¿Bien­ve­ni­do a un tri­bu­nal?

Luis Al­ma­gro ana­li­za el pa­pel de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal fren­te al ca­so Ma­du­ro.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Luis Al­ma­gro y Da­vid Ig­na­tius

A ME­NU­DO me pre­gun­to si se­ría im­por­tan­te pa­ra las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la si la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI) no exis­tie­ra.

Pe­ro si la CPI ac­tua­ra de acuer­do con su man­da­to, sin ce­der a los com­pro­mi­sos y pre­sio­nes po­lí­ti­cas, po­dría te­ner un im­pac­to po­si­ti­vo pa­ra los mi­llo­nes de per­so­nas que han hui­do del ham­bre y la en­fer­me­dad y pa­ra los que han si­do ob­je­to de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca y tor­tu­ra en Ve­ne­zue­la.

Per­so­nas co­mo Juan Re­que­sens, ele­gi­das pa­ra la Asam­blea Na­cio­nal, arres­ta­das y de­te­ni­das ar­bi­tra­ria­men­te, y su­je­tas a abu­sos y hu­mi­lla­cio­nes. O al lí­der opo­si­tor An­to­nio Le­dez­ma, arres­ta­do y obli­ga­do a huir del país. O Car­los Vec­chio, obli­ga­do a exi­liar­se en el 2014.

Pe­ro la reali­dad es que pa­ra las víc­ti­mas la CPI no sig­ni­fi­ca mu­cho. Al me­nos no to­da­vía. De­be­mos cam­biar eso. Quie­nes tra­ba­ja­mos en ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­no­ce­mos los desafíos bu­ro­crá­ti­cos y con­cre­tos que exis­ten pa­ra ha­cer cum­plir la ju­ris­dic­ción uni­ver­sal del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro de­be­mos tra­ba­jar pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les sean más re­le­van­tes pa­ra las per­so­nas, es­pe­cial­men­te pa­ra las víc­ti­mas de ac­tos in­hu­ma­nos por los cua­les se crea­ron es­tas ins­ti­tu­cio­nes en pri­mer lu­gar.

La his­to­ria de las gue­rras mun­dia­les, el ge­no­ci­dio y los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad en el si­glo XX alla­nó el ca­mino pa­ra la crea­ción de un or­den in­ter­na­cio­nal pa­ra que los hu­ma­nos pue­dan evi­tar la re­pe­ti­ción de ta­les ac­tos y lle­var a los res­pon­sa­bles de las atro­ci­da­des an­te la jus­ti­cia si se re­pi­ten. Pe­ro eso no es lo que ve­mos hoy.

Las ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no só­lo es­tán se­pa­ra­das del su­fri­mien­to, sino que tam­bién pa­re­cen es­tar más cer­ca de la po­lí­ti­ca y su­je­tas al gru­po pre­do­mi­nan­te, en el que ope­ran, ya sea en La Ha­ya o en Nue­va York, y a una vi­da di­plo­má­ti­ca su­per­fi­cial en una zo­na de con­fort.

Los cri­te­rios uti­li­za­dos por la CPI pa­ra to­mar de­ci­sio­nes son ca­da vez más po­lí­ti­cos. De lo con­tra­rio, fren­te a las ver­da­des evi­den­tes de los crí­me­nes co­me­ti­dos por el ré­gi­men de Ma­du­ro, la re­mi­sión del ca­so por seis es­ta­dos, y el apo­yo pú­bli­co pos­te­rior al pro­ce­so ex­pre­sa­do por Fran­cia, Cos­ta Ri­ca y Ale­ma­nia, el tri­bu­nal ten­dría al me­nos anun­cia­do el ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción por aho­ra.

LA CPI CO­MO FUER­ZA EX­TER­NA

En la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), tra­ba­ja­mos in­can­sa­ble­men­te con­tra la ley de iner­cia que he­mos vis­to una y otra vez tra­ba­jan­do en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. El pue­blo ve­ne­zo­lano ne­ce­si­ta ayu­da del ex­te­rior y la CPI de­be ser una fuer­za ex­ter­na que cam­bie la tra­yec­to­ria de la dic­ta­du­ra ve­ne­zo­la­na. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, el fis­cal Fa­tou Ben­sou­da de­be ac­tuar pa­ra lle­var la jus­ti­cia a Ve­ne­zue­la. El Es­ta­tu­to de Ro­ma, del cual Ve­ne­zue­la es un Es­ta­do par­te, otor­ga a la Cor­te ju­ris­dic­ción pa­ra pro­ce­sar los crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, que in­clu­yen tor­tu­ra, ase­si­na­to, vio­la­ción y des­apa­ri­cio­nes for­za­das.

Se de­be abrir una in­ves­ti­ga­ción aho­ra, co­mo lo fue en el ca­so del

pre­si­den­te su­da­nés Omar al Bas­hir, pa­ra quien la CPI ha emi­ti­do dos ór­de­nes de arres­to .

