Da­ños no co­la­te­ra­les de la gue­rra

Arres­tar a la eje­cu­ti­va nú­me­ro dos de Hua­wei es una for­ma in­efi­caz de con­se­guir ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Za­chary Ka­ra­bell y Si­mon Den­yel

La de­ten­ción de Meng Wanz­hou no fue una ca­sua­li­dad.

LA RE­LA­CIÓN en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na pa­re­cía me­jo­rar du­ran­te la Cum­bre del G20 en Ar­gen­ti­na, don­de el pre­si­den­te Trump anun­ció que ha­bía al­can­za­do un im­por­tan­te acuer­do con el pre­si­den­te Xi Jin­ping.

Pos­te­rior­men­te ocu­rrió un ac­to omi­no­so: las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pi­die­ron a Ca­na­dá que arres­ta­ra a la vi­ce­pre­si­den­ta de Fi­nan­zas de una de las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía más gran­des de Chi­na por pre­sun­ta vio­la­ción de los con­tro­les de ex­por­ta­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Meng Wanz­hou no es só­lo una lí­der im­por­tan­te en Hua­wei, fa­bri­can­te de te­lé­fo­nos y otros dis­po­si­ti­vos, tam­bién es la hi­ja del fun­da­dor y pre­si­den­te de la com­pa­ñía. Su arres­to equi­val­dría de ma­ne­ra hi­po­té­ti­ca a la de­ten­ción de la hi­ja de Ste­ve Jobs; el mar­tes re­cu­pe­ró su li­ber­tad tras pa­gar una fian­za.

El ase­sor de Se­gu­ri­dad na­cio­nal, John Bol­ton, afir­mó que fue in­for­ma­do de la de­ten­ción por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, pe­ro no se lo co­men­tó al pre­si­den­te que se en­con­tra­ba en Ar­gen­ti­na. Que na­die en la Ca­sa Blan­ca ha­ya con­si­de­ra­do las im­pli­ca­cio­nes del arres­to du- ran­te la te­nue tre­gua co­mer­cial en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos es, en sí mis­mo, bas­tan­te sor­pren­den­te.

El ca­so con­tra Hua­wei y sus eje­cu­ti­vos pue­de ser le­gí­ti­mo de acuer­do con la ley de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro no lo exen­ta de ser un error po­lí­ti­co es­pan­to­so.

Qui­zás Hua­wei usó com­po­nen­tes de fa­bri­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se en el equi­po que ven­dió a Irán, vio­lan­do las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro in­clu­so en ca­sos me­nos com­ple­jos, siem­pre exis­te la dis­cre­ción del fis­cal.

Si los Es­ta­dos Uni­dos quie­ren res­pon­der al as­cen­so de pro­ta­go­nis­mo glo­bal de Chi­na di­fí­cil­men­te po­dría ha­ber ele­gi­do una tác­ti­ca más ton­ta.

¿RES­PON­SA­BI­LI­DAD SO­CIAL?

Hua­wei no es exac­ta­men­te un ava­tar no­ble de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Des­de el año 2016, el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio ha es­ta­do in­ves­ti­gan­do a Hua­wei en sus ex­por­ta­cio­nes a Irán y Co­rea del Nor­te. En la pri­ma­ve­ra del 2017, el De­par­ta­men­to del Te­so­ro abrió su pro­pia in­ves­ti­ga­ción. Sin em­bar­go, in­clu­so an­tes de eso, Hua­wei ope­ra­ba al mar­gen de la le­ga­li­dad. En el 2003, Cis­co lo de­man­dó por co­piar par­te del có­di­go uti­li­za­do en sus en­ru­ta­do­res (Hua­wei lo ad­mi­tió an­tes del jui­cio y pro­me­tió de­te­ner­se).

En el 2012, un co­mi­té de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes ca­li­fi­có a la com­pa­ñía co­mo una ame­na­za po­ten­cial pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a sus víncu­los con el go­bierno chino, su pro­pen­sión de ro­bo de pro­pie­dad in­te­lec­tual y su ca­pa­ci­dad pa­ra in­crus­tar spy­wa­re en sus te­lé­fo­nos.

Sin em­bar­go, el hos­ti­ga­mien­to con­tra Hua­wei es una exa­ge­ra­ción ri­dí­cu­la, ba­sa­da en el su­pues­to de que los Es­ta­dos Uni­dos pue­de dic­tar la for­ma de ha­cer ne­go­cios de los com­pe­ti­do­res ex­tran­je­ros.

Si Hua­wei tie­ne víncu­los con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino, val­dría re­fle­xio­nar si son más pe­li­gro­sos que los víncu­los de los con­tra­tis­tas del Pen­tá­gono, co­mo Boeing y Lock­heed.

Más im­por­tan­te aún, las ca­de­nas de su­mi­nis­tro glo­ba­les es­tán pro­fun­da­men­te in­ter­co­nec­ta­das y afec­tan a múl­ti­ples paí­ses y nu­me­ro­sas em­pre­sas. Sam­sung, por ejem­plo, es el se­gun­do ma­yor pro­vee­dor de te­lé­fo­nos ce­lu­la­res en Irán, de­trás de Hua­wei, mien­tras que la com­pa­ñía sue­ca de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Erics­son ha es­ta­do ven­dien­do equi­pos a Irán in­clu­so ba­jo las san­cio­nes.

