La atrac­ción se pier­de

Dis­mi­nu­ye el nú­me­ro de jó­ve­nes que via­jan a Es­ta­dos Uni­dos a es­tu­diar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria.

El Economista (México) - The Washington Post (Mexico) - - Portada - Cat­he­ri­ne Ram­pell

WA­SHING­TON. UNA de las ex­por­ta­cio­nes más exi­to­sas de Es­ta­dos Uni­dos es­tá en pro­ble­mas. Du­ran­te dé­ca­das, el sis­te­ma de uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos ha si­do la en­vi­dia del mun­do. Ven­de­mos mu­cha más edu­ca­ción a otros paí­ses de la que les com­pra­mos. Ac­tual­men­te, la re­la­ción de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en nues­tro país res­pec­to a nues­tros es­tu­dian­tes que de­ci­den es­tu­diar en el ex­tran­je­ro es de tres a uno.

En tér­mi­nos co­mer­cia­les, es­to sig­ni­fi­ca que te­ne­mos un su­pe­rá­vit ma­si­vo en edu­ca­ción: al­re­de­dor de 34,000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2017, se­gún da­tos del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio. Nues­tras ex­por­ta­cio­nes edu­ca­ti­vas son ca­si tan gran­des co­mo nues­tras ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de so­ya, car­bón y gas na­tu­ral.

Pe­ro to­do eso pue­de es­tar en ries­go.

Un in­for­me re­cien­te del Ins­ti­tu­to de Edu­ca­ción In­ter­na­cio­nal (IIE, por su si­gla en in­glés) y del De­par­ta­men­to de Es­ta­do en­con­tró que las nue­vas ins­crip­cio­nes de es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les dis­mi­nu­ye­ron 6.6% en el año es­co­lar 20172018. Se tra­ta del se­gun­do año con­se­cu­ti­vo en que caen las ci­fras.

Adi­cio­nal­men­te, una en­cues­ta ela­bo­ra­da por el IIE re­ve­la que has­ta el pa­sa­do oto­ño la ten­den­cia a la ba­ja con­ti­nua­ba.

PO­LÍ­TI­CA Y CUL­TU­RA, DE­TER­MI­NAN­TES

Pa­ra ser ob­je­ti­vos, al­gu­nas de las ra­zo­nes que ex­pli­can la caí­da de las ci­fras es­tán más allá de nues­tro con­trol (o el del Pre­si­den­te Trump). Al­gu­nos go­bier­nos ex­tran­je­ros, co­mo Bra­sil y Ara­bia Sau­di­ta, re­du­je­ron el nú­me­ro de be­cas que otor­gan a los es­tu­dian­tes pa­ra que via­jen a Es­ta­dos Uni­dos, se­gún Peggy Blu­ment­hal, con­se­je­ra prin­ci­pal del pre­si­den­te del IIE.

Chi­na, cu­yo nú­me­ro de es­tu- dian­tes re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del to­tal de jó­ve­nes in­ter­na­cio­na­les que via­jan a Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién ha es­ta­do in­vir­tien­do en me­jo­rar su pro­pio sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio.

Pe­ro, de acuer­do con las uni­ver­si­da­des que ac­tual­men­te es­tu­dian, las ra­zo­nes de la dis­mi­nu­ción de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en nues­tro país, los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de di­sua­sión, son la po­lí­ti­ca y la cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos.

“Ellos ven los ti­tu­la­res de la pren­sa y re­por­ta­jes en la te­le­vi­sión y pien­san que ya no son desea­dos en Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Law­ren­ce Scho­va­nec, pre­si­den­te de Te­xas Tech Uni­ver­sity, cu­ya ins­crip­ción de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros dis­mi­nu­yó 2% es­te año.

De he­cho, 60% de las uni­ver­si­da­des que cuen­tan con ma­trí­cu­la in­ter­na­cio­nal a la ba­ja co­men­tó que el en­torno po­lí­ti­co y so­cial de Es­ta­dos Uni­dos es un fac­tor de­ter­mi­nan­te, se­gún la en­cues­ta del IIE.

Sin em­bar­go, el pro­ble­ma más ci­ta­do por au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias es el “pro­ce­so de so­li­ci­tud de vi­sa o los pro­ble­mas que aca­rrea, por ejem­plo, los re­tra­sos”.

En la en­cues­ta de oto­ño del

2018, 83% de las es­cue­las men­cio­nó es­to co­mo un pro­ble­ma, fren­te a 34% en oto­ño del 2016.

