Que­ri­dos fa­ná­ti­cos

Amos Oz pu­bli­ca un li­bro don­de ana­li­za la cri­sis de la de­mo­cra­cia.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Ruth Eglash

TEL AVIV. Amos Oz es uno de los es­cri­to­res más pro­lí­fi­cos y cé­le­bres de Is­rael que ha lo­gra­do cap­tu­rar el pa­sa­do y ex­plo­rar el pre­sen­te en más de 30 no­ve­las, do­ce­nas de en­sa­yos y cien­tos de ar­tícu­los. Pe­ro su úl­ti­mo li­bro, Que­ri­dos fa­ná­ti­cos: Cartas de una tie­rra di­vi­di­da, pue­de ser su obra en la que lan­za un men­sa­je de ca­rác­ter ur­gen­te.

El li­bro fue pu­bli­ca­do en es­pa­ñol el mes pa­sa­do y se in­te­gra por tres en­sa­yos breves con los que exa­mi­na el au­ge del fa­na­tis­mo en Is­rael y en to­do el mun­do, nu­tri­do por cier­to ti­po de ideo­lo­gías y opi­nio­nes in­fle­xi­bles que con­du­cen al odio y la vio­len­cia.

se reunió con Oz re­cien­te­men­te en su de­par­ta­men­to en los su­bur­bios de Tel Aviv.

P: Ha es­cri­to so­bre el fa­na­tis­mo en el pa­sa­do. ¿Qué le lle­vó a vol­ver a es­te te­ma?

R: Mi li­bro an­te­rior so­bre el te­ma se ba­sa en una se­rie de con­fe­ren­cias del 2002; 16 años des­pués, me ha que­da­do muy cla­ro que el fa­na­tis­mo es la pla­ga del si­glo XXI. Al igual que el si­glo an­te­rior, el mun­do co­rre pe­li­gro en ma­nos de re­den­to­res mun­dia­les, mo­vi­mien­tos ideo­ló­gi­cos con fór­mu­las má­gi­cas y fa­ná­ti­cos.

P: ¿Por qué cree que el fa­na­tis­mo se ha ex­ten­di­do tan­to?

R: Mien­tras más com­ple­jos se vuel­ven los pro­ble­mas, más per­so­nas an­he­lan so­lu­cio­nes sim­ples, no só­lo en Is­rael sino en to­das par­tes. To­do lo que la gen­te quie­re sa­ber es: ¿Quié­nes son los ma­los? Quie­ren una fór­mu­la ge­ne­ral pa­ra to­dos sus pro­ble­mas. En­ton­ces cul­pan de to­do a la glo­ba­li­za­ción o al neo­co­lo­nia­lis­mo o al fe­mi­nis­mo mi­li­tan­te o al se­xis­mo o al sio­nis­mo.

P: ¿Hay per­so­nas que es­tán alen­tan­do es­te fenómeno?

R: Hay per­so­nas que se es­tán mon­tan­do de­li­be­ra­da­men­te en su ola. Es­to es un sín­dro­me pro­mi­nen­te de una pro­fun­da cri­sis de la de­mo­cra­cia. El fa­na­tis­mo es mu­cho más an­ti­guo que la de­mo­cra­cia,

El mun­do co­rre pe­li­gro en ma­nos de re­den­to­res mun­dia­les, mo­vi­mien­tos ideo­ló­gi­cos con fór­mu­las má­gi­cas y fa­ná­ti­cos”.

es más an­ti­guo que el ju­daís­mo, el cris­tia­nis­mo, el Is­lam, pe­ro la de­mo­cra­cia tu­vo un me­ca­nis­mo pa­ra ex­po­ner a los fa­ná­ti­cos lo­cos. Aho­ra pa­re­ce que es­te me­ca­nis­mo es­tá fa­llan­do.

¿HA­BRÁN DOS ES­TA­DOS?

P: ¿Hay es­pe­ran­za pa­ra una so­lu­ción de dos es­ta­dos?

R: Es­ta teo­ría de que la ocu­pa­ción de Cis­jor­da­nia es irre­ver­si­ble es in­tere­san­te. Lo es­cu­cho en­tre ra­di­ca­les. Es co­mo si hu­bie­ran cons­pi­ra­do jun­tos pa­ra de­cla­rar que la so­lu­ción de dos es­ta­dos es­tá muer­ta. Pe­ro he vi­vi­do una vi­da muy lar­ga y he vis­to que lo irre­vo­ca­ble su­ce­de una y otra vez, no siem­pre, pe­ro muy a me­nu­do.

P: Que­ri­dos fa­ná­ti­cos pre­sen­ta una pers­pec­ti­va bas­tan­te pe­si­mis­ta pa­ra Is­rael y el mun­do. ¿Por qué de­di­cár­se­lo a tus nie­tos?

R: No con­si­de­ro que es­te li­bro sea pe­si­mis­ta. Con­tie­ne in­for­ma­ción muy útil, que in­ten­té pre­sen­tar de for­ma ac­ce­si­ble. Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, he par­ti­ci­pa­do e in­vo­lu­cra­do en la redacción de ar­tícu­los y dis­cur­sos du­ran­te 60 años. Aho­ra es mi mo­men­to, no pa­ra re­ti­rar­me sino pa­ra pro­por­cio­nar mis mu­ni­cio­nes, mi ex­pe­rien­cia a las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes.

P: Us­ted defiende el ju­daís­mo co­mo cultura, en lu­gar de re­li­gión o na­cio­na­li­dad, a la luz de los re­cien­tes de­ba­tes po­lí­ti­cos en Is­rael, ¿sien­te que su voz es so­li­ta­ria?

R: Es y no es. Si vuel­ves la vis­ta de Jerusalén so­bre la lla­nu­ra cos­te­ra de Is­rael, don­de vi­ven en­tre 70 y 75% de los ju­díos is­rae­líes, és­te no es un país de ex­tre­mis­tas lo­cos. El per­fil de los is­rae­líes es: es­can­da­lo­so, he­do­nis­ta, im­pa­cien­te, gro­se­ro, afec­tuo­so, ma­te­ria­lis­ta, lo que sea, pe­ro la gran ma­yo­ría re­nun­ció a los te­rri­to­rios ocupados ha­ce años. La úni­ca ra­zón por la que se opo­nen a un com­pro­mi­so de gran al­can­ce con los pa­les­ti­nos es que no quie­ren ser ton­tos. El mi­to co­mún aquí es que le en­tre­ga­mos Ga­za en una pla­ca de pla­ta y ob­tu­vi­mos cohe­tes a cam­bio. No quie­ren que es­te error se re­pi­ta en Cis­jor­da­nia.

Amos Oz, escritor.

Fo­to: the washington post

El au­tor Amos Oz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.