Sa­las de des­can­so li­bres de rui­do

El mo­de­lo fue im­ple­men­ta­do por equi­pos de la NBA, aho­ra, la Uni­ver­si­dad de St. Jo­seph de Fi­la­del­fia la ofre­ce a au­tis­tas

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - News - Ma­ri-Ja­ne Wi­lliams

CUAN­DO ERIN y Ke­vin O’Don­nell in­gre­sa­ron en la Uni­ver­si­dad de St. Jo­seph de Fi­la­del­fia, los jue­gos de ba­lon­ces­to se en­con­tra­ban en el cen­tro de la es­ce­na so­cial del cam­pus. Ke­vin no ju­ga­ba en nin­gún equi­po de fut­bol ame­ri­cano, así que el ba­lon­ces­to fue pa­ra él una op­ción per­fec­ta.

Al con­cluir sus es­tu­dios, la pa­re­ja eli­gió el área pa­ra vi­vir, por lo que su cos­tum­bre no cam­bió. Es de­cir, si­guie­ron asis­tien­do a la can­cha de ese de­por­te. Una vez que tu­vie­ron hi­jos, es­pe­ra­ban que ellos se­gui­rían con la tra­di­ción por la afi­ción al ba­lon­ces­to.

Pe­ro los O’Don­nell des­cu­brie­ron que su hi­jo ma­yor, De­clan, de 8 años, era au­tis­ta. Cuan­do lo lle­va­ron a los jue­gos, sus pa­dres no­ta­ron que el rui­do de las gra­das le mo­les­ta­ba. Pa­re­cía in­quie­to en­tre el ca­lor de las po­rras.

“Ne­ce­si­ta­ba un des­can­so sen­so­rial”, di­jo Erin O’Don­nell. “Só­lo le dá­ba­mos co­mi­da pa­ra que lo­gra­ra aguan­tar to­do el par­ti­do. Sin em­bar­go, só­lo aguan­ta­ba la mi­tad. Hay de­ma­sia­da gen­te y mu­cho rui­do, y no le ca­ye­ron bien”.

Su vi­da cam­bió el 2 de di­ciem­bre, cuan­do la uni­ver­si­dad ins­ta­ló una sa­la de des­can­so es­pe­cial pa­ra au­tis­tas. La fa­mi­lia se emo­cio­nó cuan­do la vi­si­tó por pri­me­ra vez.

La sa­la, un pro­yec­to con­jun­to del de­par­ta­men­to de de­por­tes y el Cen­tro Kin­ney pa­ra la Edu­ca­ción y Apo­yo del Au­tis­mo, es­tá di­se­ña­da pa­ra crear una ex­pe­rien­cia in­clu­si­va pa­ra las per­so­nas con au­tis­mo y sus fa­mi­lias.

LI­BRE DE RUI­DO

Cuen­ta con au­ri­cu­la­res con blo­quea­dor de rui­do, pe­lo­tas in­fla­bles, ta­pe­tes co­lo­ri­dos y si­llo­nes. Pro­por­cio­na un es­ca­pe pa­ra las per­so­nas que se sien­ten abru­ma­das por la mul­ti­tud, los rui­dos y la im­pre­vi­si­bi­li­dad del jue­go. Los ex­per­tos del Cen­tro Kin­ney han ca­pa­ci­ta­do al per­so­nal de la can­cha de ba­lon­ces­to pa­ra apo­yar e in­ter­ac­tuar con los vi­si­tan­tes que ten­gan dis­ca­pa­ci­da­des.

“He­mos crea­do en el cam­pus un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra in­cluir co­mo ami­gos a per­so­nas con au­tis­mo”, co­men­tó Jo­seph McC­leery, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Pro­gra­mas Aca­dé­mi­cos en el Cen­tro Kin­ney. “Es­te es un ob­je­ti­vo fun­da­men­tal pa­ra no­so­tros”.

