¿Quién se­rá el me­jor ami­go de EU des­pués del Bre­xit?

Du­ran­te dé­ca­das, el Reino Uni­do fue el alia­do óp­ti­mo de EU den­tro de la Unión Eu­ro­pea

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Mi­chael Birn­baum

Bru­se­las. A ME­DI­DA que Gran Bre­ta­ña con­ti­núa ul­ti­man­do los pies de pá­gi­na del acuer­do de su di­vor­cio con la Unión Eu­ro­pea (UE), los es­ta­dou­ni­den­ses ya es­tán sin­tien­do las con­se­cuen­cias: un re­pre­sen­tan­te que en al­gu­na oca­sión fue in­dis­pen­sa­ble en Eu­ro­pa ya no tie­ne po­der que pue­da ejer­cer en nom­bre de Was­hing­ton.

La sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la UE for­za­rá un am­plio reali­nea­mien­to de Eu­ro­pa y pro­ba­ble­men­te pon­drá en jue­go una se­rie de pro­ble­mas, des­de las san­cio­nes a Ru­sia has­ta el li­bre co­mer­cio y la es­tra­te­gia mi­li­tar, que son fun­da­men­ta­les pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

“Ha­ber te­ni­do el Reino Uni­do (en la UE) nos lo pu­so fá­cil. Es­tá­ba­mos en el te­lé­fono to­do el tiem­po. Es­tá­ba­mos ali­nea­dos ideo­ló­gi­ca­men­te en ca­si to­dos los as­pec­tos”, di­jo Ant­hony Gard­ner, el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos an­te la UE du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma.

Los la­zos en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa se han ten­sa­do du­ran­te la era del pre­si­den­te Trump, quien se ha apar­ta­do de mu­chos prin­ci­pios de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra adop­tar una es­tra­te­gia de “ir so­lo por el mun­do”.

Pe­ro en las áreas don­de los in­tere­ses per­ma­ne­cen ali­nea­dos, di­plo­má­ti­cos y lí­de­res de am­bos la­dos del Atlán­ti­co di­cen que a los es­ta­dou­ni­den­ses les re­sul­ta­rá más di­fí­cil ejer­cer su vo­lun­tad den­tro de un blo­que de 27 na­cio­nes que se en­con­tra­rá en­tre los más ri­cos del mun­do.

Los lí­de­res eu­ro­peos y bri­tá­ni­cos se reunie­ron en Bru­se­las el pa­sa­do do­min­go pa­ra avi­sar a la opi­nión pú­bli­ca que por fin fi­na­li­za­ron los tér­mi­nos de su se­pa­ra­ción con Lon­dres. El acuer­do pre­ser­va los la­zos cer­ca­nos en­tre Gran Bre­ta­ña y los Es­ta­dos Uni­dos en el área de se­gu­ri­dad, una prio­ri­dad es­ta­dou­ni­den­se.

A los lí­de­res de Lon­dres y Was­hing­ton les gus­ta pre­su­mir so­bre su re­la­ción es­pe­cial, una se­rie de víncu­los que se nu­tre de una tri­ple con­fian­za: po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y lin­güís­ti­ca, cul­ti­va­das des­de ha­ce si­glos.

UN NUE­VO AMOR

La reali­dad, ase­gu­ran ana­lis­tas y po­lí­ti­cos, es que Gran Bre­ta­ña fue­ra de la UE es me­nos es­pe­cial.

Al­gu­nos paí­ses de la UE no es­con­den su nue­vo amor por Es­ta­dos Uni­dos: Ir­lan­da com­pró un gran edi­fi­cio en Was­hing­ton pa­ra ex­ten­der su em­ba­ja­da; Po­lo­nia pro­me­tió cons­truir Fort Trump en sue­lo po­la­co; los di­plo­má­ti­cos ho­lan­de­ses se es­tán co­que­tean­do con en­tu­sias­mo con los es­ta­dou­ni­den­ses con la mis­ma ac­ti­tud de los bri­tá­ni­cos.

