¿Ale­xan­dria es atrac­ti­va por­que es rea­lis­ta?

Des­pués de su vic­to­ria en las pa­sa­das elec­cio­nes in­ter­me­dias, Oca­sioCor­tez se ha con­ver­ti­do en fo­co de in­te­rés me­diá­ti­co

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ch­ris­ti­ne Em­ba

DES­PUÉS DE los exá­me­nes par­cia­les de me­dio tér­mino (elec­cio­nes in­ter­me­dias), to­do lo que ha­ce Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez de­to­na in­te­rés y dis­cu­sión.

¿Tie­ne ella de­ma­sia­do di­ne­ro? Los re­por­te­ros con ojos de águi­la sa­can fo­to­gra­fías de sus cha­ma­rras co­mo evi­den­cia de que es­tá fal­si­fi­can­do sus cre­den­cia­les so­cia­lis­tas. ¿O en reali­dad ella tie­ne po­co di­ne­ro?

Oca­sio-Cor­tez trans­mi­te pla­ti­llos de ce­nas en su cuen­ta de Ins­ta­gram y es acla­ma­da co­mo una re­vo­lu­cio­na­ria de las re­des so­cia­les. Pe­ro es­pe­ra, ¿crees que ella pa­sa mu­cho tiem­po en Ins­ta­gram?

Las opi­nio­nes di­fie­ren. In­clu­si­ve, Fox News con­vo­có una me­sa de dis­cu­sión pa­ra dis­cu­tir si sus za­pa­tos de­be­rían es­tar en una ex­hi­bi­ción del mu­seo, si­tua­ción que la con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta elec­ta los des­cri­bió co­mo “ob­se­sio­na­dos”.

El es­ta­blish­ment po­lí­ti­co pa­re­ce en­con­trar a Oca­sio-Cor­tez real­men­te des­con­cer­tan­te­men­te: ex­hi­be con­tra­dic­cio­nes en su per­so­na­li­dad.

Sus opo­si­to­res re­pu­bli­ca­nos la ri­di­cu­li­zan por sus ideas so­cia­lis­tas “ra­di­ca­les”, sin em­bar­go, pa­re­ce que no com­pren­den que es­tá ofre­cien­do co­sas que atraen a gran par­te de su pro­pia cir­cuns­crip­ción.

Al pre­sen­tar una lis­ta de las pro­pues­tas de Oca­sio-Cor­tez, que en­tre otras in­clu­ye “res­pal­dar a las per­so­nas ma­yo­res”, “de­re­chos de las mu­je­res” y “fi­nan­cia­mien­to trans­pa­ren­te de cam­pa­ñas”, el pre­sen­ta­dor de Fox News, Sean Han­nity, des­cri­bió su pla­ta­for­ma co­mo “fran­ca­men­te ate­rra­do­ra”.

¿Me­di­ca­re pa­ra to­dos? ¡Atrás de mí, Sta­lin!

Pe­ro los de­mó­cra­tas tam­bién es­tán con­fun­di­dos. ¿Oca­sio-Cor­tez es­tá pre­sio­nan­do a Nancy Pe­lo­si pa­ra im­pul­sar un Green Deal? ¿No se da cuen­ta de que no es así co­mo se ha­cen las co­sas?

Es po­si­ble que la con­gre­sis­ta re­cién ele­gi­da por el Dis­tri­to 14 de Nue­va York no se dé cuen­ta de que, des­pués de to­do, es­tá ver­de en los dos sen­ti­dos de la pa­la­bra. Pe­ro sos­pe­cho que lo sa­be, y que sim­ple­men­te no le im­por­ta.

Es es­te des­pre­cio des­ca­ra­do por la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal lo que ex­pli­ca su po­pu­la­ri­dad.

Oca­sio-Cor­tez pa­re­ce sen­tir­se es­pe­cial­men­te com­pla­ci­do de ser ella mis­ma, en con­tras­te con el po­lí­ti­co pro­me­dio que ca­li­bra cons­tan­te­men­te su per­so­na­li­dad pa­ra ser acep­ta­ble pa­ra to­dos.

En el 2016, Es­ta­dos Uni­dos eli­gió a Do­nald Trump por­que pa­re­cía ser una per­so­na au­tén­ti­ca­men­te di­fe­ren­te. Oca­sio-Cor­tez es­tá apro­ve­chan­do gran par­te de esa mis­ma ener­gía aje­na, pe­ro con un mo­do mu­cho más edi­fi­can­te y mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses la en­cuen­tran igual­men­te atrac­ti­va por in­no­va­do­ra.

Fo­to: reu­ters

Ale­xan­dria Oca­sio-Cor­tez es­pe­ra el ini­cio de una se­sión de bien­ve­ni­da pa­ra los con­gre­sis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.