Fue Jill Bo­dens­tei­ner, di­rec­to­ra de Atle­tis­mo de la Uni­ver­si­dad de St. Jo­seph, quien tu­vo la idea de ins­ta­lar una sa­la es­pe­cial li­bre de rui­do jun­to a la can­cha de ba­lon­ces­to. Ella to­mó la idea de las sa­las li­bres de rui­do que los equi­pos pro­fe­sio­na­les de ba­lon­ces­to es­tán desa­rro­llan­do. Ac­to se­gui­do, se acer­có al Cen­tro Kin­ney pa­ra que desa­rro­lla­ra el con­cep­to.

A me­di­da que las ta­sas de au­tis­mo han au­men­ta­do en los úl­ti­mos años (ac­tual­men­te afec­tan a uno de ca­da 59 ni­ños en Es­ta­dos Uni­dos, se­gún los Cen­tros pa­ra el Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des), mu­chos equi­pos de de­por­tes pro­fe­sio­na­les, in­clui­dos los Phi­la­delp­hia Ea­gles y Utah Jazz, han abier­to es­pa­cios si­mi­la­res en sus es­ta­dios.

“To­dos nos he­mos vuel­to un po­co más sen­si­bles y, co­mo so­cie­dad, un po­co más edu­ca­dos acer­ca del de­seo y la ne­ce­si­dad de ha­cer que los even­tos sean más agra­da­bles”, afir­mó Bo­dens­tei­ner. “To­dos co­no­ce­mos a al­guien que es­tá afec­ta­do por el au­tis­mo, en­ton­ces”.

EM­PA­TÍA, LA CLA­VE

“La res­pues­ta fue con­cen­trar­nos en lo que los vi­si­tan­tes de la can­cha ne­ce­si­ta­ban pa­ra dis­fru­tar su es­tan­cia. El per­so­nal fue ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser com­pa­si­vo y em­pá­ti­co, y pa­ra com­pren­der las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les y de desa­rro­llo”, aña­dió Bo­dens­tei­ner. Y la sa­la es­tá muy cer­ca de la can­cha, lo que per­mi­te a las fa­mi­lias ir a la sa­la de des­can­so y re­gre­sar a la can­cha muy fá­cil y rá­pi­do.

La sa­la de des­can­so tam­bién es­tá di­se­ña­da pa­ra adul­tos con au­tis­mo, por lo que no se tra­ta de una sa­la de jue­gos ex­clu­si­va pa­ra ni­ños, re­fi­rió McC­leery.

Zoe Gross, la di­rec­to­ra de Ope­ra­cio­nes de Au­tis­tic Self Ad­vo­cacy Net­work, ex­pre­só a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co que es­tá fe­liz de que el es­pa­cio sir­va a per­so­nas de to­das las eda­des.

El 2 de di­ciem­bre, De­clan lle­gó a las gra­das de la can­cha al me­dio tiem­po del par­ti­do. An­tes se mon­tó so­bre una gran pe­lo­ta ama­ri­lla y en po­cos se­gun­dos sus ri­sas de­la­ta­ron que se en­con­tra­ba li­be­ran­do el es­trés, co­men­ta­ron sus pa­dres.

Re­gre­só a la sa­la de des­can­so cer­ca del fi­nal del jue­go. Fue un gran avan­ce con res­pec­to a ex­pe­rien­cias pa­sa­das, en las que Erin o Ke­vin sa­lía con De­clan a un pa­si­llo afue­ra de la are­na, mien­tras el otro se que­da­ba aden­tro con sus hi­jos me­no­res, de 6 y 22 me­ses.

“Que­re­mos po­der dis­fru­tar de es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des”, in­di­có Erin, “y las or­ga­ni­za­cio­nes es­tán co­men­zan­do a no­tar que, si quie­ren ven­der los bo­le­tos pa­ra los par­ti­dos, es ne­ce­sa­rio que desa­rro­llen es­te ti­po de sa­las de des­can­so pa­ra per­so­nas con au­tis­mo”.

Ha lle­ga­do el mo­men­to de in­te­grar a las per­so­nas con au­tis­mo a nues­tra co­ti­dia­ni­dad.

Fo­to: the was­hing­ton post

De­clan O´Don­nell, de 8 años de edad, y su ma­dre Erin O’Don­nell, en la sa­la de des­can­so de la Uni­ver­si­dad de St. Jo­seph el pa­sa­do 2 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.