“Ha­brá un va­cío”, de­cla­ró Ste­fano Ste­fa­ni­ni, ex­di­plo­má­ti­co ita­liano que en la ac­tua­li­dad es ase­sor de se­gu­ri­dad en Bru­se­las. “A paí­ses co­mo el mío, Po­lo­nia, en­tre otros, les gus­ta­ría to­mar par­te del es­pa­cio (que de­ja­rá Reino Uni­do). Sin em­bar­go, Ita­lia y Po­lo­nia no tie­nen el mis­mo ti­po de re­la­ción que el Reino Uni­do tie­ne con los Es­ta­dos Uni­dos”.

El di­vor­cio ten­drá con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas pa­ra los bri­tá­ni­cos.

“To­dos los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos que co­noz­co con­si­de­ran que nues­tra per­te­nen­cia a la Unión Eu­ro­pea me­jo­ra nues­tra im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra Es­ta­dos Uni­dos”, in­for­mó el ex pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor John Ma­jor du­ran­te un dis­cur­so en Lon­dres el mes pa­sa­do.

“Nues­tro va­lor co­mo alia­do de Es­ta­dos Uni­dos dis­mi­nui­rá. Nues­tros ami­gos, los es­ta­dou­ni­den­ses, se quie­bran la ca­be­za con el po­der. Re­sul­ta ser una lo­cu­ra ro­mán­ti­ca pen­sar lo con­tra­rio. No hay du­das: si el Reino Uni­do ya no pue­de ser­vir a los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos en Eu­ro­pa, bus­ca­rá en otra par­te a al­guien que pue­da ha­cer­lo”, co­men­tó.

Es­te co­men­ta­rio des­cri­be con cla­ri­dad un ejem­plo que con­tra­di­ce un ar­gu­men­to cla­ve de los bre­xi­teers (los que vo­ta­ron a fa­vor de la sa­li­da de Reino Uni­do de la UE) du­ran­te la cam­pa­ña a fa­vor del sí pa- ra el re­fe­rén­dum del 2016 en don­de ellos que­rían rom­per los la­zos con la UE a cam­bio de te­ner una re­la­ción es­pe­cial con otros paí­ses y un acuer­do de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos.

¿TRUMP HA TE­NI­DO BUE­NA RE­LA­CIÓN CON MAY?

Lue­go vino la elec­ción de Trump, cu­ya cam­pa­ña se con­cen­tró en pu­bli­ci­tar una olea­da de sen­ti­mien­tos an­ti­in­mi­gran­tes y an­ti­es­ta­blish­ment que re­for­za­ron el Bre­xit.

Aun­que la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, ha tra­ta­do de man­te­ner una bue­na re­la­ción con su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, Trump ra­ra vez le ha de­vuel­to el fa­vor: re­ve­ló el con­te­ni­do de una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca so­bre el Bre­xit; cri­ti­có lo que pa­ra él han si­do acuer­dos co­mer­cia­les des­lea­les con los eu­ro­peos, y con­de­nó la re­la­ción de Gran Bre­ta­ña con Irán.

“To­do el mo­de­lo de la UE, que se ba­sa en com­pro­mi­sos, es un anate­ma pa­ra él. Y cuan­do in­ten­ta­mos in­ter­cam­biar la mis­ma for­ma de coope­ra­ción con Es­ta­dos Uni­dos, él cree que es só­lo una tram­pa o un tru­co”, di­jo To­mas Va­la­sek, exem­ba­ja­dor de Es­lo­va­quia an­te la OTAN, quien en la ac­tua­li­dad di­ri­ge la Fun­da­ción Car­ne­gie pa­ra la

Paz In­ter­na­cio­nal en Bru­se­las.

En Bru­se­las, di­plo­má­ti­cos ase­gu­ran que es­pe­ran que los Es­ta­dos Uni­dos tra­ten de for­mar coa­li­cio­nes ad hoc pa­ra pre­ser­var las prio­ri­da­des del país de Trump.

¿QUIÉN PRESIONARÁ A ITA­LIA Y GRE­CIA?

