Ga­ses con­tra la hu­ma­ni­dad

EU dis­pa­ra la­cri­mó­geno a in­mi­gran­tes.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Alex Hor­ton

EN ES­TA­DOS Uni­dos, uno de los ejer­ci­cios a los que se so­me­ten los re­clu­tas mi­li­ta­res es obli­gar­les a en­trar en una cá­ma­ra y co­lo­car­se más­ca­ras pro­tec­to­ras; pos­te­rior­men­te, se lle­na el cuar­to de gas la­cri­mó­geno.

Al ini­cio, se les or­de­na mo­ver la ca­be­za pa­ra cer­cio­rar­se de que la más­ca­ra es­tá de­bi­da­men­te se­lla­da; pos­te­rior­men­te, tie­nen que ha­cer ejer­ci­cio pa­ra ele­var el rit­mo car­dia­co y fi­nal­men­te la or­den es qui­tar­se la más­ca­ra y res­pi­rar; hom­bres y mu­je­res se en­tre­nan de la mis­ma for­ma.

Ca­si to­dos los uni­for­mes de los sol­da­dos se lle­nan de mo­co y lá­gri­mas; al­gu­nos re­clu­tas vo­mi­tan.

Es­ta prác­ti­ca de­mues­tra a las tro­pas que su equi­po fun­cio­na; tam­bién mues­tra, vis­ce­ral­men­te, lo que su­ce­de si un enemi­go los ata­ca con un agen­te co­mo el gas la­cri­mó­geno, co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo gas CS, un com­pues­to en ae­ro­sol con­si­de­ra­do co­mo un ar­ma quí­mi­ca que ha si­do ile­ga­li­za­da en el cam­po de ba­ta­lla por ca­si to­das las na­cio­nes en el mun­do, in­clu­yen­do Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, el uso de clo­ro­ben­zi­li­deno ma­lo­no­ni­tri­lo co­mo agen­te de con­trol de dis­tur­bios es le­gal pa­ra el uso tan­to de la po­li­cía co­mo de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en Es­ta­dos Uni­dos y en mu­chos otros paí­ses.

El do­min­go pa­sa­do, agen­tes de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP) de Es­ta­dos Uni­dos dis­pa­ra­ron el agen­te quí­mi­co con­tra los mi­gran­tes hon­du­re­ños que in­ten­ta­ban cru­zar por la fron­te­ra con Ti­jua­na, Mé­xi­co.

USO DES­PRO­POR­CIO­NA­DO

“Sen­tí que me ar­día la ca­ra y mi be­bé se des­ma­yó. Co­rrí por mi vi­da y la de mis hi­jos”, re­la­tó Cindy Mi­lla, una mi­gran­te hon­du­re­ña con dos hi­jos, al Wall Street Jour­nal.

Rod­ney S. Scott, agen­te prin­ci­pal de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za pa­ra el área de San Die­go, de­fen­dió el uso del gas la­cri­mó­geno y di­jo a CNN que tres de sus ele­men­tos fue­ron gol­pea­dos por ro­cas o es­com­bros con los que que tam­bién “abo­lla­ron” vehícu­los; sin em­bar­go, acla­ró que nin­guno de sus agen­tes re­sul­tó gra­ve­men­te he­ri­do.

Kel­sey Da­ven­port, di­rec­to­ra de la Po­lí­ti­ca de No Pro­li­fe­ra­ción de la Aso­cia­ción de Con­trol de Ar­mas, ex­pli­ca que las ar­mas quí­mi­cas co­mo el gas CS son in­dis­cri­mi­na­das y “ate­rro­ri­zan de for­ma úni­ca en su apli­ca­ción”, por lo cual se exi­gió su prohi­bi­ción en gue­rras en 1993.

Da­ven­port ex­pli­có que es­tas ar­mas, al ser lan­za­das no pue­den ser con­tro­la­das y pue­den des­viar­se ha­cia per­so­nas que no son ob­je­ti­vos.