Arres­tar a la eje­cu­ti­va nú­me­ro dos de una de las com­pa­ñías de tec­no­lo­gía más gran­des del mun­do es una for­ma in­efi­caz de lo­grar ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos, y una ma­ne­ra muy efec­ti­va de com­pli­car las ne­go­cia­cio­nes que son más im­por­tan­tes. Lo que sí es una ame­na­za

pa­ra Es­ta­dos Uni­dos es la tec­no­lo­gía 5G que Hua­wei ha desa­rro­lla­do.

GUE­RRA CO­MER­CIAL

El lu­nes pa­sa­do el go­bierno de Ja­pón emi­tió ins­truc­cio­nes pa­ra prohi­bir con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les con las em­pre­sas chi­nas Hua­wei y ZTE, mien­tras que los tres prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del país pla­nean ha­cer lo mis­mo.

La no­ti­cia re­pre­sen­ta un nue­vo re­vés pa­ra la em­pre­sa chi­na Hua­wei des­pués de que su vi­ce­pre­si­den­ta fi­nan­cie­ra fue­ra arres­ta­da en Ca­na­dá por or­den del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos por, pre­sun­ta­men­te, eva­dir las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos en con­tra de Irán.

A prin­ci­pios de es­te año, el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos apro­bó una ley con la que prohí­be a ofi­ci­nas del go­bierno y a con­tra­tis­tas el uso de te­lé­fo­nos de Hua­wei y ZTE. Was­hing­ton le ha­bía da­do a To­kio in­for­ma­ción so­bre los ries­gos de se­gu­ri­dad que im­pli­ca el uso de equi­pos fa­bri­ca­dos en Chi­na.

Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da tam­bién le han ce­rra­do las puer­tas a Hua­wei im­pi­dién­do­le des­ple­gar re­des de quin­ta ge­ne­ra­ción (5G) de­bi­do a las preo­cu­pa­cio­nes so­bre sus po­si­bles víncu­los con el go­bierno chino.

Nik­kei in­for­mó que la de­ci­sión ja­po­ne­sa afec­ta a compu­tado­ras per­so­na­les, ser­vi­do­res y equi­pos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes por par­te del go­bierno de­bi­do a la cre­cien­te preo­cu­pa­ción de que po­si­bles vi­rus in­crus­ta­dos en los equi­pos po­drían cau­sar fa­llas en los sis­te­mas o hac­kear in­for­ma­ción con­fi­den­cial, in­clui­das ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res, por par­te de Chi­na.

Sin em­bar­go, el pri­mer mi­nis­tro, Shin­zo Abe, di­jo que las nue­vas re­glas no apun­ta­ban a nin­gu­na com­pa­ñía en par­ti­cu­lar.

“Pa­ra ga­ran­ti­zar la ci­ber­se­gu­ri­dad, so­mos cons­cien­tes de que es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te ase­gu­rar­nos de que no com­pra­re­mos equi­pos con fun­cio­nes ma­lig­nas”, co­men­tó el pa­sa­do lu­nes du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa.

Las re­la­cio­nes de Ja­pón con Chi­na han me­jo­ra­do en los úl­ti­mos años, prue­ba de ello fue la vi­si­ta de Abe a Chi­na en oc­tu­bre pa­sa­do pro­me­tien­do una “nue­va di­rec­ción his­tó­ri­ca” en la re­la­ción.

Sin em­bar­go, la cri­sis que de­to­na el ca­so Hua­wei po­dría fi­su­rar la re­la­ción bi­la­te­ral.

En res­pues­ta al anun­cio, el vo­ce­ro del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na, Lu Kang, sos­tu­vo que la in­ver­sión chi­na en Ja­pón for­ma par­te de una es­tra­te­gia “ga­nar-ga­nar”, y ad­vir­tió que el “tra­to dis­cri­mi­na­to­rio” en con­tra de em­pre­sas chi­nas trae­rá con­se­cuen­cias.

¿SE UNEN LAS OPERADORAS?

Kyo­do News in­for­mó que los tres gran­des ope­ra­do­res ja­po­ne­ses de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, NTT Do­co­mo, KDDI y Sof­tBank, pla­nean se­guir la pau­ta del go­bierno al no usar equi­pos de las dos com­pa­ñías chi­nas; sin em­bar­go, las tres com­pa­ñías co­men­ta­ron a la agen­cia de no­ti­cias Reu­ters que aún no ha­bían to­ma­do nin­gu­na de­ci­sión al res­pec­to.

Aun­que Do­co­mo y KDDI usan muy po­cos o nin­gún ti­po de equi­pos de las dos com­pa­ñías chi­nas, Sof­tBank sí usa equi­pos de Hua­wei en su red; sus ac­cio­nes ca­ye­ron 3.5 por cien­to el lu­nes de­bi­do a las di­fi­cul­ta­des que re­pre­sen­ta re­em­pla­zar los equi­pos.

Hua­wei tie­ne dos cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo en Ja­pón; atrae a gra­dua­dos ja­po­ne­ses ofre­cién­do­les gran­des sa­la­rios, y le com­pra a Ja­pón equi­po téc­ni­co por más de 4,300 mi­llo­nes de dó­la­res, in­for­mó Nik­kei, ar­gu­men­tan­do que Ja­pón no se­rá in­mu­ne a los ma­les de Hua­wei.

En efec­to, gra­ve error el ha­ber de­te­ni­do a Meng Wanz­hou.

fo­to: the was­hing­ton post

Ima­gen de pe­rió­di­cos chi­nos in­for­man­do so­bre la de­ten­ción de Meng Wanz­hou en Van­cou­ver, Ca­na­dá.

Hua­wei es la se­gun­da em­pre­sa que ven­de más te­lé­fo­nos en el mun­do.

Fo­to: the was­hing­ton post

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.