¿Las cri­sis in­ter­na­cio­na­les fa­vo­re­cen a Pu­tin?

La eco­no­mía ru­sa es­tá es­tan­ca­da y un plan pa­ra ele­var la edad de ju­bi­la­ción ha des­en­ca­de­na­do la peor cri­sis en su ima­gen

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Adam Tay­lor

EL FIN de se­ma­na pa­sa­do el mun­do ob­ser­vó nue­va­men­te la ame­na­za de un con­flic­to en­tre Ru­sia y Ucra­nia des­pués de que Mos­cú ce­rra­ra el pa­so a los bu­ques un­cra­nia­nos por el es­tre­cho de Kerch y, de acuer­do a al­gu­nos in­for­mes, abrie­ra fue­go con­tra la ma­ri­na ucra­nia­na. Kiev y Mos­cú han man­te­ni­do una re­la­ción ten­sa des­pués de la des­ti­tu­ción de un pre­si­den­te pro-Krem­lin en Kiev y la pos­te­rior ane­xión de Ru­sia de la pe­nín­su­la de Cri­mea en el 2014.

Pe­ro si bien el im­pac­to de la ac­ción ru­sa con­tra Ucra­nia es po­ten­cial­men­te de re­per­cu­sión mun­dial, ¿po­drían las preo­cu­pa­cio­nes in­ter­nas de Ru­sia obli­gar­la a adop­tar una pos­tu­ra agre­si­va? La eco­no­mía del país es­tá es­tan­ca­da. Un pro­yec­to de ley que ele­va la edad de la ju­bi­la­ción ha re­sul­ta­do im­po­pu­lar en­tre los vo­tan­tes y en las elec­cio­nes re­gio­na­les del mes pa­sa­do mu­chos can­di­da­tos pro-Krem­lin su­fi­re­ron de­rro­tas. La po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te ru­so ca­yó de 77% a 63% des­de las elec­cio­nes a pe­sar del éxi­to in­cues­tio­na­ble en la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial de fut­bol se­gún una en­cues­ta del Cen­tro Ru­so de Es­tu­dios de la Opi­nión Pú­bli­ca.

“APO­YO EN CA­SA”

Kim­berly Mar­ten, pro­fe­so­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas en Bar­nard Co­lle­ge, de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, re­fle­xio­na so­bre si con el re­pen­tino con­flic­to ma­rí­ti­mo en Azov, el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin po­dría es­tar “pro­vo­can­do otra cri­sis in­ter­na­cio­nal con la es­pe­ran­za de ga­nar apo­yo en ca­sa”.

La idea de que los lí­de­res mun­dia­les pue­dan to­mar de­ci­sio­nes so­bre po­lí­ti­ca ex­te­rior con ba­se a preo­cu­pa­cio­nes so­bre la po­pu­la­ri­dad del go­bierno es ca­si inusual: en Es­ta­dos Uni­dos, el con­cep­to se co­no­ce co­mo una es­tra­te­gia de “cor­ti­na de hu­mo”, en re­fe­ren­cia a la pe­lí­cu­la de Barry Le­vin­son de 1997 que tra­ta acer­ca de un ase­sor de la Ca­sa Blan­ca que con­tra­ta a un ex­cén­tri­co pro­duc­tor de Holly­wood pa­ra “in­ven­tar” una gue­rra con Al­ba­nia, trans­mi­tir­la por te­le­vi­sión, y así dis­traer al pú­bli­co nor­te­ame­ri­cano de un es­cán­da­lo se­xual que in­vo­lu­cra al pre­si­den­te Clin­ton.

Pe­ro con Pu­tin, las acu­sa­cio­nes han si­do par­ti­cu­lar­men­te per­sis­ten­tes. De he­cho, si se com­pa­ra el pri­mer grá­fi­co de la iz­quier­da que apa­re­ce en es­ta pá­gi­na, pa­re­ce ha­ber al­gún ti­po de co­rre­la­ción. El cua­dro mues­tra el ín­di­ce de apro­ba­ción de Pu­tin des­de el 2007 has­ta el más re­cien­te en el 2018, to­ma­do de la agen­cia de en­cues­tas no gu­ber­na­men­tal Le­va­da-Cen­ter. Se des­ta­can dos fe­chas im­por­tan­tes en las que Ru­sia to­mó me­di­das en cuan­to a su po­lí­ti­ca ex­te­rior que pue­den ha­ber si­do mo­ti­va­das por preo­cu­pa­cio­nes de po­pu­la­ri­dad den­tro del país: la ane­xión de Cri­mea en el 2014 y la in­va­sión de Geor­gia en el 2008.