Paí­ses de li­bre co­mer­cio, co­mo Di­na­mar­ca, Sue­cia, los Paí­ses Ba­jos e Ir­lan­da, po­drían unir­se en te­mas de co­mer­cio y da­tos. En cuan­to a las san­cio­nes de la UE con­tra Ru­sia, otro fo­co de aten­ción de Es­ta­dos Uni­dos, la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Merkel ha si­do una pa­tro­ci­na­do­ra cla­ve, pe­ro al­gu­nos le­gis­la­do­res a fa­vor de las san­cio­nes ad­vier­ten que la sa­li­da bri­tá­ni­ca les ha­rá per­der un alia­do cla­ve con­tra los paí­ses del sur de Eu­ro­pa que bus­can me­jo­rar las re­la­cio­nes con el Krem­lin ya que no ven a Pu­tin co­mo una ame­na­za pa­ra la UE.

Ita­lia y Gre­cia no han es­con­di­do su cer­ca­nía con Mos­cú.

“Se va a de­bi­li­tar el en­fo­que de va­lo­res pro­li­be­ra­les so­bre el ca­so ru­so”, de­ta­lló un al­to fun­cio­na­rio eu­ro­peo in­vo­lu­cra­do en la po­lí­ti­ca de san­cio­nes que ha­bló so­bre el te­ma ba­jo la con­di­ción de ano­ni­ma­to pa­ra ha­blar so­bre te­mas di­plo­má­ti­cos de­li­ca­dos.

En otros te­mas, es pro­ba­ble que una UE dis­tan­te de Gran Bre­ta­ña to­me una nue­va ru­ta que a los es­ta­dou­ni­den­ses se­gu­ra­men­te no les gus­ta­rá.

Un nue­vo con­flic­to es­ta­lló es­te mes des­pués de que el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, el úni­co lí­der de un país de la UE con su­fi­cien­te fuer­za mi­li­tar pa­ra rea­li­zar ope­ra­cio­nes en el ex­tran­je­ro por sí so­lo, ha­bló de su de­seo de cons­truir un ver­da­de­ro ejér­ci­to eu­ro­peo, es­ce­na­rio que des­de ha­ce años no les gus­ta a Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do, de­bi­do a que, de con­cre­tar­se, va­rios paí­ses de­ja­rían de con­tri­buir a la OTAN.

Ma­cron lo di­jo du­ran­te la ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio del ar­mis­ti­cio de la Gran Gue­rra. La reac­ción de Trump no se hi­zo es­pe­rar a tra­vés de Twit­ter.

Cuan­do Gran Bre­ta­ña era un miem­bro ac­ti­vo de la Unión Eu­ro­pea ve­tó ta­les dis­cu­sio­nes. Aho­ra que los eu­ro­peos es­tán pla­nean­do la vi­da des­pués del Bre­xit, Lon­dres ya no tie­ne voz.

Por lo pron­to, los paí­ses de la UE lle­ga­ron a un acuer­do el pa­sa­do do­min­go en Bru­se­las. Los 27 pa­lo­mea­ron el Bre­xit y aho­ra só­lo fal­ta es­pe­rar a que lle­gue la úl­ti­ma se­ma­na de mar­zo, mo­men­to en que el Reino Uni­do sal­drá de ma­ne­ra ofi­cial de la UE.

Una dé­ca­da atrás el pro­ce­so eu­ro­peo pa­re­cía irre­ver­si­ble. No lo es. Y lo peor, Es­ta­dos Uni­dos pier­de a un alia­do es­tra­té­gi­co.

Fo­to: the was­hing­ton post

The­re­sa May y Do­nald Trump du­ran­te la vi­si­ta que hi­zo és­te a Lon­dres el pa­sa­do mes de mar­zo.

Un ma­ni­fes­tan­te an­ti-Bre­xit, du­ran­te una con­cen­tra­ción fren­te a la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes el pa­sa­do 22 de no­viem­bre, en Lon­dres.

Fo­to: afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.