En com­ba­te, po­dría he­rir a ci­vi­les y tro­pas, e in­clu­so a sol­da­dos alia­dos si el vien­to cam­bia. Los es­tra­te­gas es­ta­dou­ni­den­ses en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial re­gis­tra­ron un im­por­tan­te nú­me­ro de ba­jas pro­vo­ca­das por sus pro­pios ata­ques de gas la­cri­mó­geno.

El do­min­go, en la fron­te­ra, los agen­tes des­cri­bie­ron a hom­bres agre­si­vos que in­ten­ta­ban ti­rar aba­jo las cer­cas o es­ca­lar­las, por lo que jus­ti­fi­ca­ron ha­ber he­cho uso del gas la­cri­mó­geno.

No obs­tan­te, en­tre los mi­gran­tes ha­bía mu­je­res y ni­ños, al­gu­nos en pa­ña­les, quie­nes en­tra­ron en con­tac­to con el gas CS, lo que plan­tea du­das so­bre si el uso del gas fue una res­pues­ta ade­cua­da.

EFEC­TOS LETALES

In­ves­ti­ga­cio­nes se­ña­lan que un be­bé ex­pues­to al gas CS desa­rro­lla una neu­mo­ni­tis gra­ve y re­quie­re un mes de hos­pi­ta­li­za­ción.

Pe­ro los efec­tos del gas la­cri­mó­geno en me­no­res no es­tán de­bi­da­men­te do­cu­men­ta­dos, di­jo Ant­hony H. Cor­des­man, ex­per­to en ar­mas bio­ló­gi­cas y quí­mi­cas en el Cen­tro pa­ra Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les.

“No te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de pre­de­cir fá­cil­men­te los efec­tos a me­nos que ha­ya más an­te­ce­den­tes de su uso con­tra ni­ños”, co­men­tó Cor­des­man. “Pa­re­ce que es­ta­mos sen­tan­do el pre­ce­den­te”.

En el 2014, se em­pleó gas la­cri­mó­geno du­ran­te ma­ni­fes­ta­cio­nes en Fer­gu­son, Mis­sou­ri, pro­vo­ca­das por el ase­si­na­to de Mi­chael Brown a ma­nos de un po­li­cía. El uso del agen­te quí­mi­co cau­só re­pro­ches por par­te de gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos y ciu­da­da­nos que di­je­ron que la res­pues­ta de las au­to­ri­da­des fue des­pro­por­cio­na­da.

Los paí­ses de Orien­te Me­dio y Áfri­ca sue­len uti­li­zar un gas CS más po­ten­te que el que ma­ne­jan las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, te­nien­do re­sul­ta­dos letales.

En el 2013, la po­li­cía en Egip­to lan­zó gas la­cri­mó­geno a la par­te tra­se­ra de un vehícu­lo que trans­por­ta­ba a los par­ti­da­rios del de­rro­ca­do pre­si­den­te Moha­med Mor­si a la cár­cel, as­fi­xian­do y ma­tan­do a 37 per­so­nas.

Un abo­ga­do pu­bli­có en Twit­ter imá­ge­nes de un ca­dá­ver con la ca­ra tan os­cu­ra que las fa­mi­lias cre­ye­ron al prin­ci­pio que la víc­ti­ma mu­rió que­ma­da. Otras per­so­nas han muer­to por in­ha­lar gas CS.

La con­ven­ción de 1993 so­bre ar­mas quí­mi­cas prohi­bió no só­lo el uso de ar­mas quí­mi­cas en la gue­rra, sino tam­bién su pro­duc­ción y al­ma­ce­na­mien­to pa­ra los 193 sig­na­ta­rios.

Is­rael fir­mó pe­ro no ha ra­ti­fi­ca­do el acuer­do. Co­rea del Nor­te, Egip­to y Su­dán del Sur no han to­ma­do me­di­das.

Fo­to: ap

Una fa­mi­lia de mi­gran­tes es­ca­pa del lan­za­mien­to de ga­ses la­cri­mó­ge­nos en Ti­jua­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.