En el ca­so de la ane­xión de Cri­mea, es evi­den­te que la po­pu­la­ri­dad de Pu­tin re­mon­tó 20 pun­tos por­cen­tua­les.

El efec­to que tu­vo la in­va­sión de Geor­gia en agos­to del 2008 es más com­pli­ca­do de dis­cer­nir: aun­que un mes des­pués el ín­di­ce de apro­ba­ción de Pu­tin al­can­zó 88%, ya ha­bía su­pe­ra­do los 80 pun­tos an­tes de que ocu­rrie­ra la in­va­sión.

Aun­que Pu­tin no era real­men­te pre­si­den­te en agos­to del 2008: la cons­ti­tu­ción de Ru­sia li­mi­ta a los pre­si­den­tes a dos man­da­tos con­se­cu­ti­vos, por lo que se hi­zo a un la­do du­ran­te cua­tro años y fue re­em­pla­za­do por su ex pri­mer mi­nis­tro, Dmitry Med­ve­dev. Y de acuer­do con los da­tos de Le­va­da-Cen­ter, Med­ve­dev re­ci­bió los ín­di­ces de apro­ba­ción más al­tos (83%) el mes des­pués de la in­va­sión.

El efec­to tam­bién pa­re­ce evi­den­te cuan­do se con­si­de­ran los ín­di­ces de apro­ba­ción pa­ra el go­bierno ru­so en su con­jun­to, que tam­bién al­can­zó un má­xi­mo de 66% en sep­tiem­bre del 2008. Pos­te­rior­men­te al­can­za­ron ese mis­mo nú­me­ro en sep­tiem­bre del 2014, só­lo unos po­cos me­ses des­pués de que Ru­sia se ane­xio­na­ra la pe­nín­su­la ucra­nia­na de Cri­mea en el 2014.

Pu­tin ha man­te­ni­do du­ran­te mu­cho tiem­po una repu­tación de cí­ni­co; de he­cho, se re­mon­ta al pri­mer man­da­to co­mo pri­mer mi­nis­tro, al ne­gar las teo­rías so­bre los víncu­los del go­bierno con los ata­ques te­rro­ris­tas en 1999 en los que una ola de ata­ques con bom­bas des­tru­yó va­rios edi­fi­cios de apar­ta­men­tos en Mos­cú, Buy­nask, Vol­go­donsk y San Pe­ters­bur­go y cau­san más de 200 muer­tos. El go­bierno ru­so cul­pó a los che­che­nos, mien­tras que és­tos acha­can los aten­ta­dos a los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos.

Es­ta repu­tación per­sis­te has­ta el día de hoy. Una prue­ba de ello son las ex­cu­sas del Krem­lin por la pre­sun­ta in­ter­fe­ren­cia en las elec­cio­nes del 2016 en Es­ta­dos Uni­dos y el in­ten­to de ase­si­na­to de un exes­pía en In­gla­te­rra.

¿Pe­ro pue­de ser así de sim­ple? Le­va­da-Cen­ter es muy res­pe­ta­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro hay lí­mi­tes cla­ros en el va­lor de las en­cues­tas de opi­nión pú­bli­ca en un país au­to­ri­ta­rio co­mo Ru­sia, don­de mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán es­tre­cha­men­te ali­nea­dos con el go­bierno. In­clu­so en sus mí­ni­mos, la apro­ba­ción de Pu­tin es muy al­ta pa­ra la ma­yo­ría de los es­tán­da­res oc­ci­den­ta­les.

Fo­to:ap

El pre­si­den­te ru­so jun­to al mi­nis­tro de De­fen­sa, Ser­gei Shoi­gu, el pa­sa­do 22 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.