for­mes re­cien­tes que in­di­can que el go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos ha lle­ga­do a una con­clu­sión fi­nal son inexac­tos”, di­jo Heat­her Nauert, vo­ce­ra del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. “Que­dan nu­me­ro­sas pre­gun­tas sin res­pues­ta res­pec­to al ase­si­na­to del se­ñor Khas­hog­gi. El De­par­ta­men­to de Es­ta­do con­ti­nua­rá bus­can­do to­dos los he­chos re­le­van­tes”.

LO QUE NO QUIE­RE VER LA CA­SA BLAN­CA

A prin­ci­pios de se­ma­na, el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal de la Ca­sa Blan­ca, John Bol­ton, in­sis­tió en que los re­por­tes de in­te­li­gen­cia que ha­bía vis­to no im­pli­ca­ban a MBS.

Cuan­do los re­por­te­ros vol­vie­ron a pre­sio­nar a Trump so­bre el te­ma, el pre­si­den­te di­jo que ha­bía “eva­lua­do” po­ca in­for­ma­ción y que su ad­mi­nis­tra­ción de­ja­ría pa­ra el mar­tes su pos­tu­ra.

Co­mo ar­gu­men­ta­ron pe­rio­dis­tas de la pá­gi­na editorial de The Was­hing­ton Post , par­te de la re­ti­cen­cia de Trump pue­de de­ber­se a su fal­ta de vo­lun­tad con­gé­ni­ta pa­ra ad­mi­tir que es­ta­ba equi­vo­ca­do, en es­te ca­so, al ha­cer una gran apues­ta por su ami­go MBS co­mo un alia­do in­con­di­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos.

“És­ta es una si­tua­ción en la que to­dos sa­ben bá­si­ca­men­te lo que su­ce­dió”, ex­pre­só un ase­sor de Trump a es­te dia­rio des­de el ano­ni­ma­to, in­di­can­do que, des­de la pri­va­ci­dad, Trump tam­bién cree que el prín­ci­pe he­re­de­ro es­tá de­trás del ase­si­na­to.

“Du­ran­te más de un mes, Trump ha lu­cha­do pa­ra equi­li­brar su in­te­rés en man­te­ner re­la­cio­nes só­li­das con el go­bierno sau­dí con la cre­cien­te pre­sión en el Con­gre­so y de to­do el mun­do pa­ra cas­ti­gar al ré­gi­men sau­dí”, se­ña­la­ron mis co­le­gas.

EL YERNO, EN ES­CE­NA

“Trump ha co­men­ta­do a sus ayu­dan­tes que quie­re que Moham­med per­ma­nez­ca en el po­der y que ve a los sau­di­tas co­mo el me­jor con­trol es­tra­té­gi­co so­bre Irán y co­mo una fuen­te vi­tal de pe­tró­leo. Moham­med tie­ne una re­la­ción cer­ca­na con Ja­red Kush­ner, el yerno y con­se­je­ro prin­ci­pal del pre­si­den­te, quien ayu­da a di­ri­gir la es­tra­te­gia de Me­dio Orien­te de la ad­mi­nis­tra­ción”, pre­ci­sa­ron fun­cio­na­rios a The Was­hing­ton Post.

El go­bierno de de­re­cha del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, tam­bién ha de­fen­di­do pú­bli­ca­men­te al prín­ci­pe he­re­de­ro, ya que el sau­di­ta com­par­te la vi­sión de Ne­tan­yahu so­bre Irán y, se­gún se in­for­ma, al­ber­ga una gran ad­mi­ra­ción por el éxi­to eco­nó­mi­co de Is­rael.

En Trump, tan­to los sau­di­tas co­mo los is­rae­líes han en­con­tra­do a un lí­der es­ta­dou­ni­den­se an­sio­so por res­pal­dar sus vi­sio­nes so­bre el Me­dio Orien­te.

Los crí­ti­cos de Moham­med le echan la cul­pa tan­to por la rui­no­sa gue­rra en Ye­men co­mo por la pur­ga de ri­va­les que es­tá apli­can­do en el seno de la fa­mi­lia real y la éli­te em­pre­sa­rial sau­dí.

La muer­te de Khas­hog­gi, un re­si­den­te de Vir­gi­nia con mu­chos ami­gos in­flu­yen­tes en Was­hing­ton, ha ve­ni­do a com­pli­car el pa­no­ra­ma al prín­ci­pe he­re­de­ro.

Los men­sa­jes eva­si­vos de Trump so­bre el ca­so le die­ron oxí­geno al reino. Aho­ra, la CIA ha fil­tra­do in­for­ma­ción con­tun­den­te. Mis­ma in­for­ma­ción que des­acre­di­ta Ara­bia Sau­di­ta. “Las afir­ma­cio­nes de es­ta su­pues­ta in­ves­ti­ga­ción (de la CIA) es fal­sa”, di­jo a The Was­hing­ton Post Fa­ti­mah Baes­hen, vo­ce­ra de la Em­ba­ja­da de Ara­bia Sau­di­ta en Was­hing­ton.

Fi­nal­men­te, el mar­tes Trump de­ci­dió po­ner pun­to fi­nal al re­ve­lar que no sa­be si el prín­ci­pe in­ter­vino en el cri­men. Di­jo que la re­la­ción con Riad se­gui­rá y por su­pues­to, los con­tra­tos de ar­mas, tam­bién.

Fo­to: twp

El prín­ci­pe he­re­de­ro Moham­med bin Sal­man sa­le mal pa­ra­do de las con­clu­sio­nes fil­tra­das por la CIA a The Was­hing­ton Post.

Fo­to: twp

Un en­cuen­tro amis­to­so en­tre Trump y Bin Sal­man el pa­sa­do mes de mar­zo en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.