Si no se ejer­ce nin­gu­na fuer­za ex­ter­na, el sta­tu quo con­ti­nua­rá, y el ré­gi­men de Ma­du­ro con­ti­nua­rá co­me­tien­do crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, so­me­tien­do a ma­ni­fes­tan­tes de la opo­si­ción co­mo Eche­na­gu­sia Guz­mán a des­car­gas eléc­tri­cas, gol­peán­do­los con pa­los noc­tur­nos, patadas y pu­ños y que­mán­do­los con ci­ga­rri­llos. Y se­gui­rá apel­ma­zan­do a jó­ve­nes co­mo Mar­co Ce­llo, de 18 años, con ga­so­li­na, ame­na­zan­do con que­mar­los, o frac­tu­ran­do el crá­neo de otros co­mo Jor­ge León, gol­peán­do­los con cu­la­tas de ri­fle y cas­cos. Más pe­li­gro­sa­men­te, con­ti­nua­rá dis­fru­tan­do de la im­pu­ni­dad mien­tras el mun­do per­ma­ne­ce inac­ti­vo.

A pe­sar de que te­ne­mos un ré­gi­men in­ter­na­cio­nal só­li­do de de­re­chos hu­ma­nos, la­men­ta­ble­men­te la jus­ti­cia no se pro­du­ce por de­fec­to e iner­cia. La jus­ti­cia de­be ser bus­ca­da y per­se­gui­da con per­sis­ten­cia pa­ra las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro, la cual no pue­den en­con­trar por sí mis­mas y se las de­ja a su suer­te. El fis­cal de la CPI tie­ne la opor­tu­ni­dad de ac­tuar de acuer­do con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, de ha­cer lo co­rrec­to y de de­fen­der a las víc­ti­mas.

CU­BA Y VE­NE­ZUE­LA, DOS MUN­DOS PE­RO UNA IDEO­LO­GÍA

En un ex­tra­ño gi­ro del des­tino, los acé­rri­mos de­fen­so­res de la de Fi­del Cas­tro pa­re­cen es­tar li­bran­do su úl­ti­ma ba­ta­lla en Ve­ne­zue­la, mien­tras la po­bla­ción frus­tra­da y ham­brien­ta de allí presiona por una de­mo­cra­cia y por el cam­bio.

Las úl­ti­mas tác­ti­cas que han arras­tra­do al país equi­va­len a un tris­te de­cli­ve y una pa­rá­li­sis que han afec­ta­do al país des­de que la re­vo­lu­ción sim­bo­li­za­da por el fa­lle­ci­do Hu­go Chá­vez se que­dó sin gas des­pués de su muer­te en el 2013.

Los an­cia­nos iz­quier­dis­tas cu­ba­nos y sus alia­dos ve­ne­zo­la­nos se han que­da­do so­los en su apo­yo a Ma­du­ro. A pe­sar de to­do, Cu­ba acor­dó con Oba­ma cier­to acer­ca­mien­to re­pre­sen­ta­do por la reanu­da­ción de las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos, de­jan­do a Ve­ne­zue­la con una eco­no­mía en co­lap­so, una es­ca­sez de­ses­pe­ra­da de ali­men­tos, un go­bierno co­rrup­to y una éli­te po­lí­ti­ca po­la­ri­za­da.

El pa­pel de los mi­li­ta­res se­rá cru­cial en los pró­xi­mos me­ses. La ma­yo­ría de los mi­li­ta­res es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra apo­yar a la opo­si­ción par­la­men­ta­ria, se­gún el ge­ne­ral re­ti­ra­do He­bert Gar­cía Pla­za, ex­miem­bro del ga­bi­ne­te de Ma­du­ro que se re­ti­ró en el 2014 y ha si­do acu­sa­do de co­rrup­ción por el ré­gi­men.

El ma­yor pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad ve­ne­zo­la­na, agre­gó Gar­cía Pla­za du­ran­te una en­tre­vis­ta, es la exis­ten­cia de mi­li­cias den­tro del país que res­pal­dan a fun­cio­na­rios que apo­yan las res­pues­tas más du­ras de Ma­du­ro.

Gar­cía Pla­za com­par­tió con el coau­tor de es­te tex­to (Da­vid Ig­na­tius) do­cu­men­tos que mues­tran que al­gu­nas de es­tas mi­li­cias fue­ron crea­das ha­ce años por el mis­mo Chá­vez, con el res­pal­do de los fi­de­lis­tas cu­ba­nos, co­mo una es­tra­te­gia pa­ra pro­te­ger al ré­gi­men del sur­gi­mien­to de mo­vi­mien­tos que pi­den cam­bios.

Ve­re­mos lo que ocu­rri­rá du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del 2019 por­que la pre­sión con­ti­nua­rá.

Fo­to: reu­ters

Ma­du­ro, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en Ca­ra­cas el pa­sa­do 31 de oc­tu­bre.

Fo­to: ap

Es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción con­tra Ma­du­ro el 26 de oc­tu­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.