Los pro­ble­mas co­men­za­ron (y aún no ter­mi­nan) con el ve­to mi­gra­to­rio de Trump con­tra los mu­sul­ma­nes, con el que se es­tre­nó co­mo pre­si­den­te. Va­rias uni­ver­si­da­des han vis­to es­tu­dian­tes que no han po­di­do re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos des­pués de ir­se de va­ca­cio­nes a sus res­pec­ti­vos paí­ses. Es­tán atra­pa­dos, por lo que se les acon­se­ja no aban­do­nar Es­ta­dos Uni­dos an­tes de su gra­dua­ción.

La pre­si­den­te de Ben­ning­ton Co­lle­ge, Ma­ri­ko Sil­ver, co­men­tó so­bre el te­ma: “He­mos vis­to es­tu­dian­tes que nos han con­tac­ta­do pa­ra avi­sar­nos que se re­ti­ran del pro­ce­so”.

EX­TER­NA­LI­DA­DES DE LA VI­SI­TA DE ES­TU­DIAN­TES EX­TRAN­JE­ROS

Ol­ví­de­se de bus­car ex­pli­ca­cio­nes so­bre la for­ma en que los es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les en­ri­que­cen el am­bien­te del cam­pus que eli­gen pa­ra que­dar­se un par de años: gas­tan di­ne­ro en efec­ti­vo en su ma­trí­cu­la, via­jes, li­bros, co­mi­da y alo­ja­mien­to.

Mu­chos tra­ba­jos de­pen­den de esos es­tu­dian­tes. Los co­le­gios y uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses em­plea­ron a 3 mi­llo­nes de per­so­nas du­ran­te el 2017. En ese con­tex­to, la ci­fra em­pe­que­ñe­ce to­do el sec­tor agrí­co­la, fo­res­tal, pes­que­ro y de ca­za del país.

Y, con­tra­rio a la per­cep­ción de que los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros ocu­pan lu­ga­res que per­te­ne­cen a los es­ta­dou­ni­den­ses, en mu­chas es­cue­las es­tán per­mi­tien­do que más es­tu­dian­tes es­ta­dou­ni­den­ses ob­ten­gan un tí­tu­lo. En po­cas pa­la­bras, el te­ma de las cuo­tas que­da re­le­ga­do por la reali­dad.

En los años pos­te­rio­res a la cri­sis fi­nan­cie­ra, cuan­do los es­ta­dos de la na­ción re­cor­ta­ron los pre­su­pues­tos des­ti­na­dos a la edu­ca­ción su­pe­rior, las es­cue­las ayu­da­ron a com­pen­sar el dé­fi­cit al ins­cri­bir a más es­tu­dian­tes de otros es­ta­dos e in­ter­na­cio­na­les. Es­tos es­tu­dian­tes ge­ne­ral­men­te pa­gan la ma­trí­cu­la com­ple­ta, y las ta­ri­fas que pa­gan son más al­tas, por lo que se uti­li­zan pa­ra sub­si­diar de for­ma cru­za­da las ta­sas de ma­trí­cu­la (y be­cas) es­ta­ta­les de es­tu­dian­tes con me­no­res in­gre­sos.

La dis­mi­nu­ción de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en Es­ta­dos Uni­dos po­dría cau­sar un do­lor mu­cho más se­rio, más allá del sec­tor aca­dé­mi­co.

Los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros via­jan a Es­ta­dos Uni­dos no só­lo con in­te­rés de es­tu­diar, tam­bién les in­tere­sa que­dar­se a tra­ba­jar.

Por ejem­plo, los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros do­mi­nan en ma­trí­cu­la en los pro­gra­mas de pos­gra­do en cien­cias de la compu­tación e in­ge­nie­ría. Ese flu­jo de ta­len­to po­dría es­tan­car­se con la dis­mi­nu­ción de es­tu­dian­tes.

Nues­tra pér­di­da de es­tu­dian­tes se ha con­ver­ti­do en la ga­nan­cia de otros paí­ses. Aún so­mos el prin­ci­pal des­tino pa­ra los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros, pe­ro Aus­tra­lia y Ca­na­dá han vis­to au­men­tar sus ins­crip­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en por­cen­ta­jes de dos dí­gi­tos en el úl­ti­mo año.

Es­tán se­du­cien­do a los es­tu­dian­tes no só­lo con pa­la­bras, sino con he­chos, con men­sa­jes de bien­ve­ni­da y vi­sas ex­pe­di­tas.

Al pre­si­den­te Trump le gus­ta de­cir que nues­tros alia­dos se apro­ve­chan de no­so­tros en el co­mer­cio. En es­te ca­so, ¿real­men­te los cul­pa­rías?

FO­TO: SHUT­TERS­TOCK

Es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios.

FO­TO: THE WA­SHING­TON POST

Ce­re­mo­nia de gra­dua­ción en Bal­ti­mo­re en el 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.