Fa­ce­book me­re­ce crí­ti­cas; el país, so­lu­cio­nes

El Con­gre­so de­be bus­car fór­mu­las pa­ra que la em­pre­sa de Zuc­ker­berg no re­pi­ta ac­tos co­mo los que re­ve­ló The New York Ti­mes

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Cumbre De Antigua | Opinión - Con­se­jo Editorial

¿QUÉ PA­SA­RÁ aho­ra? Ésa es la pre­gun­ta bá­si­ca des­pués de la preo­cu­pan­te in­ves­ti­ga­ción que lle­vó a ca­bo el dia­rio The New York Ti­mes so­bre la res­pues­ta de Fa­ce­book du­ran­te la in­ter­fe­ren­cia ru­sa en su pla­ta­for­ma.

Los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción han pro­vo­ca­do fuer­tes crí­ti­cas a la com­pa­ñía en to­dos los sec­to­res, y Fa­ce­book me­re­ce dar una res­pues­ta. Sin em­bar­go, a quie­nes de­be de dar so­lu­cio­nes la em­pre­sa de Zuc­ker­berg es a los es­ta­dou­ni­den­ses.

Se­gún The New York Ti­mes, los eje­cu­ti­vos de Fa­ce­book no só­lo in­ten­ta­ron mi­ni­mi­zar el gra­do en que los ru­sos ha­bían usa­do su pla­ta­for­ma pa­ra ma­ni­pu­lar a los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, sino que tam­bién se em­bar­ca­ron en una cam­pa­ña pa­ra des­acre­di­tar a los crí­ti­cos y di­ri­gir la aten­ción ha­cia otras em­pre­sas.

Lo más alar­man­te fue la con­tra­ta­ción de la fir­ma de re­la­cio­nes pú­bli­cas De­fi­ners por par­te de Fa­ce­book pa­ra em­pu­jar teo­rías de cons­pi­ra­ción que vin­cu­la­ran al Geor­ge So­ros a un en­torno de ines­ta­bi­li­dad, y tam­bién pre­sio­nó a un gru­po de de­re­chos ci­vi­les ju­díos pa­ra que con­si­de­ra­ra a cier­ta re­tó­ri­ca co­mo an­ti­se­mi­ta.

Es­tas tác­ti­cas ayu­da­ron a po­la­ri­zar a Es­ta­dos Uni­dos. (El CEO de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, di­ce que él y la di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes Sheryl Sand­berg no se en­te­ra­ron de la con­tra­ta­ción de la em­pre­sa De­fi­ners).

Es­ta reali­dad sub­ra­ya la ne­ce­si­dad de que el Con­gre­so si­ga pre­sio­nan­do a la em­pre­sa, in­clu­so cuan­do Fa­ce­book es­té lle­van­do a ca­bo sus pro­pias me­di­das pa­ra vi­gi­lar su pla­ta­for­ma y man­te­ner a los usua­rios in­for­ma­dos so­bre es­te te­ma.

Fa­ce­book ha anun­cia­do que co­men­za­rá a eli­mi­nar el “con­te­ni­do sen­sa­cio­na­lis­ta y pro­vo­ca­ti­vo” que se acer­que a la fron­te­ra de la le­ga­li­dad de sus nor­mas, y con­ti­nua­rá pu­bli­can­do in­for­mes de trans­pa­ren­cia so­bre sus cuen­tas que eli­mi­ne.

Los es­fuer­zos son dig­nos pe­ro el rol del Con­gre­so es con­ti­nuar pre­sio­nan­do a Fa­ce­book pa­ra ase­gu­rar que la com­pa­ñía cum­pla con sus pro­me­sas, e in­ter­ve­nir cuan­do no lo ha­ga.

Al­gu­nas áreas de in­ter­ven­ción son ob­vias: la ley de anun­cios ho­nes­tos, ac­tual­men­te es­tan­ca­da en el Se­na­do, evi­ta­ría que los anun­cian­tes ocul­ten sus iden­ti­da­des a los usua­rios.

Una ley fe­de­ral de pri­va­ci­dad só­li­da pro­te­ge­ría los da­tos de los con­su­mi­do­res con­tra in­cur­sio­nes co­mo la vio­la­ción que hi­zo Cam­brid­ge Analy­ti­ca.

Exis­te el pe­li­gro de pe­dir­le al go­bierno que eva­lúe lo que los ci­vi­les pue­den de­cir y dón­de lo pue­den de­cir.

Es el ries­go.

fo­to: ap

Mark Zuc­ker­berg du­ran­te una con­fe­ren­cia en San­ta Mó­ni­ca, el pa­sa­do mes de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.