¿Al­go pue­de fre­nar a la eco­no­mía chi­na?

El que fue­ra se­cre­ta­rio del Te­so­ro en­tre 1999 y el 2001, ba­jo la Pre­si­den­cia de Bill Clin­ton, ase­gu­ra que es plau­si­ble el he­cho de que Trump ten­ga en su agen­da el co­mer­cio con Chi­na

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Opinión - Law­ren­ce H. Sum­mers

LOS PRE­SI­DEN­TES Trump y Xi Jin­ping lle­ga­ron a un acuer­do du­ran­te el pa­sa­do fin de se­ma­na en la reunión del Gru­po de los 20 en Ar­gen­ti­na so­bre el ám­bi­to co­mer­cial que re­tra­sa­rá la im­po­si­ción de nue­vos aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Aun­que es im­por­tan­te, es­te pa­so no des­apa­re­ce nin­gu­na de las ten­sio­nes fun­da­men­ta­les en la re­la­ción eco­nó­mi­ca en­tre los dos paí­ses.

Po­cos ob­ser­va­do­res du­dan de que Chi­na de­be rea­li­zar cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra cum­plir con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo, en áreas co­mo la pro­pie­dad in­te­lec­tual, los de­re­chos de los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y los sub­si­dios a las em­pre­sas es­ta­ta­les.

Cuan­do los go­bier­nos ex­tran­je­ros su­pe­ran sus frus­tra­cio­nes con el go­bierno de Trump, re­co­no­cen que ellos tam­bién es­tán frus­tra­dos con las prác­ti­cas co­mer­cia­les chi­nas.

Sin em­bar­go, tam­bién es fá­cil sim­pa­ti­zar con los lí­de­res chi­nos cuan­do di­cen que las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les de­be­rían cen­trar­se en ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des ba­jo la pre­mi­sa de ga­nar-ga­nar, de­jan­do atrás las cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas.

Pa­ra ar­mar una es­tra­te­gia co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se fren­te a Chi­na se en­cuen­tra un he­cho in­có­mo­do: su­pon­ga­mos que Chi­na cum­plie­ra con to­das las re­glas de co­mer­cio e in­ver­sión y que tam­bién es­tu­vie­ra tan abier­ta al mun­do co­mo lo es­tán va­rios paí­ses. Chi­na cre­ce­ría más rá­pi­do por­que se ha re­for­ma­do mu­cho más rá­pi­do.

Del mis­mo mo­do, no se pue­de ar­gu­men­tar se­ria­men­te que las prác­ti­cas de co­mer­cio des­leal por par­te de Chi­na han afec­ta­do el cre­ci­mien­to de Es­ta­dos Uni­dos. Es­to no quie­re de­cir que Chi­na no sea una ame­na­za pa­ra el or­den in­ter­na­cio­nal.

Ve­re­mos efec­tos sís­mi­cos cuan­do Es­ta­dos Uni­dos sea su­pe­ra­do por Chi­na des­pués de un si­glo co­mo la eco­no­mía más gran­de del mun­do. Si Es­ta­dos Uni­dos pier­de su li­de­raz­go en la pró­xi­ma dé­ca­da en áreas de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y bio­tec­no­lo­gía, el trau­ma se mag­ni­fi­ca­rá. Aun­que es­to úl­ti­mo no se­rá tan sen­ci­llo.

¿Pue­de Es­ta­dos Uni­dos ima­gi­nar un sis­te­ma eco­nó­mi­co glo­bal via­ble en el 2050 en el que su eco­no­mía re­pre­sen­te la mi­tad del ta­ma­ño de la chi­na? ¿Po­dría un lí­der po­lí­ti­co re­co­no­cer esa reali­dad de una ma­ne­ra que per­mi­ta la ne­go­cia­ción en la ac­tua­li­dad so­bre có­mo se­ría ese mun­do?

És­tas son pre­gun­tas di­fí­ci­les sin res­pues­tas ob­vias. Pe­ro esa no es una ex­cu­sa pa­ra ig­no­rar­las y en­fo­car­se só­lo en frus­tra­cio­nes a cor­to pla­zo.

Trump, a pe­sar de to­dos sus erro­res, tie­ne la aten­ción fi­ja en te­mas eco­nó­mi­cos de Chi­na, sus pre­de­ce­so­res no lo hi­cie­ron.

Fo­to: afp

Los pre­si­den­te Trump y Jin­ping du­ran­te la cum­bre del G20 en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.